LA TECLERÍA


Cursos, tutoriales y masterclass abiertos para todos los miembros de La Teclería. 

Comunidad, dos tutorías al mes y corrector de guardia para solucionar tus dudas de escritura. 

Escribir una novela: la estructura en 8 partes

By Clara Tiscar

diciembre 29, 2020

estructura

1 Comments


Trabajar la estructura antes de escribir una novela te ayudará a evitar algunos problemas frecuentes: inicios lentos, finales precipitados, partes de la novela que son aburridas porque no ocurre nada…

Algunos problemas de argumento también se pueden detectar y solucionar con un buen diseño de la estructura. Es frecuente, por ejemplo, que un argumento sea malo porque el personaje soluciona su conflicto sin esfuerzo, de forma muy sencilla. Trabajar la estructura te permite darte cuenta de que no tienes pulsos de acción importantes o de que te faltan obstáculos, ganchos, giros…

Diseñar la estructura de la novela significa pensar en cómo se va a leer nuestra historia, qué ritmo va a tener, dónde va a haber tensión, cómo vamos a mezclar las tramas…

En una novela hay distintos niveles de estructura. La macroestructura hace referencia a qué partes tiene la historia.

Partes de una historia

Por definición todas las historias tienen las mismas partes:

  • Inicio
  • Desarrollo
  • Desenlace

Esto es conocido como la estructura clásica o en tres actos.

Estructura clásica en tres actos

La estructura clásica es un poco como la vida: nacemos, crecemos y nos morimos. Todas las historias tienen un inicio, algo que las hace empezar.

Tienen un desarrollo, que no es otra cosa que “lo que pasa en la historia” y un final. El final es la resolución del conflicto. Porque para que haya historia siempre tiene que haber un conflicto.

Una historia es la explicación de cómo un personaje se enfrenta a un conflicto. Y eso siempre lo contamos en tres partes: cómo empieza (o cómo me das a conocer al personaje), qué le pasa y cómo lo soluciona.

Está claro que puedes contar una historia de forma desorganizada, las típicas novelas o películas en las que van saltando a partes distintas de una historia y tienes que unirlas todas para comprenderla. O cuando empiezan por el final, o alguna parte intermedia.

Que expliquemos la historia en un orden distinto, no significa que esa historia no cumpla con sus tres actos, solo que lo hemos estructurado de forma distinta para contarlo.

Cuando narramos una novela de forma desestructurada, respecto a la cronología de la historia, también necesitamos un inicio, un medio y un final.

Qué tiene de malo la estructura clásica:

Estoy segura de que todo lo que te he contado hasta ahora de los tres actos no te suena a nuevo, es algo que nos enseñan en el colegio, ¿verdad?

Pero no nos hablan de equilibrio, ni de ritmo, ni de cuánto peso tiene cada una de estas partes dentro del total de la novela.

Y ahí es donde vienen la mayor parte de fallos: un inicio lento significa que el primer acto es demasiado largo, que el conflicto tarda demasiado en aparecer.

Un final precipitado también habla de un fallo, en este caso del segundo acto, que no tiene el peso que debería tener.

Peso de cada uno de los actos

El primer acto es un 25% de la novela. Si tu novela tiene 200 páginas, el primer acto no debería superar las 50.

El segundo acto es el doble de largo, tiene un 50% del peso total de la novela. Piénsalo, es la parte en la que ocurre la historia. Si tu novela tiene 200 páginas el segundo acto debería tener 100. 100 páginas llenas de acción, claro.

Por último, el tercer acto no debería superar nunca el 25% del total de la novela, si hablamos de una de 200 páginas, el desenlace tiene 50.

Problemas de trabajar con tres actos:

  • A veces es difícil valorar si el segundo acto tiene el peso suficiente comparado con los otros dos porque es el doble.
  • A veces es difícil asegurarte la suficiente acción como para que tenga un buen ritmo, o que el personaje no lo tenga excesivamente fácil o que el final no se precipite.

La solución es convertir los tres actos clásicos en 8 partes:

Cómo estructurar una novela en 8 partes

Tenemos claro que las tres partes significan 25%+50%+25%, ¿verdad?

Pues puedes conseguir 8 partes idénticas haciendo lo siguiente:

1. Dividir el segundo acto en 2 partes iguales

De este modo tenemos:

  • Acto 1: 25%
  • Acto 2(1) 25%
  • Acto 2(2) 25%
  • Acto 3 25%

Solo haciendo este paso consigues tener 4 partes iguales en tu novela. Las dos primeras acaban en la mitad de la novela.

Por lo tanto, no solo tienes 4 partes iguales sino que sabes dónde está el punto medio de tu novela.

Cada una de tus partes pesa un 25% respecto al total. Cuando las escribas tenlo en cuenta.

Pero puedes ir un paso más allá y hacer lo siguiente:

2. Dividir cada una de las 4 partes resultantes por la mitad.

De este modo consigues 8 partes que tienen exactamente el mismo peso dentro de la novela (un 12,5%, lo que te da igual, lo importante es que cada parte es idéntica a las otras y que son la mitad de largas que en 4 partes, por lo que las diseñas y escribes más rápido).

Esto quiere decir que tienes 4 partes antes de la mitad de la novela y 4 después.

Y que las dos primeras partes son el primer acto.

Las 4 siguientes son el segundo acto y las 2 últimas el tercer acto (por eso el nombre fórmula 2·4·2)

Ventajas de estructurar una novela en 8 partes

  • Si estructuras tu novela en 8 actos y en cada una de estas partes te aseguras de que haya, mínimo, un pulso de acción importante, tienes asegurada la acción en tu novela. Si pones dos en cada parte, tienes 16 pulsos de acción potentes y bien repartidos.
  • Las 8 partes son idénticas por lo que cada una tiene el mismo peso dentro de la novela. Esto ayuda a equilibrar la novela y facilita la escritura.
  • Es más fácil construir las historias si sabes lo que pasa en cada parte y piensas en los pulsos de acción importantes de cada una de ellas.
  • Con una estructura de 16 pulsos dramáticos básicos, completar las escenas que faltan es más fácil; solo tienes que conectar los distintos pulsos y pensar cómo va tu personaje de uno a otro.

En el método 3e, mi cursos de novela, te cuento cómo dividir la historia en 8 partes, qué pasa en cada una de ellas, qué escenas importantes y pulsos de acción necesita cada una. Puedes apuntarte al método 3e aquí y tendrás acceso al curso para siempre o puedes hacer el curso si eres miembro de La Teclería.

Y ahora te toca a ti. ¿Cómo estructuras las novelas?

Clara Tiscar

¿Quién soy?

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.

You might also like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Estimada Sra Clara Tiscar

    antes que nada, feliz año 2021, me gustaría mucho que hablara de un tema, dado que soy (intento) ser escritor autodidacta desde hace algunos años, me encantaría que nos hablara de como analizar la trama de una novela, y técnicas para segmentarla para comprender mejor el proceso creativo y organizativo de la trama, (una especie de ingeniería inversa literaria), actualmente me encuentro analizando el proceso creativo de una novela, "los viajes de Tuf", pero adolezco de esa falta de academia de quienes no nos dedicamos profesionalmente a las letras.

    sinceramente

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Descubre mis cursos online de escritura