Y antes de teclear… decide el formato en el que publicarás

By Clara Tiscar | Publicar

¿Quieres escribir novelas y no sabes cómo empezar?


Suscríbete y accede ahora  a las 7 lecciones en vídeo del curso "7 claves antes de empezar a escribir tu novela".


 

Sep 04

Cuando escribí El Nom dels Huracans, la primera novela que he publicado (que no la primera que he escrito) todavía aspiraba publicarla en un canal tradicional. En aquellos tiempos, hace más de una década que la escribí, lo que se recomendaba era enviar el manuscrito a las editoriales y esperar un tiempo prudencial para obtener una respuesta antes de enviarlo a la siguiente. La razón de hacerlo así era que podían decirte que sí en dos editoriales (¡¡¡ja ja ja!!!) y entonces tener problemas.

El caso es que la escribí y envié la novela a varios agentes y a diversas editoriales. Lo hacía en tandas, más que nada para poder hacer un seguimiento y no volverme loca o repartir los costes cuando la editorial sólo aceptaba envíos en papel. El caso es que pasaban los meses y nadie contestaba. Sólo recibí una respuesta, un año y medio más tarde de haber enviado el libro, diciendo que no era lo que buscaban.

Esto siempre me ha hecho mucha gracia. ¿Qué es lo que busca una editorial? A no ser que te dirijas a una editorial muy especializada en un género concreto, una editorial debería estar interesada en cualquier libro que fuera bueno, de acuerdo que tienen un target de cliente (yo ya buscaba editoriales que publicaran libros similares al mío) pero no creo que deban cerrarse puertas si la obra en cuestión es buena. Es más, creo que si una obra les parece buena nunca dirán que no es lo que buscan. 

Decirte que no es lo que buscan es un modo de decir que no les ha gustado lo que les has mandado. Y ya que tardaron un año y medio en contestar podrían haberse tomado la molestia de decir por lo menos algo sobre la novela. ¿Cómo sé yo que la han leído? ¿Cómo puedo mejorarla si no recibo una opinión? No cuesta nada formular una opinión educada y constructiva. “Hemos leído tu novela, bla, bla, bla, nos han gustado los personajes, creemos que la historia es original, sin embargo es demasiado descriptiva, cosa que convierte su lectura en pesada” (esto me pareció una novela que leí no hace mucho). O bien: “escribes muy bien, felicidades, pero nos parece que la historia no tiene demasiado interés y su desenlace es poco convincente” (también he leído novelas así).  Pero no, ellos te mandan un mail diciendo que no eres lo que buscan y tan contentos.  Y eso, con suerte.

Y van pasando los meses, y los meses se convierten  en años. Empezaron a surgir iniciativas para autopublicar tu libro en papel, pero no me apetecía demasiado por varias razones: la primera que no soy comercial y no quería tener que ir vendiendo mi libro de un lado para otro. La segunda que siempre me ha dado reparo publicar algo que puede que no sea bueno.

Así que esperando, esperando, lo dejé. Después llegaron las redes sociales, los libros electrónicos se popularizaron y Amazon se convirtió en la tienda donde compra todo el mundo. Releí mi libro y no me pareció malo. No será la mejor novela del mundo pero es mucho mejor que muchos bestsellers que he leído. Así que me decidí a autopublicar, ¡qué narices! Durante unos meses estuve liada corrigiendo, traduciendo, corrigiendo de nuevo. Y por fin me lancé a ver cómo se autopublicaba en Amazon.

En este blog quiero explicar mi experiencia y dar consejos a quien lo necesite siempre basados en mi experiencia personal. Así que mi primer consejo es que antes de ponerte a escribir (si como yo ya tienes tu novela escrita hace tiempo tampoco pasa nada) decidas en qué formato vas a publicar tu obra. Me parece absurdo ofrecerla únicamente en versión electrónica, teniendo en cuenta que la versión en papel te va a costar el mismo esfuerzo y es una opción muy valorada por muchos lectores todavía. 

Bien, como vas a publicar en papel tienes que decidir en qué tamaño publicarás tu libro. Createspace, que es la empresa de Amazon que se encarga de la impresión de los libros en papel, trabaja con varios tamaños estándar y acepta tamaños personalizados.

Una vez decidido el tamaño en el que vas a publicar tu novela puedes crear tu documento de trabajo basándote en el tamaño elegido, o directamente descargar las plantillas que propone Createspace, sé que otras plataformas de autopublicación como Bubok también ofrecen plantillas listas para ser usadas.

¿Para qué vas a escribir tu novela en páginas de otro tamaño y después copiar y pegar el texto en un documento con el tamaño correcto? Decide el tamaño de impresión y saca partido de las plantillas, si bajas de Createspace la versión formateada la encontrarás con texto de ejemplo y con estilos listos para ser usados.

¿Cómo elegir el tamaño de tu novela? Busca libros de tapa blanda por casa y mira cuál te gusta más. Yo lo hice así y seleccioné el tamaño que me gustaba. Lo medí, miré si encajaba con los tamaños estándar (trim size). Si eliges un tamaño no estándar, Amazon lo imprimirá igual pero no podrá ser vendido en el canal extendido de ventas ni librerias. Despés sólo tendrás que descargar la plantilla adecuada y hacer la portada del mismo tamaño. La portada la harás con el libro acabado puesto que necesitas saber el número de páginas para hacer el grueso del lomo. De momento lo único que necesitas es saber qué tamaño de libro es el que más te gusta.

Suscríbete

Si quieres recibir más información apúntate a mi lista de correo para recibir una newsletter cada quince días y contenido exclusivo para suscriptores.

About the Author

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.