Cómo encontrar tu voz de autor | Clara Tiscar

Cómo encontrar tu voz de autor

By Clara Tiscar | Técnicas narrativas

Feb 15
encontrar tu voz de autor

Es posible que uno de los temas que te preocupe sea cómo encontrar tu voz de autor. Es algo que me preguntan de forma habitual, por lo menos. Y es que creo que lo buscamos en lugares equivocados, probablemente porque no tenemos claro qué es eso de la voz de autor.

Qué es la voz de autor

Tu voz de autor vendría a ser algo así como tu personalidad. Y como pasa con la personalidad, no todo el mundo te verá igual o destacará las mismas cualidades o defectos.

Tu voz habla de ti y explica quién eres. Habla de lo que te gusta, de tus pasiones y tus miedos.

Muchas personas tienen clara su voz desde el principio, pero otras no tienen ni idea de cómo se supone que tendría que ser esa voz y empiezan a buscarla.

Solo puedes buscar tu voz escribiendo. Porque tu voz está en lo que escribes.

Lo “malo” de encontrar o definir tu voz es que no la vas a encontrar después de escribir una novela. O un relato corto. Lo harás cuando hayas escrito cientos de relatos, varias novelas, cuando lleves mucho mucho tiempo escribiendo.

Lo más evidente de la voz son las palabras que usas, el tipo de frases que utilizas, el ritmo que tienen tus textos. Y es por esta razón que muchas personas confunden voz y estilo.

Diferencia entre voz y estilo

El estilo forma parte de tu voz.

El estilo define, como decía un poco más arriba, el tipo de palabras que utilizas, la estructura de tus frases o de tus textos, el ritmo. En definitiva, es tu forma de redactar.

La voz va más allá.

Pero la voz también habla de tus temáticas, de tu tono, del género que escribes, es tu forma particular de escribir. Tu voz habla de cómo son tus personajes, de los finales que eliges, de quién gana o pierde.

La voz, ¿se encuentra?

Para encontrar tu voz debes escribir mucho. Aunque en realidad no creo que la voz se encuentre. La voz ya está ahí y tienes que saber escucharla.

La voz es lo que se mantendrá más o menos uniforme en todos tus trabajos. También el estilo, es cierto, pero como decía el estilo forma parte de la voz de cada autora.

Buscarla es algo normal. Aunque diga que la voz no se encuentra sino que está ahí, tienes que irla construyendo poco a poco. Porque la voz será lo que queda después de que escribas. Y solo si eres capaz de escribir aquello que realmente te apasiona estarás dejando salir a tu voz.

Toma decisiones para evitar las incoherencias

Como personas nos interesan muchas cosas, algunas de ellas contradictorias. Creo que el ser humano es contradictorio por naturaleza.

Es normal que quieras probar entre varias cosas que te interesan, ya sea en el campo de la escritura o en cualquier otro.

Cuando tienes que elegir siempre hay un elemento que destaca entre los demás, el que toca más tus emociones. Y cuando consigues escribir solo lo que te emociona es cuando consigues conectar con las emociones del lector y dejar oír tu voz.

Tu voz la construirás poco a poco, a media que vayas haciendo elecciones y dejando cosas atrás.

Trabaja tu estilo

Lo que sí puedes trabajar es tu estilo, es algo objetivo que puedes ver desde el primer texto que escribes. Puedes trabajar para que el resultado sea como tu quieres. Si no te gusta escribir frases tan largas o complejas puedes trabajar para ser capaz de explicar lo mismo de forma más concisa.

A mí, por ejemplo, cuando escribo ficción no me cuesta ser concisa, probablemente porque vengo de un campo distinto, el guión, en el que las descripciones son mucho más limitadas y los puntos de vista no son demasiado cercanos.

Si quisiera mejorar mi estilo, porque considerara que esto es un problema, trabajaría para conseguir que mis descripciones fueran más detalladas. Se trata de detectar un problema y buscar la manera de solucionarlo. Es algo en lo que me fijo cuando corrijo o edito, que las descripciones no sean demasiado “secas”.

No obstante, el estilo es algo que depende de la voz de cada uno. Yo soy así: rápida, enérgica, no me gusta perder el tiempo en chorradas. Y eso se nota en mi forma de escribir.

Y, por supuesto, que mi estilo no le gustará a todo el mundo, tampoco lo pretendo. Pero cuando alguien que me conoce me lee, ya sabe qué se puede esperar de mis textos.

Recuerdo cuando alguien reconoció mi voz por primera vez. Fue en un concurso de poesía. Me presenté, con pseudónimo, era obligatorio. Mi profesora de literatura vino a buscarme después de la entrega de premios para decirme que sabía que era mío.

En aquel momento me molestó un poco que me hubiera pillado . Yo quería haber escrito algo en lo que no se supiera que era yo. Pero hoy veo que yo ya tenía mi propia voz a los 15, cuando gané aquel premio que me llevó después a ganar los juegos Florales de Barcelona ese año y a que publicaran mi poema en un libro por primera vez.

Narrador y punto de vista

No quería dejar este artículo sin comentar que muchas veces confundimos las voz del escritor con la voz del narrador. El narrador, como el resto de personajes de una novela, debe tener su propia voz y no deben verse cubiertas por la voz del autor. La voz del autor se verá por el tipo de narrador que ha elegido, el tipo de personajes que salen en la novela, por quién gana o quién pierde y por el estilo, claro.

El estilo también puede variar entre una novela y otra. Eso no me parece carecer de estilo sino saberse adaptar a lo que una está escribiendo. Aún y así, siempre habrá elementos característicos del autor a pesar de que haya querido cambiar su estilo para adaptarse a una historia que lo requiere.

Como autoras podemos hacer pruebas, de hecho necesitamos hacerlas, porque no solo es importante el resultado, lo que piensa el público de lo que escribimos; sino lo que sentimos mientras lo hacemos.

¿Quieres encontrar tu voz? Escribe y analiza cómo te sientes

En definitiva, mi consejo para descubrir tu voz de autora es que escribas mucho y que hagas todas las pruebas que necesitas. Descubre con qué conectas más y potencia este tipo de historias.

La voz, puede ser transparente y dejar que se nos vea claramente detrás de ella o puede responder a las necesidades ocultas detrás de una personalidad modelada para gustar a los demás.

Cuando hayas escrito mucho podrás analizar cómo te sientes al escribir, qué resultado has obtenido, qué temáticas has elegido, qué tono tienen tus escritos…

No te quedes con las temáticas que más te interesan o las que más gustan a las lectoras (si lo que quieres es encontrar tu voz), quédate con la voz que surge cuando lo que escribes te emociona profundamente.

Y digo emocionar en el más amplio sentido de la palabra, cuando toca tus emociones, ya las consideres buenas o malas. Lo que te hace disfrutar y lo que te hace sufrir hablan de ti por igual.

A mí, por ejemplo, no me gusta mucho escribir sufriendo, pero conozco a personas que les funciona muy bien, porque una vez lo dejas escrito el alivio es inmenso. Yo prefiero purgar mis emociones y mis miedos a través de la risa.

Qué otras cosas te definen

Tu voz, como tu personalidad, vendrá determinada por cómo has crecido, por tus creencias, por tus gustos (música, lectura, cine…). Tu voz es quién eres.

Por ejemplo, cuando yo era adolescente y estaba triste o de mal humor (cosa que por lo que recuerdo pasaba muy a menudo) ponía música a toda castaña. Y bailaba. Hasta que me agotaba. Primero lo hacía enfadada, con mucha energía para expulsar la mala leche. Pero después saltaba como una loca hasta que no podía parar de reírme.

Yo escuchaba musica punk, básicamente.

Mi hermana, cuando estaba triste, escuchaba música deprimente. Ella escuchaba a Laura Pausini y cosas por el estilo.

Obviamente somos absolutamente diferentes y nuestra forma de ver la vida y de reaccionar ante las cosas que nos pasan es totalmente distinta, a pesar de haber crecido en la misma casa y con la misma educación (que nunca es la misma porque si bien los padres son los mismos los hijos son distintos). Y si ella escribiera su voz y su estilo serían totalmente distintos a los míos y por eso leemos cosas muy diferentes.

Lo que quiero decir con todo esto es que tú eres quien determina qué voz tienes. Tu voz puede parecer contradictoria, porque como personas lo somos; pero lo bueno de esto es que puedes construirlo y permitir que sea la que tú quieres porque elegirás sobre qué escribes y cómo lo haces y eso irá construyendo poco a poco tu voz.

¡Cuidado! esto no es exclusivo de la escritura. Exactamente igual que te pasa en la vida: eliges lo que haces, lo que dices y eso va construyendo la imagen que tienen de ti los demás. Porque cada una tiene su voz, sea como escritora o sea como persona. Si como persona puedes cambiar y detectar lo que no te gusta y trabajar para mejorarlo, con tu voz puedes hacer exactamente lo mismo. ¿Cómo? Escribiendo y analizando, claro. Y para mejorar, usa la ley del perfeccionamiento.

About the Author

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.

Leave a Comment:

(2) comments

Carmen Maritza 15 febrero, 2018

Hola, Clara. Estupendo el tema sobre cómo los autores pueden encontrar su propia voz. Siempre he observado que nuestra voz o personalidad se refleja en lo que escribimos así sean los temas más disímiles que uno trate y ojalá querramos invisibilizarnos, y es más notorio cuando es una ficción porque los personajes tiene cada uno su personalidad pero subyace un sustrato que tiene en común elementos de la personalidad del autor. Una ficción puede tener base real pero esa misma realidad la pueden ficcionar varios autores y aunque digan lo mismo o algo parecido el manejo de la palabra identifica a cada uno de quienes las escribieron. Hay un sello personal. Hay sellos secos, hay sellos floridos o sonoros…

Y la elección de temas también va de acuerdo a la personalidad del autor.

Reply
    Clara Tiscar 20 febrero, 2018

    Totalmente de acuerdo contigo. Creo que la voz es el reflejo de nuestra personalidad. Vaya, podría haberme ahorrado un montón de palabras en el artículo diciendo solo esto ;D. Como ocurre con la personalidad, no siempre la aceptamos o no siempre es como creemos que es, el cómo nos ven los demás es importante.

    Reply
Add Your Reply

Leave a Comment: