Visibilidad y marketing para escritores | Clara Tiscar

Visibilidad y marketing para escritores

By Clara Tiscar | Marketing para escritores

¿Quieres escribir novelas y no sabes cómo empezar?


Suscríbete y accede ahora  a las 7 lecciones en vídeo del curso "7 claves antes de empezar a escribir tu novela".


 

Ene 15

En el último artículo de la sección de marketing para escritores, hablaba de lo que es el marketing y de lo importante que es tener los objetivos claros a la hora de planificar una estrategia. Y es que el principal problema de las personas que escriben y que quieren darse a conocer es la falta de estrategia, o una estrategia equivocada. ¿Dónde entra la visibilidad en todo esto? ¿Es lo mismo que el marketing?

Uno de los mayores errores que creo que se están cometiendo es confundir la visibilidad con el marketing.

Qué es la visibilidad

La visibilidad es una estrategia de marketing

También podríamos decir que la visibilidad es un ingrediente de muchas estrategias de marketing. Tus resultados, en muchos casos, dependerán del alcance que tenga tu marca. A mayor alcance, mejores resultados. Y para obtener mayor alcance, o mayor visibilidad, necesitarás ganártelo.

Diría que la visibilidad es necesaria siempre. Tu primera estrategia de marketing debe centrarse en construir tu marca y en hacerla visible.

Qué significa ser visible

Significa en primer lugar, que te encuentren si te buscan. Que quien te quiere ver te vea.

En segundo lugar se trata de conseguir que te vean aquellas personas que tienen que verte, tienes que construir una audiencia.

Dicho de otro modo, ser visible es captar atención; asegurarte de que cuando hablas hay alguien al otro lado escuchándote (o leyéndote, claro) y de que es la persona adecuada.

El objetivo de la visibilidad

Quedó claro en el artículo anterior, que lo que quieres es vender, pero que necesitas encontrar a la persona adecuada para venderle. Por tanto tu estrategia de visibilidad tiene que estar dirigida a tu público objetivo.

1. Encontrar a tu público

El primer objetivo es encontrar a tu público. Mejor dicho, que tu público te encuentre a ti. Cuando decidas ser visible ya tendrás claro quiénes son ellos, pero ellos no saben todavía que existes. Así que tu objetivo es llegar a cada una de las personas que son tu cliente ideal.

Afortunadamente, aunque para desesperación de muchos, llegarás a ellos de uno en uno. Tu visibilidad irá aumentando poco a poco y a medida que crece tu público podrás aprender de ellos.

2. Construir/Reforzar/Renovar tu imagen de marca

Y aquí tenemos el segundo objetivo por el que tu visibilidad es importante: para hacer branding o trabajar tu imagen de marca.

¿Quién eres y por qué tendrían que comprarte a ti y no a cualquiera de la competencia? Hablando de competencia, ¿sabes quién es la tuya? ¿la conoces a fondo?

Cómo afecta la (mala) visibilidad a los resultados

Cuando eres invisible

No tienes resultados. Nadie te ve, nadie te conoce. ¿A quién vas a pedirle que compre tu libro? (Tu familia y amigos no cuentan)

Cuando no tienes visibilidad eres invisible, pero aún y así puedes vender gracias al marketing y la visibilidad que te proporcionan las plataformas de venta. En el caso de Amazon, destaca las novedades durante 30 días. Con suerte puedes estar en los primeros puestos de tu género el día que publiques. Después ya dependerá de ti y del marketing que hayas aplicado a la publicación: sinopsis, portada, palabras clave… Te lo dije ¡el marketing está por todas partes!

Cuando te ven borroso

No me refiero a que tengas poca audiencia. Te ven borroso cuando, tengas poca o mucha audiencia, no te muestras de la forma adecuada o no lo haces al público correcto. Entonces en términos de marketing se dice que tienes un posicionamiento incorrecto.

Un ejemplo de posicionamiento incorrecto:

No sirve de nada tener 5000 amigos en Facebook si su interés de compra no es lo que tú vendes. Es decir, será genial que tengas todos esos amigos, pero a nivel personal; a nivel de marca no te servirá de nada.

Tu presencia y tus acciones de visibilidad tienen que ocurrir en los lugares donde está tu público y tienen que ser consecuentes con la imagen de marca que quieres dar.

Imagina que escribes libros de humor. Son muy divertidos y quien los lee se ríe mucho. Pero en tu faceta pública, pongamos en tu cuenta personal de Facebook, en la que tenías 5000 amigos y digamos, por ejemplo, que eres activista pro derechos de los animales. Te pasas el día compartiendo imágenes sangrientas y despotricando contra las leyes y las empresas. ¿Crees que conseguirás vender muchos libros de humor entre la gente que lee tus publicaciones?

Probablemente no. Si te siguen por tu activismo, los libros de humor les preocuparán cero. Si te seguían por escribir libros de humor hace tiempo que se fueron agobiados por lo que compartes.

Por si no queda claro, tu marca de autor debe reflejar lo que los lectores se encontrarán en tus libros: ironía, humor inteligente, personajes surrealistas… ¡yo que sé! pero no perros apaleados.

En resumen, tu visibilidad forma parte de tu estrategia de marketing y debería ser lo primero que te plantearas.

¿Cómo quieres que te vean?

Tienes en tu mano el poder de conseguir que los demás piensen de ti lo que tú quieras.

Antes de intentar ser visible, define tu marca de autor y tu público objetivo

Para cualquier acción posterior de marketing, necesitarás echar mano de un público, por tanto, tu primer objetivo, después de definir tu imagen de marca, es construir una audiencia mínima. Después siempre formará parte de tu estrategia hacer crecer esa audiencia.

Hablaremos de visibilidad, marketing y marca de autor en el próximo directo del grupo de Facebook.

Ser visible no sirve de nada sin un objetivo final.

Nunca pierdas de vista tu objetivo. Cuando lo alcances, marca uno nuevo, la visibilidad será un ingrediente básico para que tus estrategias de marketing funcionen. Pero ni la visibilidad ni el marketing servirán de nada, si lo que vendes no satisface a tu público.

Aviso, voy a usar una de mis (terribles) metáforas:

Si comparamos el marketing y la visibilidad con hacer un viaje en coche (te juro que en mi mente la comparación es posible): la visibilidad sería la velocidad. Necesitas meterle una marcha y darle gas para empezar a moverte, y necesitarás seguir pisando todo el rato y cambiar de marcha cuando haga falta y frenar cuando sea necesario.

Pero para llegar a tu destino necesitarás otros elementos del coche, como el volante. Sin una marcha puesta, es absurdo darle gas (eso solo lo hacen en las pelis), pero pisar sin fijarte a dónde vas probablemente te llevará a estrellarte.

El problema es que el coche solo te lleva a tu destino, no garantiza que en el destino encuentres lo que buscas. El coche es el marketing, que es con lo que llegarás al final si sabes manejarlo bien. Y tu destino es ganar clientes. Algo que no ocurrirá si tu producto es malo.

Es cierto que el marketing te puede ayudar a vender malos libros (solo hace falta ver qué libros están en los primeros puestos de ciertas categorías en Amazon).

Venderás, pero no convencerás.

Y no se trata de vender humo, se trata de hacerlo todo lo mejor posible. De nada sirve tener una gran visibilidad si lo que escribes es una mierda.

No hay prisa, mejora lo que escribes mientras construyes tu audiencia y te ganas el cariño de todos aquellos a los que dentro de unos meses, o un par de años, vas pedirles que compren tu libro. Y entonces sí, convencerás y venderás.

La semana que viene hablaré sobre cómo se consigue esa visibilidad para empezar a construir tu audiencia.

y tú ¿ves clara la diferencia entre marketing y visibilidad? ¡Déjame un comentario!

About the Author

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.

Leave a Comment:

Leave a Comment: