Una docena de técnicas creativas

By Clara Tiscar | Superar el bloqueo

¿Quieres escribir novelas y no sabes cómo empezar?


Suscríbete y accede ahora  a las 7 lecciones en vídeo del curso "7 claves antes de empezar a escribir tu novela".


 

Sep 27
técnicas creativas


Esta entrada fue publicada originalmente por mí en el blog unadocenade
Podéis leerla aquí 

¿No tienes miedo a la página en blanco? Es una pregunta frecuente cuando dices que te dedicas a escribir. No, no tengo miedo a las páginas en blanco. Tienen todas las posibilidades del mundo. Generalmente, cuando empiezo una página en blanco ya sé qué voy a escribir. La ideas vienen y van, suelo apuntarlas todas, pero algunas se quedan e insisten en que les des vida. Lo difícil a veces es elegir qué contar, a qué historia le dedicas tu tiempo. No obstante, son muchas las ocasiones en las que tienes que escribir y nada de lo que tienes en mente encaja con lo que necesitas, o simplemente no te apetece. Es un buen momento para echar mano de las técnicas de creatividad.

técnicas creativas

1. Libreta de ideas

Este es el momento de coger la libreta y buscar entre todas las ideas que has ido anotando para ver si hay alguna que has olvidado y que vale la pena rescatar. Si no tienes tu propia libreta de ideas ya estás tardando. No confies en tu memoria. Anótalo todo.

 2. Noticias de los periódicos

Otra cosa que puedes hacer de forma habitual es “recortar” esas noticias que te parecen curiosas, inspiradoras, divertidas… aquellas que cuando lees piensas: “aquí hay una película”. Si tienes ese archivo, es ahora cuando hay que echarle mano. Si no, relájate y lee un rato los periódicos, igual encuentras una buena idea. Hay un montón de aplicaciones para guardar enlaces y poder tener tu “archivo de recortes”.

3. Tormenta de ideas

Esta es una técnica que no suelo utilizar por sí sola en el punto de buscar una idea. No escribo una tormenta de ideas a partir de un papel en blanco sino cuando trabajo con alguna de las técnicas de creatividad que os cuento a continuación. La tormenta de ideas, es algo que utiliza mucha gente pero pocos hacen bien. Se trata de dejar correr la imaginación y lanzar ideas, yo siempre lo hago relacionado con una necesidad concreta, por ejemplo la técnica “y si…” que veréis más abajo. Anotamos todas las ideas que se nos ocurran. No es el momento de juzgar. Cuando hayas terminado la lista entonces puedes releerla y juzgar las ideas que has tenido, puedes hacer una segunda tormenta con esas ideas para ver cómo las derivas. El primer paso es importante hacerlo sin pensar. Simplemente anotando ideas. Luego analizas, tachas, corriges, dejas que te lleven a otras ideas y finalmente eliges.

4. Clásicos universales

Hablaba el otro día de las películas basadas en arquetipos. Puedes darle una vuelta a algunos cuentos, novelas o películas clásicas y jugar con un arquetipo para contar tu propia historia. Haz una tormenta de ideas con los arquetipos que se te ocurran para ubicarlos en una historia que pueda ser contada hoy en día.

5. ¿Y si…?

Esta es una técnica de pensamiento lateral. Cuando tuve que estudiar a Edward de Bono en la universidad me resultó un poco absurdo. Muchos de sus métodos son usados por mucha gente de forma intuitiva sin haber leído nunca ninguno de sus libros. A pesar de ello tiene técnicas curiosas e interesantes como los seis sombreros de pensar. Bien, la técnica “y si…” consiste en formular una hipótesis y jugar con ella. Es algo que todos hemos hecho: ¿qué pasaría si…? o ¿y si de repente…?

6. Opiniones enfrentadas

O lo que es lo mismo: controversia. ¿Qué genera controversia? ¿Cómo serían los personajes que defenderían esas ideas controvertidas? ¿en qué historia podrían estar implicados para que la controversia tome forma? Haz que cada personaje defienda una de las dos posturas y no trates de aleccionar al público.

7. Los temores

Es una técnica derivada del “y si…” pero en este caso nos limitamos a enumerar situaciones que responden a temores. Los nuestros o los que puedan tener otros. Si trabajamos con temores propios tendremos que hacer el ejercicio posterior de desplazarlo de la primera a la tercera persona.

8. Poner las cosas del revés

Podemos hacerlo con historias o con personajes. Piensa en un arquetipo y dale la vuelta, ponlo del revés. Siguiendo el ejemplo de las películas con estructura cenicienta en este caso se trataría de: ¿Cómo sería una cenicienta masculina? si lo que queremos es darle la vuelta al personaje. También podemos contar la historia de aquella que un día fue cenicienta y hoy se dedica a vengarse de sus opresores. La cuestión es poner algo del revés.

9. Historias reales

Como suele decirse a menudo la realidad supera la ficción así que ahora es el momento de echar mano de esa historia tan buena que has oído o que te han contado. Dale unas cuantas vueltas, añádele otras cosas, cambia todo lo que la pueda hacer reconocible y ya tienes una historia nueva que contar.

 10. La provocación

Es un poco similar a la técnica del “y si…” (esta también la usa de Bono) pero en este caso se trata de provocar con situaciones o personajes. Historias o personajes provocativos que según cómo los mezcles darán lugar a infinidad de historias. No se trata simplemente de controversia sino de provocar lo imposible.

 11. Revisar los mitos

Echar mano de los mitos clásicos y pensar cómo contaríamos esa historia hoy en día. Es una de mis técnicas preferidas. ¿Qué haría Antígona hoy en día? ¿Cómo sería una Helena moderna?

 12. Lista de atributos

A veces estos atributos vienen determinados: escribir una historia que interese a un target concreto. Otras, podemos buscar nosotros los atributos de lo que queremos contar. Estudiando los atributos podemos obtener nuevas ideas. Por ejemplo en el caso del target, estudiando los gustos y necesidades de ese target podemos encontrar historias que les interesen o bien que les provoquen… A menudo simplemente con escribir todas las características que determinan la historia es suficiente para que ésta vaya tomando forma.

Podemos jugar con alguna de las otras técnicas, cambiando uno de los atributos para ponerlo del revés o para que resulte provocativo, o llevar alguno al límite con el y si… Si utilizas una buena combinación de estas técnicas siempre tendrás historias que contar. Con esto te aseguras que no se te acaben los temas pero tienes que seguir trabajando para desarrollarlas como es debido y seguir usando las técnicas de creatividad para desatascarlas cuando haga falta. Cuando estoy metida en la historia y necesito darle un empujón o una vuelta suelo utilizar técnicas distintas a las de esta lista, cualquier día de estos os las cuento.

photo credit: Cayusa via photo pin cc

¿Quieres escribir sin bloqueos?

Suscríbete a mi lista de correo y descarga ahora GRATIS el PDF "Cómo superar el bloqueo".

About the Author

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.

Leave a Comment:

(6) comments

Pedro Sebastián Navarro 1 Enero, 2017

Todo nos sirve para dar forma a nuestra pasión por la escritura. Gracias!

Reply
José 4 Noviembre, 2016

Gracias por compartir tu experiencia. Principalmente escribo poesía, muy de tarde en tarde algún relato corto. Mi técnica,si se le puede llamar así, no es otra que intentar sorprenderme sobre la marcha, aunque tenga la trama más o menos clara.

Reply
    Clara Tiscar 4 Noviembre, 2016

    Gracias por comentar, José. Con los relatos cortos es más fácil dejarse llevar y sorpender por la historia. Para novelas yo prefiero planificar a fondo antes de escribir.

    Reply
Magali Rodríguez 9 Octubre, 2016

¡Genial! Muy buen artículo con formas variadas de tomar ideas para empezar a trabajar las ideas. Suelo usar mucho la tormenta de ideas, la libreta y los de mi entorno temen mis “¿Y si…?”. No tardaré en utilizar el resto.

¡Gracias! Nos vemos ^^

Reply
Add Your Reply

Leave a Comment: