¿Tu sueño es escribir? Vas a equivocarte

By Clara Tiscar | Superar el bloqueo

¿Quieres escribir novelas y no sabes cómo empezar?


Suscríbete y accede ahora  a las 7 lecciones en vídeo del curso "7 claves antes de empezar a escribir tu novela".


 

Ene 11
si tu sueño es escribir te equivocarás

Tu sueño es escribir: quieres escribir, quieres publicar, quieres poder decir que tu profesión (o un hobby muy bien pagado) es la de escribir novelas.

Pero la triste realidad es que no escribes ni una sola linea y cuando lo haces borras todo lo que has escrito o lo abandonas durante mucho tiempo, o para siempre. Es posible que te repitas a menudo: “¡Escribe de una vez por todas!” pero no hay manera, tienes mil excusas para no escribir.

Las excusas, por definición, no son razones. Las razones por las que no escribes generalmente tienen que ver con el idealismo y el miedo al fracaso.

El idealismo evita que escribas

Ay, el idealismo… Es uno de los mayores frenos que tenemos, algo que en lugar de acercarte a tus objetivos hace que los mitifiques y que creas imposible llegar a ellos.

El idealismo es lo que te separa de ser escritor. Y de escribir. Y si no escribes, no haría falta decirlo, nunca vas a ser escritora.

¿Te has fijado en que hay personas que “tienen suerte” casi la primera vez que se plantean que quieren ser escritoras?

Un día se les ocurrió, o escribieron algo, y ¡zas! casi como un milagro, ellas lo publican y venden un montón y tú, que llevas años soñando con eso, no has estado ni una vez un poquito cerca de conseguirlo.

Creo que la presión que nos imponemos aquellos que soñamos desde siempre con escribir es tan grande que nos impide acercarnos a nuestro sueño.

En parte es porque lo tenemos idealizado y como lo deseamos tanto nos da mucho miedo dar pasos en falso que nos alejen del sueño de ser escritores.

En cambio, el que acaba de llegar y para quien apenas supone nada, se enfrenta a ello sin complejos, ni prejuicios o presiones de ningún tipo. Y como son capaces de echarle morro, y si fracasan tampoco será un grave problema para ellos, pues va… y lo consiguen con mucha facilidad. Demasiada, piensa alguien como tú, que lleva soñando con esto toda la vida y todavía no se siente preparada para intentarlo.

A veces el idealismo te separa de tu objetivo porque en el fondo sabes que cuando no lo consigas no será como imaginabas y prefieres seguir viviendo tu sueño.

Idealizas la vida del escritor. Pero si consigues llegar a serlo descubrirás por el camino que escribir no es lo que te imaginabas.

Idealizamos lo que supone escribir.

Si tu sueño es escribir, pasa a la acción. Para escribir, lo principal es tener el tiempo necesario para hacerlo. Organizarse, saber qué tienes que escribir y ser constante. Muy constante.

Algunas personas creen que solo se puede escribir si estás inspirada, y ya te habrás dado cuenta de que la inspiración no llega cuando tienes tiempo para escribir. Porque en tu día a día tienes tiempo para escribir ¿verdad?

No. Probablemente, además de idealizar la vida de un escritor, también idealizamos lo que significa escribir, no pensamos en horarios, ni rutinas y mucho menos en las renuncias que debemos hacer para escribir.

Quizás crees que solo podrás escribir si te tomas un año sabático, no lo intentas en vacaciones porque tres semanas no dan para escribir un libro.

Y la realidad es que nunca vas a poder dedicar una jornada laboral entera a escribir, y si alguna vez puedes, tendrás mil cosas que hacer que llenarán tu día, como la propia preocupación de encontrar un nuevo empleo.

Para escribir hace falta tener un tiempo de escritura, crear una rutina es básico para cualquier escritora. No nos pasamos el día tumbadas a la bartola esperando a que llegue la inspiración, todas las personas que escriben, y que conozco, tienen horarios y rutinas estrictas, cada una adaptada a su personalidad, pero no nos podemos permitir faltar a nuestra sesión de escritura. Es nuestro trabajo.

¿Y qué me dices del miedo al fracaso?

Ya sabes que tener una rutina es básico, pero temes no saber lo suficiente y tienes claro que cuando lo intentes será para conseguirlo y para eso hay que prepararse o esperar a que las circunstancias sean las adecuadas.

Contra las circunstancias no se lucha, te adaptas a ellas.

Para prepararte, en el caso de la escritura, no te queda otra que escribir. Estudiar técnicas narrativas, personajes, lo que quieras, pero solo si escribes aprenderás a escribir. Y fracasarás muchas veces antes de hacerlo bien.

No nos preparan para fracasar

Nos educan desde el miedo al fracaso.

De hecho, desde pequeños nos premian por hacer cualquier cosa: ¡oh! has hecho un dibujo con tus dedos y no sé en qué dirección hay que colgarlo en la nevera, ¡pero felicidades! ¡Muy bien!

De pequeñitos, todo es oh, ah, felicidades, vamos a recoger babas. Después, con los exámenes, llega la exigencia: siempre te podrías esforzar un poco más y hacerlo mejor. Y si eres de los que saca siempre buenas notas, no hay que felicitarte, es que tienes talento y es lo que se espera de ti.

Pasamos de creer que todo lo hacemos bien, a creer que siempre nos tendríamos que esforzar más en lo que hacemos o que hacerlo bien no tiene mérito y es por un “don”.

Si algo te sale mal es o porque no te has esforzado lo suficiente, o porque no has seguido el método que sigue todo el mundo, o porque era una locura, o porque no es lo tuyo así que mejor lo dejas para siempre.

El fracaso forma parte del éxito

El fracaso forma parte de cualquier aprendizaje. Ningún padre le dice a su hijo cuando se cae al intentar andar que deje de intentarlo. Sin embargo, a medida que vamos creciendo nos limitan el número de fracasos permitidos y no nos educan para superarlos y aprender de ellos.

Hacer algo bien implica equivocarse muchas veces.

Tengo un amigo que es cómico y cuando le ves en el escenario realmente te ríes mucho con él. Pero cuando te tomas una cerveza con él como amigo, acabas harto de chistes malos. Los prueba con sus amigos, ve cómo funcionan y los mejora conforme la respuesta o la experiencia. Muchos los descarta después de probarlos varias veces. En resumen, que crear implica equivocarse, realizar pruebas, mejorar…

Michael Jordan contaba que había fallado muchas veces. Falló muchas más de las que acertó. Para poder acertar hay que probar muchas veces. Él decía que fallar le había hecho grande. Así que no temas equivocarte.

Vas a equivocarte

Cometerás errores. Punto. Asúmelos antes de que ocurran. No para no esforzarte lo suficiente, sino para no derrumbarte cuando fracases.

Todos nos equivocamos y es parte de cualquier proceso.

Porque el fracaso forma parte del éxito. Y si quieres escribir y acabar viviendo de ello asume ya que vas a equivocarte muchas veces.

Te equivocarás escribiendo, desarrollando ideas, planificando estrategias de marketing, con tus lectores cero… hay mil sitios donde te puedes equivocar, y la solución siempre es la misma: ver lo que ha fallado y volver a intentarlo otra vez mejorando el error detectado.

About the Author

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.

Leave a Comment:

(2) comments

ED MONTENOVO 11 enero, 2018

Hola Clara. Por qué siempre escribes dirigiéndose a un público femenino?

Reply
    Clara Tiscar 11 enero, 2018

    No escribo dirigiéndome a un público femenino, me dirijo a las personas, en general. Y persona es una palabra femenina. Una escritora es una persona que escribe (y una mujer que escribe) mientras que un escritor solo es un hombre que escribe, y eso dejaría fuera a las mujeres. Tenemos un lenguaje machista, intento evitarlo.

    Reply
Add Your Reply

Leave a Comment: