Sal de la rutina y procrastina

By Clara Tiscar | Superar el bloqueo

¿Quieres escribir novelas y no sabes cómo empezar?


Suscríbete y accede ahora  a las 7 lecciones en vídeo del curso "7 claves antes de empezar a escribir una novela".


 

Jun 12
procrastina

Todo el mundo te dice que hagas lo contrario, que apagues internet o que incluso uses un ordenador sin conexión para escribir, que tengas bien lejos el teléfono móvil o cualquier otra cosa que pueda distraerte. Procrastinar es malo. Para no hacerlo yo uso una técnica llamada Pomodoro, que consiste en trabajar durante cortos peridos de tiempo y descansar entre ellos. Pero hoy te voy a recomendar lo contrario.

Hay días que no te sientes capaz de escribir, que no te apetece, que no sabes qué contar o que prefieres dejar tu historia aparcada durante un rato. A pesar de que es recomendable escribir a diario, siempre el mismo rato y a la misma hora, de vez en cuando te puedes permitir salir de la rutina y procrastinar, pero hazlo de forma productiva, como guionista que eres.

procrastina

Procrastina para avanzar en tu proyecto

De vez en cuando puedes permitirte el lujo de jugar con tus personajes, tu historia… lo creas o no ayuda mucho a desatascar la historia, además de conocerles con mayor profundidad

Juega con los personajes

Puedes escribir un cuento o un relato con el mismo protagonista. Tú eliges si el momento que narras es anterior o posterior a tu historia. Observa en ambos casos cómo el protagonista es diferente al de tu historia. Si es posterior debería serlo ya que durante la historia el personaje habrá crecido y aprendido algo. Si escribes sobre su pasado puedes encontrarte con una etapa previa a lo que le traumatizó, con su infancia, el momento más duro de su vida… ¡Tú eliges!

Haz lo mismo con el antagonista: escribe un relato sobre qué hacía o qué hizo antes de que empezara a formar parte de tu historia y se topara con tu protagonista. ¿Qué le ha llevado a ser el chungo de la peli? Convertirle en el protagonista te ayudará a humanizarle y a entenderle mejor. Si lo escribes a futuro puedes ver cómo habrá cambiado después de toparse con el protagonista de tu historia.

Mezcla a tus personajes, inventa una historia en la que el protagonista, el bueno, sea el malo y el antagonista se convierta en el protagonista y por tanto el bueno. O no, si en tu historia el malo es el prota aquí tendrá que hacer de bueno. Intercambia los roles. Observa cómo se comportan y aprende algo para llevártelo a tu guión.

Cambia de sexo a tus personajes. ¿Cómo sería tu historia si el protagonista en vez de ser un hombre fuera una mujer o al revés? ¡Dale una vuelta a los personajes!

Cambia el universo donde se desarrolla la historia, imagina que tus protagonistas viven en la Edad Media, o que se han mudado a Marte. Cambia totalmente el universo y el mundo común y coloca a tus protagonistas en un entorno totalmente difernte. Diviértete.

Inventa un spin off con cualquiera de tus secundarios. Inventa una historia en la que ellos son los protagonistas, olvídate de tu protagonista, de tu antagonista… de todo. Termina o empieza historias que no se cierran en tu película o inventa un conflicto totalmente nuevo para ellos. Usa sólo un personaje y crea a los demás.

Cambia la estructura

Si eres de los que usa tarjetas para estructurar sus guiones o proyectos, con las novelas también funciona, juega con ellas. Haz antes una foto de cómo estaba todo si es que no lo has hecho y cuenta la historia empezando por otro punto. Añade escenas y quita las que no son necesarias. Ojo, que esto que es solo un juego se puede complicar y hacerte replantear las cosas. Pero para jugar es divertido, a veces te sirve para desencallar y ver que no estabas contando tu historia de forma correcta. Como lo haces sin presión y por jugar te permites ser mucho más creativo. Así que diviértete y no te censures.

Lee guiones

Esto es algo que tienes que hacer de vez en cuando. Cuando te propones escribir sobre una temática o un género es bueno que leas algún guión relacionado. Así que ahora es el  momento de hacerlo si no lo has hecho o si has dejado alguno pendiente para más adelante.

Mira películas

Exactamente igual que con los guiones, cuando escribes un género o una temática es bueno que veas otras películas relacionadas y que las analices. Ver una película del mismo género que tu guión es un buen modo de procrastinar sin sentirte culpable.

nuevas ideas

Procrastina para crear nuevos proyectos

Si no te apetece hacer nada relacionado con tu proyecto puedes hacerlo para preparar futuros proyectos o algunos que tengas a medias.

Brainstorming

Siempre es un buen momento para buscar ideas, si no te apetece meterte en el guión en el que estás puedes hacer un brainstorming para buscar algo nuevo que escribir, que no escribirás hasta que termines el que has abandonado hoy pero que te servirá para poder procrastinar y dedicarle algo de tiempo a la preparación de este nuevo proyecto de vez en cuando.

Mapas mentales

Tienes ideas para otros proyectos? Haz mapas mentales con esas ideas aparcadas. Anota todo lo relacionado con la historia y agrupa, jerarquiza y estructúralo.

Documentación

Si tienes temas pendientes de los que documentarte este también podría ser un buen momento. Ya sea sobre el guión que escribes, dudas de última hora, o bien sobre algún otro proyecto que espera a que tengas tiempo. Preparar toda la información y documentarte puede llevar horas, así que para que no se haga eterno y muy pesado puedes dedicar de vez en cuando el rato de escribir para hacerlo. Así rompes la rutina.

Analizar guiones

Puedes ver películas o series de forma analítica y sacar una escaleta de pulsos. Aunque no tenga nada que ver con lo que estás escribiendo. Es algo divertido y que siempre resulta útil.

Mira tus libretas de ideas

Sí, si apuntas tiene que servir para algo, ¿no?. Cuando no quieras trabajar en tu proyecto actual siempre puedes echar mano de tu libreta de ideas y ver a qué podrías darle dos vueltas o desarrollar un poco.

Proyectos olvidados

No sé tú, pero yo tengo una carpeta en el ordenador llamada “escribiendo” dentro tengo una carpeta por año: proyectos 2007, proyectos 2009… cuando un proyecto sigue su curso al cambiar de año copio todo en la carpeta del nuevo año pero hay cantidad de proyectos que empecé y no terminé, que terminé y no tuvieron éxito en su momento… De vez en cuando vale la pena bucear en esas carpetas viejas a ver si alguno de tus proyectos puede tener una segunda vida.

Hace unos cinco años estuve moviendo un formato de TV y no tuvo demasiado éxito ya que no hacía mucho habían programado uno de temática similar. No se parecían en nada pero era sobre mujeres. Así que después de varias negativas lo abandoné. Pues han pasado cinco años y en la tele hay un formato prácticamente idéntico al que yo desarrollé. No, no estuve nunca en contacto con esa productora. No creo que me hayan copiado la idea. Simplemente la tuvieron tres o cuatro años más tarde, en un momento mucho más oportuno que yo. Si hubiera echado mano de esa carpeta y modernizado el proyecto tal vez el que veríamos en la tele sería el mío y no el de otro. Así que vale la pena repasar qué tienes en tu carpeta de proyectos antiguos.

Creo que en total hay 15 ideas. Ponlas en práctica y diviértete, pero no lo hagas cada día. Si no eres constante escribiendo nunca vas a terminar nada. Así que escribe cada día y haz que forme parte de tu rutina.

¿Quieres escribir sin bloqueos?

Suscríbete a mi lista de correo y descarga ahora GRATIS el PDF "Cómo superar el bloqueo".

About the Author

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.

[…] Hace tiempo me pasó con el blog, yo escribía mal procrastinar, le quitaba la segunda R, a pesar de que el artículo en el que escribí la palabra, enlazaba con la wikipedia y tuve que buscar la palabreja y leerla no me di cuenta de que estaba […]

Comments are closed