cómo destacar tu marca personal

Marca personal: cómo destacar online

Se nos va 2016. Para mí ha sido un gran año, la verdad. He aprendido un montón a lo largo de estos últimos meses y también he puesto en práctica muchas cosas que había aprendido antes, porque no se trata solo de aprender sino de hacer algo con lo que aprendes. Y, en mi caso, tenía muchos conocimientos que no me aplicaba a mi misma, a mi marca personal.

No tenía marca personal. Simplemente estaba por aquí (en Internet) pero por estar. Sin un rumbo marcado, y lo que es peor, sin objetivo. O con un objetivo muy mal definido.

El camino, como se suele decir, es duro y largo. Pero si lo haces bien, la recompensa llega. Ya lo creo que llega. Hace un año este blog no existía. Algunos de sus contenidos estaban en otros blogs míos, en los que escribía cuando me apetecía, si el trabajo me lo permitía. Me pasaba el día escribiendo por dinero, así que hacerlo por placer acabó siendo complicado. A pesar de eso escribí y publiqué mi segunda novela en 2015 (ya había publicado otra novela, también en 2015, escrita entre 2005 y 2006).

Construir una marca personal

Fue a finales de 2015, ahora hace un año, cuando me di cuenta de que no podía seguir escribiendo a destajo. Que ya no quería vivir de escribir, si significaba eso. Quería escribir solo lo que a mí me apeteciera. Así que tracé un plan, que empezaba por diseñar mi marca personal. Un plan que he seguido bastante a rajatabla durante el 2016 y del que he conseguido mucho más de lo que me proponía.

En primer lugar tuve que unificar mis contenidos, solo los que me parecieron potables, en mi nueva web, esta, que por aquel entonces era un CV online. Nada que ver con lo que es ahora.

Algunos de mis números

Creo que a finales de febrero lo tuve todo en marcha. Así que, como quien dice, empecé casi desde cero hace unos 10 meses.

Desde mi punto de vista, mis números son espectaculares. Este último trimestre he recibido cada mes a unas 10.000 personas (visitas únicas).

Mi lista de correo cuenta con casi 5000 suscriptores. Si me lo dicen hace un año, me hubiera reído. Y habría dicho que no, posiblemente habría mirado lo que cuesta mantener la base de datos de 5000 personas y habría temblado al ver el precio. Ahora lo pago encantada cada mes y ya me estoy planteando ir al siguiente nivel y pasarme a Infusionsoft o Hubspot, es uno de mis objetivos de 2017.

En 10 meses he pasado de tener una cuenta de mailchimp gratuita con menos de 100 suscriptores a una cuenta de pago en ActiveCampaign con casi 5000 y que ya se me queda pequeña.

Qué he conseguido

Gracias al blog, a mi visibilidad online y al marketing de contenidos, no he buscado trabajo este año. No he trabajado para nadie que no fuera yo (con una pequeña excepción, que he mantenido durante unos meses por lealtad y cariño).

He podido hacer mejoras e inversiones importantes en la web, en gestores de correo… y todo eso gracias al dinero genera la misma web. Aunque era lo que quería, a mí me parece brutal estarlo consiguiendo. Este no es el lugar adecuado para hablar de ello, en este blog me centro en hablar sobre escritura y visibilidad online, pero si quieres aprender a crear y gestionar un negocio online, te recomiendo que pases por webemprendedora y me sigas allí.

Mi objetivo era sobrevivir con la venta de mis libros y de los cursos y servicios que quería dar, y no solo he conseguido solo eso, sino que he recibido ofertas para colaborar en webs y proyectos importantes del sector, me han invitado al Foro de Nuevos escritores, he rechazado varias “cutreofertas” editoriales, he conocido a gente apasionante por el camino... 

Un buen año. Y lo he conseguido, no te voy a engañar, trabajando duro y haciendo elecciones duras.

Renuncias

He renunciado a un par de cosas importantísimas este año, este es uno de mis mayores fracasos: tiempo y escribir ficción.

Mientras trabajé para otros, solo lo hacía cuatro días por semana. Los viernes me iba a la montaña o a la playa (ventajas de vivir junto a la playa y al pie de la montaña). ¡Ah! Y mientras trabajé para otros, como freelance (o mercenaria de las letras), tenía tiempo cada día para ir cada día al gimnasio. Ahora ya no, con suerte voy tres veces por semana. No descanso ni los viernes, ni los sábados ni los domingos. Este año he trabajado más que nunca. Aunque no se vea todo online.

Y como consecuencia no solo he tenido menos (nada) tiempo libre, sino que tampoco he escrito ficción. Así que mis propósitos para año nuevo son recuperar estos buenos hábitos.

Y ahora sí, voy a contarte las enseñanzas que extraigo de este año, esperando que puedan servirte en tu camino:

El camino hacia la visibilidad online

1

Márcate objetivos

Igual que los personajes de nuestras novelas necesitan un objetivo y un plan, si tú no tienes objetivos, o no están bien definidos, no podrás trazar un plan y deambularás sin rumbo fijo. No llegarás a ninguna parte.

Céntrate. Ve a por los objetivos uno a uno. Márcate un objetivo final y distintas etapas intermedias y ve a por ellos.

Antes de lanzarte a hacer ruido online, tienes que tener claro lo que quieres conseguir. Cuál es tu propósito u objetivo y qué necesitas para conseguirlo. ​

2

Contenidos

La visibilidad, ni la marca personal, sirven de nada si no tienes nada que enseñar. No seas un vendedor de humo. Yo prefiero mil veces ser vendedora de humor. 

Para que un blog funcione son básicas dos cosas: tráfico y contenidos.

¿Tráfico? Sí, lectores. Pueden venir de forma orgánica, vía Google (olvídate de eso durante los primeros meses) o pueden venir vía redes sociales, email marketing, tráfico pagado…

Lo mejor es que te centres en producir contenidos antes de empezar a preocuparte por el tráfico. Pero ni una cosa ni otra puede faltarte nunca.

Cuando tengas contenidos y sean de calidad, entonces puedes, debes, preocuparte por buscar el tráfico. Céntrate en un solo canal y cuando lo domines ve a por otro.

Recuerda: Objetivos. Uno a uno. Ley del perfeccionamiento.

3

Haz tu camino

Mi punto de vista es que no estoy aquí para ser mejor que nadie o para ganarle a nadie. Estoy aquí para ser la mejor versión de mí misma cada día. Así que…

No te compares con nadie. No quieras seas mejor que nadie. Simplemente trata de mejorar tus marcas. Supérate a ti mismo. Cuando lo hagas, ya irán quedando otros atrás. Pero lo habrás hecho siendo mejor de lo que tú ya eras, no de lo que son los demás.

Claro que puedes ver qué hacen los demás y cómo lo harías tú mejor, pero una vez está hecho, ¿qué? Si quieres ir más allá tendrás que ser mejor de lo que ya eres y eso lo consigues poniéndote a ti mismo siempre como marca a vencer.

Yo jamás me he marcado como objetivo vencer a nadie. Me parece absurdo. A parte de que eso creo que te lleva a hacer un poco de todo, porque si cada uno hace bien lo que hace, tiene algo que le diferencia,  tú te estarías limitando a tratar de ser mejor que otro en lo que él destaca, no en lo que tú destaques. Y después de este irías a por otro y otro… ¿tú personalidad dónde queda?

En serio, no hace falta tener más seguidores que fulanito, o más artículos en el blog que menganito. Bastará con que tengas más seguidores que la semana pasada y que te centres en que tú crecimiento sea mayor cada semana. Si la pasada creciste un 1% de seguidores, esta ve a por el 2%.  ¿Qué más da lo que hagan otros? 

Marca personal: cómo destacar online

Céntrate en ti y florecerás. Si no, no serás más que una sombra de los demás.​

4

Piensa en tu público antes que en ti

No se trata de lo que a ti te apetece sino de lo que necesita o quiere tu público.

Cuidado porque son cosas diferentes. Algo importante es saber ver la diferencia entre lo que necesita alguien y lo que quiere, si no son lo mismo, tu trabajo es darle lo que quiere para que consiga lo que necesita.

Recuerda este punto cuando lleguemos a los dos siguientes.

5

Sé generoso

No esperes nada a cambio.

Si no esperas nada a cambio nunca te sentirás defraudado. Vuelvo al punto anterior. Piensa en tu público y lo que quiere, no en cómo te sientes tú (sobre todo en lo que hace referencia al punto 7)

Como he comentado antes, los contenidos son importantes. Tú no llegas a todo y cada uno destaca por algo diferente. Así que comparte contenido de otros sin esperar nada a cambio. Simplemente porque piensas en tu público antes que en ti. Porque sabes que ese contenido va a ser de interés a tu público, independientemente de lo que consigas a cambio tú. Lo importante es que tu público sí lo consigue.

Por tanto, no compartas contenidos de otros esperando algo a cambio, en muchas ocasiones llega, pero si no llega… no pasa nada. Cada cual se define por sus actos. Y tu misión aquí es ser generoso.

6

Analiza

Importantísimo para saber cómo lo estás haciendo, si el objetivo está más cerca o si te has desviado del camino. También te ayudará a detectar qué quiere tu público y a preparar contenidos.

Analizar y saber interpretar los resultados te permite elegir estrategias ganadoras frente a otras que desgastan y que no dan resultados.

El análisis y el feedback son dos cosas imprescindibles para hacerlo un poco mejor cada día.

7

Acepta que no todo el mundo te verá

Para muchos seguirás siendo invisible. No te verán. No tiene nada que ver con hacerlo bien o mal. Simplemente mirarán hacia otro lado. 

Somos cientos, ¡qué digo cientos! miles, intentando destacar online. Muchos, la mayoría, empiezan y lo dejan a medio camino. Otros, simplemente todavía no tienen la calidad suficiente como para destacar. No tienen sólo un problema de visibilidad sino que les ha fallado la ley del perfeccionamiento. 

Es imposible llegar a todas partes, leer todos los blogs, estar al día de lo que hace todo el mundo. Así que mucha gente no te verá. Tu objetivo es conseguir que te vean una vez y que tu contenido y estilo les atrape para que dejes de ser invisible para ellos. 

¿Y los influencers?​

Si a cualquier persona le cuesta estar al día de todos los contenidos, vamos que es imposible, los influencers lo tienen casi peor. Sus contenidos, sus mensajes en las redes, son compartidos por muchas personas y no tienen tiempo, aunque quisieran tenerlo, para comprobar quién es cada uno y qué hace. Así que en muchas ocasiones ni siquiera te verán. 

Los influencers de tu sector pueden tardar meses en darse cuenta de que estás ahí. Lo mejor es que algunas veces para cuando se den cuenta ya te habrás convertido tú en influencer. Y aquí llega el siguiente punto:​

8

Acepta que no gustarás a todo el mundo

Ni Dios le cae bien a todo el mundo. Tú no vas a ser una excepción. Yo tampoco: soy experta en caer mal, incluso online.

Habrá gente a quien simplemente no les caigas bien. Y las emociones aquí son lo primero. Da igual lo que hagas, lo bueno que seas, que cuando no le caes bien a alguien eso no lo verá.

Seguro que te ha pasado, para bien y para mal, piensa en alguien que te haya resultado espectacularmente atractivo a primera vista. Después, en cuanto abre la boca resulta que es un gilipollas integral. ¿A que ya no le ves tan guapo?

¿Y al revés? Cuántas veces no has conocido a alguien y has pensado “ufff pobre” pero con los días, y su simpatía, ya no te parece tan feo…

Pues esto es lo mismo. A quien no le caes bien no te verá virtud alguna, por mucho que te empeñes. (No te empeñes, sigue tu camino)

Después los hay mezquinos, envidiosos e inseguros, que ven su trono peligrar cuando llega alguien nuevo que lo hace bien… Contra eso tampoco puedes hacer nada. Mi norma es ser generosa con mi público independientemente de cómo me traten las personas de las que comparto contenido. No lo hago por recibir nada a cambio sino porque creo que a mi público le puede interesar.

Siempre hay límites, claro. Pero mi consejo aquí es que este punto no lo analices, no le des vueltas, tú sigue tu camino

9

Ten paciencia

Todo llega y si sabes analizar e interpretar tus resultados y si haces caso de los siguientes puntos, a ti también te llegará. Solo es cuestión de tiempo y de esfuerzo. 

Pero ten paciencia. No tires la toalla a la primera de cambio. Busca tu camino e insiste si es lo que realmente quieres hacer en la vida. Si la visibilidad online y la marca personal son las que te abrirán la puerta a ganarte la vida con lo que te gusta, no puedes tirar la toalla. Nadie dijo que fuera fácil, ni rápido. Aunque yo esté de subidón y parezca que para mí ha sido fácil, en realidad llevo muchos años de curro a la espalda, no empecé de cero, como decía antes. Empecé a tomármelo en serio hace un año, reformulé mis objetivos. Pero ya tenía una gran parte de trabajo hecho y de conocimiento adquirido. 

Así que ten paciencia, no tengas prisa. Esto no es una carrera de velocidad, es una carrera de fondo. Cuando lo consigas no podrás detenerte. Seguirás necesitando tiempo y paciencia. 

cómo crear marca personal

No te ahogues en este mar en el que somos muchos: hay pececillos, peces gordos, pirañas,  tiburones, rémoras.... Tú sigue tu camino y no desesperes. 

10

Invierte

Quien quiere algo, algo le cuesta. Hacer bien algo necesita una inversión de tiempo para aprenderlo a hacer. Necesitarás invertir en formación, en tiempo, en herramientas que te profesionalicen y que faciliten tu trabajo…

Que no se te vaya la olla, pero si quieres potenciar tu visibilidad tienes que invertir en ella. Invertir tiempo será básico si no tienes dinero que te permita usar herramientas para ahorrar tiempo y ser más productivo. Pero, al final, la inversión económica es imprescindible. Aunque sea mínima. Tendrás que gastar dinero en todo esto. 

11

Aprende

Habrá muchas cosas que no sepas hacer. Está incluido en el punto anterior: invierte. Pero no siempre entendemos el aprendizaje como una inversión. Y así es. Necesitas saber cómo se hacen las cosas para poder hacerlas tú.

Varias formas de aprender:

Prueba error:

Es decir: guiarte por tu intuición o por lo que ya sabes y probar qué funciona y qué no funciona. Es un sistema lento que necesita mucho análisis y paciencia. 

O que alguien que sabe más que tú te lo cuente:

Para esto también tiene dos opciones. La que usa mucha gente que es buscar información o modelos a seguir y tomarse tiempo para estudiarlo todo

Ahorrar tiempo y buscar directamente a alguien que te forme, es decir invertir dinero en formación. 

En ambos casos es necesaria una inversión. O tiempo o dinero. Pero sin eso no hay aprendizaje. Ni sin análisis de resultados tampoco. Sea como sea, no dejes nunca de aprender. ​

12

Disfruta

Nada tiene sentido si no te gusta lo que haces. Sino de qué habría aguantado yo meses sin descansar los fines de semana si no estuviera trabajando en algo que me apasiona.

Si no disfrutas con lo que haces no te metas en este lío. Busca otra cosa que te apasione, en serio.

Ahora te toca a ti, ¿quieres compartir conmigo lo que has conseguido y aprendido este año? ¿Cuáles son tus objetivos para el próximo año?

Click Here to Leave a Comment Below

Alex - 30 Diciembre, 2016

Hola Clara!

La verdad es que me encantó tu post porque yo me dedico a la redacción online también (al estilo trabajo a tiempo completo). La pregunta que tengo para ti es; ¿Pudiste hacerlo viviendo por tu cuenta? Conozco ya a algunas redactoras que pueden permitirse muchas licencias pero casi todas viven con sus padres o consiguen su salario a partir de otros trabajos. Si es así, me encantaría que para este año sacaras un curso o algo parecido ya que me siento muy reconocida.

Un saludo!

Reply
    Clara Tiscar - 30 Diciembre, 2016

    Hola Alex, tengo 40 años y dos hijas. Así que sí . Pero no te engañaré, si no hubiera tenido pareja, trabajar esa media jornada no da para una familia. Tienes que ser muy productivo y aún y así no está bien pagado. Es inestable. Pero aprendes a escribir más ágilmente, tienes libertad… No te lo juegues todo a un solo cliente. En mi caso compensaba porque con niños pequeños tener tiempo y estar en casa es genial. Yo sumaba ingresos como blogger, ghostwriter, guiones de vídeos corporativos, educativos… hay que pillarlo todo y trabajar a destajo.

    Reply
Leave a Reply: