Lugares comunes

By Clara Tiscar | Técnicas narrativas

¿Quieres escribir novelas y no sabes cómo empezar?


Suscríbete y accede ahora  a las 7 lecciones en vídeo del curso "7 claves antes de empezar a escribir tu novela".


 

May 04
qué son los lugares comunes

¿Sabes lo que son los lugares comunes? El baño, que siempre está al fondo a la izquierda, es un lugar común. En literatura también los encontramos, hasta la saciedad. ¿Me acompañas a visitar algunos lugares comunes?

¿Qué son los lugares comunes?

Los lugares comunes son frases o palabras que se emplean con demasiada frecuencia. Por eso son comunes, y vulgares.

No son clichés en sí mismos sino que son descripciones cliché porque su uso es demasiado habitual. Se repiten tanto, que no solo pierden su originalidad (obvio) y su belleza, sino que dejan de tener sentido y, como las hemos leído muchas veces, no nos marcan, no las procesamos, forman parte de las palabras sin significado que leemos.

Precisamente por su reiteración, no solo pierden el sentido sino que resultan molestas y demuestran que el escritor es poco hábil, o demasiado vago. Los lugares comunes no solo son copias de ideas de otros, hay escritores con sus propios lugares comunes que repiten varias veces a lo largo de una misma historia y en todos sus libros siguientes.

Algunos lugares comunes

En el periodismo

Viendo un telediario podríamos hacer un mapa completo de lugares comunes: una noticia de rabiosa actualidad, después de un accidente se encontraron un amasijo de hierros (o de huesos), etc.

qué son los lugares comunes

En novelas

Podemos pensar que los periodistas tienen poco tiempo para redactar sus noticias y que, al fin y al cabo, su consumo está limitado en el tiempo o que ellos no están para ser ingeniosos con el lenguaje. Pero, ¿y los escritores?

Últimamente me he hecho un máster en lectura de novela romántica (he estado haciendo coaching a una escritora romántica). Y me he encontrado clichés por todas partes. Hoy me limitaré a hablar de los lugares comunes que he encontrado en casi todas estas novelas, muchos de ellos se repiten entre unas y otras, algunos son propios de cada escritora, pero que los repiten, como decía antes, en todos sus textos.

Todas, sin excepciones, se quedan sin respiración cuando le ven. Se muerden el labio inferior cuando están en, digamos, posición sexy. Se retuercen el pelo o lo ponen detrás de sus orejas. Cuando la cosa sube de tono siempre sienten un latigazo en el estómago, quizá un poco más abajo. En algún momento liberan su erección (la de él), o contemplan la longitud de su erección (la de él, también).

Los besos son un tema aparte, me pareció original la primera vez que leí saquea su boca sin contemplaciones pero a la décima ya leía “asquea” sin contemplaciones.

Por supuesto, no solo la literatura romántica está plagada de lugares comunes, en cualquier novela nos encontramos a alguien mirándole de arriba a abajo, seguimos a un personaje que recorre un país a lo largo y a lo ancho, siempre hay alguien frío y calculador, uno que está muerto de miedo y otro que habla carente de emoción.

Los lugares comunes se renuevan, se amplían y se escriben con marca de la casa.

El trabajo de un escritor no sólo consiste en contar una buena historia, sino en contarla bien. Las palabras forman parte del modo de contar la historia y son la principal herramienta de trabajo (tangible), del escritor.

Y ahora te toca a ti, ¡hagamos una lista de lugares comunes! Deja un comentario.

About the Author

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.

Leave a Comment:

(9) comments

[…] porque con el subtexto también puedes entrar en los tópicos y conseguir que sea menos interesante. Un ejemplo claro del subtexto tópico son las novelas […]

Reply
Ruben Berrueco 28 abril, 2017

Hace poco leí una novela (nada menos que de Planeta) en la que en la primera página había un vuelco de corazón después e cruzar una mirada con un hombre (antiguo amor). Y si solo hubiera sido ese cliché… Me lo acabé porque no me gusta dejar libros a medias…

Reply
Miguel 10 diciembre, 2016

…pienso que bajo un manto de estrellas me pongo a buscar lugares comunes, en ese laberinto de pasión que son las palabras, y encuentro su mirada casi por casualidad, ardiente como el fuego, taladrando mi deseo de seguir buscándolos …jajaja es cierto, aparecen por todos los rincones, el subconsciente descarga plomo sin cesar a fuerza de acostumbrarse a un determinado tipo de expresiones, ….

Reply
    Clara Tiscar 22 diciembre, 2016

    Totalmente de acuerdo, Miguel. Los tenemos clavados en el inconsciente, pero como escritores tenemos que esforzarnos por ser originales. ¿Verdad?

    Reply
Gabriella 5 mayo, 2016

“Su tableta de chocolate” para referirse a abdominales. “Su pecho marmóreo” (sic). “Su fornido cuerpo”. “Su boca de fresa”. “Su valle del placer”. Pero podemos ir a cualquier género para encontrar este tipo de cosas. “La luz se colaba por las rendijas de la persiana” no es una mala frase, hasta que te la encuentras en todas partes.

Supongo que la única solución es leer mucho; así vemos qué se repite hasta la saciedad.

Muy divertido el artículo 🙂

Reply
    Clara Tiscar 6 mayo, 2016

    Oh sí, su tableta de chocolate siempre está presente, mangas arremangadas y tableta de chocolate. ¡Gracias por tus aportaciones!

    Reply
María M 5 mayo, 2016

Ay, Clara! Cuánta verdad! Creo que una novela te sorprende cuando te lleva a los mismos lugares pero con una mirada o un lenguaje tan propio, que parece estar contando cosas nuevas. Ahí está el talento o el esfuerzo de la escritora/or, que viene a ser básicamente lo mismo. Cuando releeo alguna parte de mi novela, veo muchos ¡y eso que era consciente! Las mariposas en el estómago, un clásico. La barbita de tres días, el traje que le queda como un guante….

Reply
    Clara 5 mayo, 2016

    A mí también me pasa, María. Me consuelo pensando que si no hubiera intentado evitarlo aún sería peor. Hablando de trajes, no hay hombre trajeado en las novelas románticas que no se doble la camisa hasta los codos. Qué pocas maneras tiene un hombre trajeado de ser sexy!

    Reply
Add Your Reply

Leave a Comment: