Los tres pilares de la comedia

By Clara Tiscar | Humor

¿Quieres escribir novelas y no sabes cómo empezar?


Suscríbete y accede ahora  a las 7 lecciones en vídeo del curso "7 claves antes de empezar a escribir una novela".


 

Jul 28
cómo escribir comedia

Estoy releyendo el libro The eight characters of comedy de Scott Sedita, un libro básico para los que queréis escribir comedia ya sea para tele o para novelas. El libro, en realidad, está orientado a las sitcoms: ofrece consejos para escribirlas y actuar en ellas. Pero son totalmente extrapolables.

El capítulo 3 del libro trata de los tres pilares de la comedia, este artículo está basado en el libro,  no es una traducción, ni tampoco una transcripción. Son sus ideas más las mías, con mis añadidos para que te pueda resultar útil en la escritura de una novela o de un guión.
¿Cuáles son los pilares que sostienen una buena comedia?
El primero de ellos es común a todas las historias. Sin él no hay nada que contar.

cómo escribir comedia

El conflicto.

El conflicto es básico, sea cual sea el tipo de historia que vas a contar, da igual si escribes un guión o una novela. Sin conflicto no hay historia, no una que interese a la gente, por lo menos.
El conflicto genera dolor, sufrimiento. Y del dolor y la verdad surge la comedia. Hablaré del dolor y la verdad en la comedia más adelante, hoy quédate con esto: sin conflicto no hay humor.

El humor es la solución al conflicto en las historias cómicas. La liberación de la tensión. Cuanto más tenses más conflicto estás generando. La liberación será mayor. Eso sí, la resolución tiene que estar a la altura de tanta tensión.

Sin conflicto no hay drama, sin drama no hay comedia.
Scott Sedita

El humor surgirá del conflicto que puede darse en una situación: entre dos personajes, culturas, formas de pensar…
Cada uno de tus personajes tiene la oportunidad de ser conflictivo para otro, una mosca cojonera, pero también puede ser un conflicto para él mismo. Recuerda los conflictos internos. Un conflicto interno en un personaje cómico puede ser llevado a cualquier situación y explorado desde diferentes puntos de vista.

Un personaje sin conflicto es aburrido.
Scott Sedita

En una historia cómica, cuando dos personajes comparten escena deben ser conflictivos el uno para el otro. En otro tipo de historias uno de ellos puede estar ahí para ayudar al primero, pero en la historia cómica el que quiere ayudar debe ser mucho más racional, o irracional, que el otro personaje. Su forma de enfrentarse a la situación debe ser distinta. Por lo que tenemos un doble problema: una situación conflictiva y un conflicto entre personajes. A esto puedes añadirle conflictos internos. Por lo que la situación será mucho más cómica.

Recuerda: cuanto más tenses, mejor será la liberación.

Tipos de humor por conflicto

Este tipo de humor se aprecia perfectamente en los diálogos. Un personaje dice algo razonable y el otro contesta con un giro. Algo inesperado. Algo que el primero no se espera (ni el lector / espectador tampoco).

Cuando el giro es usado de forma habitual hablamos de un gag recurrente, running gag en inglés. El lector / espectador se ríen precisamente porque ya lo esperan. A esto le llamamos anticipación.

El running gag suele repetirse tres veces. Con la primera te ríes y podrías dejarlo ahí. La segunda crea una tendencia y la tercera el público ya se la espera y se ríe de verdad.

La anticipación, otro tema que no tienes que perder de vista en el humor, ni en la narrativa en general. En humor es bueno dar al público lo que espera, o justo lo contrario, para que se rían de la solución que has propuesto, que obviamente es cómica, y a la vez se rían de ellos mismos, que esperaban otro tipo de resolución.

Cuidado, esto solo funciona si tu solución es mejor que la que espera el público.

El conflicto también da lugar a situaciones cómicas de por sí, que son mucho más agradecidas en el audiovisual y que mejoran cuando conoces al actor para el que escribes ya que puedes adaptarlas a lo que sabes que hace mejor o a su estilo.

En narrativa es un poco más complicado ya que tienes que elegir bien las palabras y el ritmo para que el lector pueda recrear la imagen visual y reírse de la situación. La simplicidad ayuda, cuanto menos tengas que contar más fácil será para el lector imaginarlo y encontrarlo gracioso.

La desesperación

Es lo que en narrativa llamamos motivación del personaje. Para que la comedia resulte, su motivación tiene que rayar, o superar con creces, la desesperación. Recuerda que cuánto más se juegue el personaje, más tensión crearás y mejor será la liberación de esa tensión.

Cuanto mayor es la desesperación del personaje, más conflicto habrá y más divertida será la historia.
Scott Sedita

En humor, cada fracaso del personaje, cada vez que no supera un obstáculo o se tiene que enfrentar a él es una posibilidad cómica.

Al contrario de lo que pasa en otro tipo de narrativa, que el personaje suele aprender de sus errores, en el humor el personaje es persistente. Cuanto más la caga, más lo intenta de la misma manera o más hace crecer su problema.

Cómo hacer humor con la desesperación

Si el personaje tiene éxito, descubre que no es lo que quería.
Scott Sedita

• La desesperación se muestra en las acciones del personaje, que serán cómicas.
• En su forma de resolver las situaciones.
• Se deja ver en los chistes, que usan la desesperación para buscar la comicidad.
• En resumen: la gracia está en los diálogos, las acciones y las situaciones.

Lo inesperado

Tenemos claro cuál es el objetivo y el conflicto del protagonista, que está desesperado, pero no tenemos ni idea de lo que va a hacer para resolverlo. Si en las historias de acción lo que esperamos es que nos sorprendan con resoluciones que no se nos han ocurrido a nosotros, en el humor lo que esperamos es que el personaje nos sorprenda con soluciones que no son viables o que le ponen en un aprieto mucho más grande. Exactamente igual que en otro tipo de historias, sí. Pero podemos usar el surrealismo porque los personajes cómicos lo permiten. Sus soluciones pueden ser totalmente descabelladas. Tenemos claro que el personaje va a cagarla pero no sabemos cómo, y que nos sorprenda es precisamente la gracia de la comedia.

Cómo hacer humor con lo impredecible

En los diálogos: uno de los personajes establece el patrón y el otro lo rompe. Es decir: uno es “normal” y el otro es surrealista, fuera de lugar… Lo que sea.

Nos reímos muchas veces de cosas muy pequeñas y sin apenas importancia, pero que nadie ha dicho antes en voz alta, nadie te ha hecho dar cuenta antes de eso.

Como cuando leíste por primera vez aquello de que no puedes chuparse el codo. Intentaste hacerlo. Después leíste que el 90% de la gente intenta hacerlo. Y te reíste. Te hicieron ver algo que hacías, sin ser consciente de que tu ridículo era compartido.

En los monólogos este tipo de chistes empiezan con algo así: “os habéis dado cuenta de…” y te dicen algo que es evidente, que todos hemos visto, pero a lo que no hemos prestado atención. Por lo menos no hemos sido capaces de pensar lo ridículo que es hacerlo. Y nos damos cuenta de que es ridículo y de que lo hacemos.

Y sí, para una buena comedia hacen falta buenos personajes y buenas relaciones entre ellos, pero eso se incluye dentro del conflicto, la desesperación o lo impredecible. Estos son los tres pilares de la comedia. Sin esto, no puedes construir una buena historia cómica.

Si quieres conocer a fondo los arquetipos de personajes cómicos te recomiendo el libro: The Eight characters of comedy, solo está en inglés.

¿Quieres escribir sin bloqueos?

Suscríbete a mi lista de correo y descarga ahora GRATIS el PDF "Cómo superar el bloqueo".

About the Author

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.

Leave a Comment:

Leave a Comment: