Lo importante no es tener una buena historia sino saber cómo contarla | Clara Tiscar

Lo importante no es tener una buena historia sino saber cómo contarla

By Clara Tiscar | Planificar

Oct 05

Para mí, escribir significa contar historias. Creo que lo importante no es tener una buena historia, sino saber cómo contarla.

Cuéntalo tú que tienes más gracia

¿Te has parado a pensar por qué hay gente que no sabe contar chistes?

Dejando de lado a aquellos que empiezan y no saben cómo termina, creo que el error más habitual es explicar el final antes de tiempo. Si se dan cuenta lo intentan arreglar, te dicen que vuelven a empezar, pero nunca consiguen explicarlo con gracia.

O la típica anécdota que ocurre a varias personas y cuando llega el momento de explicarlo alguien dice: “cuéntalo tú que tienes más gracia”. La historia es la misma, pero cambia en función de quién la explique.

Mejor una mala historia bien contada, que una buena historia mal contada

Yo, si me dan a elegir entre una historia poco original pero muy bien contada y una historia muy original pero contada de forma mediocre, me quedo sin duda con la primera opción.

Porque contarlo mal estropea una buena historia. En cambio, contarlo bien, es suficiente para que quien te lea (o escuche) pase un buen rato aunque la historia no sea nada del otro mundo. Porque lo que interesa es cómo lo cuentas.

Lo que cuentas es lo de menos. Cómo lo cuentas es lo que marca la diferencia.

La GRAN idea no existe

Creo que perdemos demasiado tiempo buscando la GRAN idea. Ya se ha escrito sobre todo. Los temas son limitados, no hay nada que sea absolutamente novedoso.

Además, creo que como espectadoras o lectoras tendemos a buscar siempre la misma historia explicada de forma distinta, con nuevos personajes, en un nuevo entorno; pero la esencia de las historias que nos gustan siempre es la misma.

Quien lee novela romántica, por ejemplo, ha leído mil veces la historia de chica conoce chico, se caen muy mal pero se sienten atraídos el uno por el otro.

¿Cuántas series de televisión hay sobre un grupo de amigos?

Esperamos que nos cuenten lo mismo pero de forma diferente. Queremos que nos sorprenda el descubrimiento del asesino, o que el modo de matar sea infrecuente. Pero queremos muertes y asesinos. La originalidad está en los detalles.

La originalidad depende de ti

He dicho que la GRAN idea no existe porque creo que las ideas se trabajan, se estiran y se moldean. Las ideas se pueden cortar y se pueden injertar. Las puedes poner del revés. Y las puedes mezclar y combinar.

La idea solo es el principio. Lo que la convertirá en una buena historia será cómo desarrollas y diseñas todos los elementos que al final componen la novela. No pierdas tiempo buscando la GRAN idea, hay ideas en todas partes y cualquiera puede ser un buen punto de partida.

Una GRAN idea, además, puede resultar un problema para alguien principiante. Creo que lo mejor es centrarse en ideas sencillas de llevar a cabo con las que puedas practicar.

Saber qué quieres contar te ayuda a contarlo mejor

La magia, espero haberte convencido, no ocurre cuando tienes una buena historia sino cuentas bien esa historia. Cuando, entre todas las formas de contarla, eliges la mejor.

La mejor forma de contar una historia depende de la propia historia y de lo que tú como escritora quieras conseguir. Necesitas contar las historias con intención.

Para mí, pues, es totalmente imprescindible saber qué historia voy a contar y con qué elementos juego para decidir cuál es la mejor forma de contarla.

Qué influye al contar una historia

Estas son algunos de los elementos que afectan al resultado final y, por tanto, a cómo cuentas la historia:

  • En qué orden la cuentas (estructura)
  • El narrador que usarás
  • Los puntos de vista
  • Qué partes de la historia vas a mostrar y qué partes vas a contar
  • Cómo gestionas y entregas la información

Contar bien buenas historias es posible

Una idea da lugar a una buena historia cuando se desarrolla adecuadamente y se diseñan bien sus elementos: personajes, escenario, conflicto.

Una historia se puede contar bien cuando la conoces y pones intención al explicarla.

Escribir buenas historias y contarlas bien requiere una fase de planificación: diseño y estructura.

Sin planificación vas a ciegas porque saber dónde quieres llegar es básico para trazar el camino.

Y cuándo sabes qué historia quieres contar, y decides cómo contarla, es cuando escribes. A escribir bien se aprende escribiendo y releyendo lo que escribes para corregirte.

Pero no olvides que escribir es el último paso. Antes debes conocer tu historia y decidir cómo contarla.

About the Author

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.

Leave a Comment:

Leave a Comment: