Ley de causa efecto o por qué para un escritor la casualidad no existe

By Clara Tiscar | Planificar

¿Quieres escribir novelas y no sabes cómo empezar?


Suscríbete y accede ahora  a las 7 lecciones en vídeo del curso "7 claves antes de empezar a escribir tu novela".


 

Mar 01
causa efecto o acción reacción

¿Crees en las casualidades? Para un escritor la casualidad no existe, no en sus novelas. Las cosas no pasan por casualidad, sino por causalidad. Tiene la culpa la ley de causa efecto. ¿Te lo cuento?

Para los escritores la casualidad no existe

La casualidad debería quedar eliminada directamente de tus historias. Incluso de la forma de explicar las ideas cuando tienes una: “fulanito va por la calle y se encuentra por casualidad un artefacto que proviene de Marte”.

Mal. Las casualidades, repito, no existen. ¿Por qué se lo encuentra Fulanito y no Menganito? Probablemente porque Fulanito es tu protagonista y es el personaje que quieres que se enfrente al conflicto. Tienes tus razones para que sea así. No es casualidad. No hace falta dar explicaciones, pero no es casualidad.

Borra desde ya la palabra casualidad cuando estés en modo escritor. Por última vez, las casualidades no existen.

Escribir es una técnica que funciona gracias a una serie de mecanismos (consigue en el lector el efecto que se propone: estímulo- respuesta). Uno de los mecanismos más básicos de la escritura es que todo pasa por algo y que todo tiene consecuencias.

¿Qué es la ley de causa – efecto?

También es conocido como efecto Boomerang o el principio de Acción reacción , la ley de causa efecto dicta que todo ocurre por alguna razón, tiene un origen, y que siempre hay una consecuencia posterior. Es decir: todo ocurre por algo y siempre hay una reacción posterior.

Cuando un personaje toma una decisión lo hace empujado por una acción previa; la necesidad de conseguir un objetivo o de enfrentarse a un conflicto. Un conflicto es la causa y lo que hace, o no hace, el personaje es la consecuencia.

Una misma causa puede llevar a varias consecuencias diferentes, dependerá de la situación, del personaje, o simplemente, del escritor.

Es imprescindible tener en cuenta que cada uno de los pequeños actos de cada personaje debe tener una consecuencia, y que cada uno de esos pequeños actos es una respuesta a un acto o un estímulo previo.

Dicho de otra forma: todas las acciones están encadenadas.

Acción – reacción

Los personajes funcionan a base de acciones y reacciones: hacen algo y como han hecho esto y no otra cosa, tienen una consecuencia. Esta consecuencia les obliga a actuar de nuevo.

Toda acción conlleva una reacción y toda reacción es la respuesta a una acción previa.

La mejor (única) forma de escribir es pensando qué consecuencias tienen las acciones de tus personajes y cómo reaccionarán ante esas consecuencias.

Estímulo y respuesta

La ley de la acción-reacción se aprecia en cada pequeño pulso de tu historia. El principio es estímulo-respuesta establece que todos los estímulos tienen que tener una respuesta y, a su vez, todas las respuestas provienen de un estímulo.

Incluso en los diálogos más cortos tienes que plantearte cuál es el estímulo de tu personaje y qué reacción tiene. Un personaje lanza una frase de diálogo, que es el estímulo para que el otro responda. Dependiendo del estímulo (y del personaje) la respuesta será diferente.

Por tanto siempre tiene que haber un estímulo previo para que nuestros personajes puedan reaccionar o responder.

Las reacciones también tienen sus fases, en un primer lugar conectamos con los instintos y después analizamos la situación con mayor frialdad. A tus personajes también les pasa y sus reacciones tienen son instintivas de buenas a primeras para después pasar a ser reacciones planificadas. Ambas deben tener consecuencias para el personaje.

Si tienes esto en cuenta ya tienes una gran parte del trabajo hecho, si quieres que tus historias tengan ritmo; llámale efecto Boomerang, ley de causa-efecto o principio de acción reacción, pero no te olvides ello. Nada pasa porque sí. Y nada de lo que pasa debe quedar sin consecuencias.

About the Author

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.

Leave a Comment:

(12) comments

[…] qué viene después de una acción? Una reacción. Las secuelas son las unidades mínimas de reacción en una […]

Reply

[…] tienes que conocer a fondo a tus personajes. Saber qué piensan y cómo actúan. Tener en cuenta la ley de causa efectoy tener claro qué información quieres proporcionar al lector sin que el personaje la […]

Reply

[…] tienes que conocer a fondo a tus personajes. Saber qué piensan y cómo actúan. Tener en cuenta la ley de causa efectoy tener claro qué información quieres proporcionar al lector sin que el personaje la […]

Reply
Saít Rodríguez 7 Abril, 2017

Estoy escribiendo mi primer novela. Te encontré en el mejor momento. Justo cuando más perdido me sentía. Gracias, Clara.

Reply
José Ramón 4 Marzo, 2017

Claro, conciso y sin rodeos. Si cuando escribimos pensamos como lectores, tal vez estas cosas nos “rechinen” y huyamos de ellas-

En todo caso, yo soy un lector de toda la vida, pero hace poco que me pasé “al lado oscuro”. De modo que tengo aún mucho que aprender.

¡Gracias por los consejos Clara!

Reply
    Clara Tiscar 6 Marzo, 2017

    Hola José Ramón, cuando hemos leído mucho ya tenemos una gran parte del camino hecho.

    Reply
Inés 3 Marzo, 2017

¡Que buen artículo!
Es algo que en ocasiones hace falta que te recuerden.
Yo, desde luego, estoy harta de encontrarme ese tipo de libros cuyo argumento se basa en una casualidad detrás de otra. ¡Molesta muchísimo porque parece que los personajes en ningún momento tomen conciencia de nada ni tomen las riendas de su vida y decidan “alguna cosa” sin la ayuda de nuestro querido “destino”!
Así que si, totalmente de acuerdo con todo lo que has dicho.

Aprovecho para darte la enhorabuena, por todo en general. Llevo un tiempo leyéndote y me encantan todos tus artículos, pero creo que es la primera vez que decido comentar uno de ellos. Este ha sido el elegido, porque ya digo que es especialmente acertado.

Muchas gracias por el tiempo que te tomas en este blog y en todos tus lectores, Clara. ¡Un saludito muy grande!

Reply
Ana Cecilia 2 Marzo, 2017

Hola Clara, me encantan tus artículos te cuento que todavía no me animo a plasmar con palabras todo lo que tengo dando vueltas en mi cabeza, cuando leo tus mails repaso en mi mente a ver si lo que he imaginado esta bien o debo agregar o quitar algo ja ja!!! Y como dices nada debe suceder por casualidad, es emocionante imaginar cómo reaccionarán los personajes a cierta situación. Saludos

Reply
    Clara Tiscar 6 Marzo, 2017

    Gracias Ana! Sí que es emocionante y, a veces, sorprendente.

    Reply
Daniel 1 Marzo, 2017

A mí la idea del Destino ( así en mayúsculas ) siempre me ha parecido muy interesante. Es delgada la línea que separa la casualidad del destino.
Dejando eso aparte, cierto es que en una historia debe haber cierta coherencia para no tener que recurrir al temido Deus ex machina…
Interesante artículo, Clara.

Reply
    Clara Tiscar 1 Marzo, 2017

    Sí Daniel, muy fina; a mí también me resulta una idea interesante el Destino. Yo creo que sí existen las casualidades en la vida (por lo menos yo no siempre soy capaz de encontrar las causas de ciertas casualidades, a no ser que sea cosa del destino), pero en la novela, todo tiene que estar encadenado y bien atado.

    Reply
Add Your Reply

Leave a Comment: