Las tres fases de escritura de un libro | Clara Tiscar

Las tres fases de escritura de un libro

By Clara Tiscar | Planificar

Mar 15

¿Cómo se escribe un libro o una novela? Hay quien cree que se tata de tener una idea, empezar a teclear y no parar hasta poder escribir “fin”. Es muy difícil escribir una novela así. Y más si nunca has escrito una antes. Lo ideal es escribir tus libros diferenciando las distintas etapas de trabajo o fases de escritura. De este modo, en cada una de ellas, te pones un sombrero diferente y actúas conforme al personaje al que representas.

Cuáles son las tres fases de escritura de un libro

1. Planificación, diseño, estructura

Esta es la fase previa a la escritura. Vas a escribir mucho pero nada que después vayan a leer tus lectoras.

En esta fase tienes que diseñar la historia que vas a contar, trabajar los personajes, crear una escaleta de tu novela…

La planificación es un paso imprescindible y aunque hay muchas escritoras que dicen no planificar nada, en realidad lo hacen cuando piensan en la historia que quieren contar, en los personajes, en las tramas secundarias…

Hay quien prefiere descubrir la historia a medida que va escribiendo. Yo lo desaconsejo totalmente, puesto que para contar bien una historia primero tienes que conocerla. Solo cuando tengas toda la información será cuando puedas decidir cómo la usas, o cómo cuentas la historia a tus lectoras.

Yo recomiendo hacer una planificación exhaustiva, si eres de las que lo ve como una pérdida de tiempo, lee este artículo en el que respondo a objeciones habituales a la planificación.

El objetivo, cuando yo planifico, es obtener una escaleta completa de mi novela. Una lista con todas las escenas que tengo que escribir. Después, trabajo con fichas de escenas para tener claro que todas cumplen su función y qué es lo que tengo que escribir en ellas o qué narrador y punto de vista usaré. Elegir narradores es mucho más fácil cuando tienes una vista panorámica de tu novela.

La fase de planificación se divide en dos etapas, que puedes ir alternando:

  • creatividad
  • analítica.

Usarás la creatividad para tener ideas y la analítica para conectarlas, organizarlas y ver si funcionan.

2. Escritura

Escribir requiere áreas del cerebro distintas a las que usas cuando estás en fase creativa o cuando estás en fase analítica; ambos aspectos los trabajarás en la fase de planificación.

En la fase de escritura es cuando por fin puedes narrar todo aquello en lo que llevas semanas, o meses, trabajando. Si has planificado bien, mientras escribes no tendrás ningún bloqueo. Irás descubriendo detalles nuevos a medida que escribes y, aunque pareciera que lo tenías todo diseñado, conocerás más a fondo a tus personajes por lo que la historia acabará de redondearse. Podrás encajar sin problemas los nuevos detalles que vas descubriendo gracias al trabajo de planificación previo.

La fase de escritura también tiene dos etapas:

  1. escritura
  2. reescritura

A mí me gusta escribir sin frenarme, sin que nada me detenga, ni las faltas de ortografía ni nada. Se trata de escribir todas esas escenas que has diseñado en tu escaleta. Si lo has hecho bien, te morirás por escribirlas porque las conocerás a fondo.

La reescritura empieza cuando ha terminado la escritura. Ya tienes el manuscrito completo y todos los detalles que te faltaban durante la planificación.

Es el momento de entrar en fase analítica y reescribir o editar el texto de tu novela. En esta etapa no me preocupo (mucho) de la ortografía, sí de la puntuación, de las palabras o de la estructura de las frases.

Lo que busco durante la reescritura es mejorar mis frases, mis diálogos, descripciones… Como planifico bastante a fondo, generalmente no tengo que tocar mucho (o nada) de estructura pero si tengo que hacerlo, esta es la fase.

Reorganiza las escenas y haz los cambios necesarios para que todo encaje de nuevo.

Cierro la fase de escritura cuando el manuscrito me deja (bastante) satisfecha, cuando leo las escenas y me parece que tienen buen ritmo, que los diálogos son buenos y que las descripciones son precisas.

Una vez lo he reescrito todo suelo comprobar escena por escena que cumple una función, que tiene el efecto que deseaba o que no quedan cabos sueltos.

Fase 3: corrección

Lo ideal es dejar pasar un tiempo entre la escritura y la corrección.

Yo no recomiendo corregir mientras se escribe por varias razones:

  • Ralentiza mucho el ritmo de escritura (y tampoco garantiza que no se te escape nada, por la falta de perspectiva).
  • Si corriges, nunca entrarás en el flujo de escritura, que es con lo que disfrutas escribiendo, cuando fluye y no puedes parar.
  • Porque está pendiente de una reescritura y aquello que corriges ahora puedes necesitar borrarlo después, por lo que sería un tiempo perdido para nada.

La corrección siempre es mejor que la haga una profesional, yo soy escritora no filologa, por lo que se me escaparán muchas cosas. Y además está el problema de no ver nuestros propios errores.

A pesar de ello, siempre corrijo mis novelas antes de mandarlas a la correctora o a mis lectoras cero. Me fijo en la ortografía, pero sobre todo en la puntuación porque mi correctora no revisa el estilo y yo no quiero que alguien me cambie las comas sin preguntarme. Cuando las pongo sé por qué las he puesto.

Lo mejor para corregir es dejar pasar suficiente tiempo como para que lo que lees te suene a nuevo. A mí, aunque cansa bastante, me gusta corregir en voz alta

Por qué separar la escritura en fases

Para trabajar mejor cada una de ellas

Porque cada una de las fases requiere un tipo de atención diferente, un trabajo distinto y se activan diferentes áreas del cerebro para llevarlas a cabo.

Lo mejor es activar solo una de estas áreas y concentrarte para hacer esa tarea de la mejor forma posible.

El área del cerebro que usamos para corregir no es la misma que usamos para tener ideas y si estás corrigiendo lo mejor es concentrarse en eso y no perderse en ideas nuevas.

Separando las tres fases de escritura puedes trabajar cada una de ellas mucho mejor.

Para ser más productiva

Porque podrías estar trabajando en tres proyectos a la vez, cada uno en una fase diferente.

Si dedicaras tu jornada de trabajo completa a escribir novelas, o libros de no ficción, al final del día podrías acabar quemada o muy cansada si has trabajado solo en una de las fases.

Si una de las fases te resulta mucho más cansada que las otras, puedes dedicarle un tiempo más corto para compensar. O si prefieres ser creativa a primera hora, puedes dedicar las últimas del día a corregir.

Separar la escritura del libro por fases te permite conocer tus ritmos de trabajo y tus límites, de modo que puedes organizarte para ser mucho más productiva sin agotarte o quemarte.

Corregir, por ejemplo, es algo pesado. A veces tendemos a cansarnos y a querer terminar antes de tiempo. Si corregir es pesado imagínatelo hacerlo 8 horas seguidas. Sin embargo, si solo son dos, lo afrontarás mejor y aprovecharás el resto del día para avanzar el otros proyectos.

Para ganar perspectiva

Si trabajas por fases, tendrás que terminar la primera antes de pasar a la segunda y terminar la segunda antes de pasar a la primera. Para cuando empieces a corregir ya hará muchos días que lo escribiste y la distancia del tiempo jugará a tu favor.

Para no caer en la monotonía

Hacer todo el día un mismo trabajo se convierte en monótono y eso hace que acabes prestando menos atención. A mí, me gusta trabajar en varios proyectos a la vez para poder dedicar una parte de mi tiempo a cada uno de los proyectos, que están en fases diferentes. Así, una parte de mi día lo dedico a planificar y estructurar (ficción o no ficción), otra parte de mi jornada la dedico a escribir (la más larga) y dedico cada día un rato a corregir o editar lo que ya tengo escrito.

¿Y tú? Cómo escribes, ¿separas las escritura en fases o te lanzas a escribir y a ver a dónde llegas?

About the Author

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.

Leave a Comment:

(6) comments

susana 19 junio, 2018

hola Clara, es en sumo interesante lo que estoy agendando de todo lo que recibo en mi correo.
Te agradezco mucho esta gentileza tuya.
Experimento desde algún tiempo en talleres, pero lo hago más para confraternizar con gente afín, que por lo que me enseñan.
Aunque siempre aportan algo positivo, pero no me dan las claves como lo haces vos.
Un abrazo muy fuerte desde Villa de Merlo, San Luis. ARGENTINA

Reply
    Clara Tiscar 22 junio, 2018

    Hola Susana, una gran forma de conocer a otras personas con el mismo interés que tú es yendo a talleres. Es importante rodearse de gente que quiere lo mismo que tú, así que me parece una práctica ideal. ¡Gracias por comentarlo y animar a otros a que hagan lo mismo!

    Reply
José María 19 marzo, 2018

Hola Clara,

Me está ayudando mucho escuchar tus consejos y que compartas tu experiencia en el módulo 1 y 2.

Esta tarde, por fin, y eso que solo es el principio, he escrito el argumento (logline) de una de las diez ideas que me recomendaste escribir. Es una que tiene fuerza y creo que voy a tirar p’alante. Ya te contaré.
Un abrazo y gracias

Reply
Mar 15 marzo, 2018

Hola
Me ha gustado mucho esta entrada. Me parece muy Clara, Tiscar, y acertada. Gracias.

Yo sólo he escrito una no ela corta y me ayudó mucho trabajar con un listado de ideas de capítulos y luego guardar cada capítulo en una carpeta individual del ordenador. También ponerme unos plazos de escritura y separar la revisión de la escritura.
Es cierto que no trabajé la estructura previamente porque cada capítulo funcionaba como una comedia de situación.
También es cierto que si hubiera pensado en.la estructura incluso en la cronología de los capítulos, quizá me hubiera sido más fácil llegar a la historia final.
Un saludo
Mar

Reply
    Clara Tiscar 16 marzo, 2018

    Hola Mar! Tiene buena pinta esto que cuentas de tu novela!

    Reply
Add Your Reply

Leave a Comment: