Las grandes decisiones las tomo mojada

By Clara Tiscar | Superar el bloqueo

¿Quieres escribir novelas y no sabes cómo empezar?


Suscríbete y accede ahora  a las 7 lecciones en vídeo del curso "7 claves antes de empezar a escribir tu novela".


 

Mar 20
cómo fluyen las ideas

Es común que las buenas ideas a muchas personas se les ocurran en la ducha. A mi también me pasa, pero lo mío con el agua va un poco más allá y cuando necesito desbloquear las ideas tengo que ir a la piscina. Siempre hago broma diciendo que las grandes decisiones las tomo mojada.

Pensaba que era algo que me pasaba sólo a mi, lo de la piscina. O lo de ir en moto y al sentir el viento en la cara resolver problemas. Pero no, parece que es algo común y que le pasa a más gente.

Hace unos cinco meses tuve una clase con David Picó. Casualmente yo venía casi directa de la piscina. Estaba algo atascada, mi protagonista tenía un obstáculo que superar y mis soluciones eran demasiado vulgares. Me fui a la piscina. Nadar es algo que  me pide el cuerpo cuando tengo una decisión importante que tomar.

Al salir de la piscina, repaso mi problema y… ¡bum! ahí está la solución. Si es que no ha llegado antes de forma repentina haciendo que pierda la cuenta de las piscinas que he nadado.

La clase de David era sobre el proceso creativo. Casi lo primero que nos dijo fue que hay elementos que ayudan a que fluyan las ideas: el agua, la velocidad…

No pude dejar de agradecerle al final de la clase, que me hubiera hecho sentir tan normal.

Cuando alguien te habla de creatividad, te habla de tormentas de ideas, de mapas mentales, de pensamiento lateral, de provocación… procesos en los que tienes que esforzarte y pensar. En todos estos años nadie había hecho mención a unir agua y el no pensar para ser creativo y ya empezaba a sentirme demasiado rara. No nos engañemos, en mi entorno habitual la gente no piensa como yo. Y por pensar no me refiero a qué pienso sino a cómo lo hago.

Procesos que ayudan a la creatividad

Si tienes un problema y buscas una solución ya habrás oído eso de “consúltalo con la almohada”. La sabiduría popular ya entiende que tienes que dejar de presionar las ideas para que puedan fluir con naturalidad.

No obstante esto es algo que no se puede permitir una persona que vive de su creatividad. Escribir implica tener ideas cada día. Y no me refiero a ideas súper importantes: un nuevo argumento para una novela, un formato de televisión… No, me refiero a que tu protagonista tiene que solventar problemas y tu creatividad será la que decida cómo los solventa, tienes que escribir un monólogo con 10 chistes, cinco artículos para otros tantos blogs sobre temáticas muy distintas… Como comprenderás en esos momentos no puedes irte a la piscina y dejar que las ideas fluyan.

La creatividad, la generación de ideas, tiene sus procesos. Cuanto más los practicas menos tienes que practicarlos. Es decir, surgen de forma natural. Tienes que pensar varias opciones y no te dices a ti mismo: voy a hacer una tormenta de ideas, no. Simplemente la haces, surge de forma natural.

Ya habrá momento de hablar sobre otros procesos creativos en algún otro artículo, hoy me quiero centrar en el agua y en las razones de que funcione.

Cuando usamos algún tipo de proceso creativo, suelen surgir ideas, a veces nos valen pero otras veces no son lo suficientemente buenas o no son lo que queríamos. Y entonces le damos vueltas y más vueltas, para llegar siempre al mismo sitio. Nada nuevo que anotar.

Cuando pensamos, concentrados en pensar, a menudo entramos en una especie de bucle donde unas ideas presionan más que otras y, por decirlo de algún modo, tapan la salida al resto. Parece que no hay más.

Cuando yo llego a este punto pongo en marcha lo que llamo:

El pensamiento automático

El cerebro es como un ordenador. O tal vez sea al revés y el ordenador, de forma lógica, funciona como el cerebro que lo crea. El cerebro procesa una gran cantidad de información. Tanta, que en realidad no la procesa toda. Para no colgarse, lo que hace es seleccionar la información que considera importante en cada momento y es la que analiza. Además, para no tener que analizar siempre toda la información, el cerebro programa sus “macros” para poder ejecutar ciertas cosas sin procesar información y conseguir un rendimiento mejor.

cómo fluyen las ideas
Como un ordenador, el cerebro tiene una serie de funciones en primer plano y una serie de funciones en segundo plano. Así que nuestro cerebro puede pensar en, como mínimo, dos planos distintos.

Todos somos conscientes de ello cuando estamos hablando con alguien y de repente nos viene una cosa a la cabeza que no tiene nada que ver. Algo que tenías que recordar y al cerebro le da por avisarte en ese momento inoportuno. A saber qué hacía el cerebro en segundo o tercer plano o qué información que no percibes en primer plano está analizando.

Yo soy muy consciente de que mi cerebro funciona así, que tiene varios planos de actuación y que pienso en unas cosas en primer plano mientras que hay otras, por detrás que también están pero que no controlo tanto o no las controlo nada.

Así que, desde hace años, cuando tengo un problema que quiero resolver de un modo mejor al que se me ha ocurrido tras pensar mucho, lo dejo para el pensamiento automático.

Y funciona. En serio. Se trata de tener claro el enunciado del problema. Lo piensas mentalmente por última vez y te olvidas de ello.

En algún momento, nunca sabes cuando, la solución a tu problema llegará a primer plano e interrumpirá el resto de pensamientos.

Lo que pasa es que no siempre te puedes permitir el lujo de darle al cerebro un tiempo indefinido y necesitas una solución para cuánto antes mejor. Entonces es cuando entra en juego la piscina.

Cuando quieres nadar 80 piscinas no lo haces de cualquier manera. Tienes que controlar la respiración y el movimiento de todo el cuerpo, para que el ritmo sea constante y distribuyas el esfuerzo y la energía de forma que puedas llegar hasta el final. Así que el cerebro está concentrado en eso. Y en mi caso en contar piscinas, que siempre me descuento. Desconectas, quieras o no, de todos tus pensamientos y ahí es donde fluyen libremente ya que no hay nada que los presione.

Si consigues nadar a un buen ritmo, sin sentir cansancio, simplemente deslizándote en el agua, el pensamiento va igual de fluido.

Quien dice piscina, dice running, bici, moto… Se trata de concentrar el cerebro en otra cosa que no sean los pensamientos y dejar que fluya y se influya por el elemento fluido en el que nos movemos. Y así, es como surgen de verdad las buenas ideas. Pruébalo y me cuentas.

About the Author

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.

Leave a Comment:

(14) comments

[…] es algo totalmente necesario. Además, cuando no le damos vueltas a una idea de forma consciente, nuestro subconsciente sigue trabajando en ella, sin presiones ni censuras. Es la mejor forma de desarrollar ideas, y Hemingway, aficionado a la […]

Reply
ELISA 20 Marzo, 2017

¡Ufff! me he sentido tan identificada. Lo que ocurre que a mí me pasa en mi mar Mediterráneo. El problema son aquellos meses en los que no me puedo sumergir en sus aguas y sentir su inmensidad, su silencio. Entonces, bajo a la playa, descalzo los pies y dejo que la brisa del invierno me empape la cara.
Y no sabía cuál era la razón, pero es cierto que siempre mi llama interior comienza a funcionar.
Gracias Clara.

Reply
Leticia 2 Marzo, 2017

Pues si!!!! a mi me ocurre mucho y mi solución es casi siempre el salir a caminar y si puede ser cerca de la noche o al amanecer, mejor. A veces, solo basta con el primer golpe de aire en la cara y las ideas ya empiezan a fluir. Cada día acciono mas consciente de ello y, por ende, me pongo en acción mas rápido. Gracias por la recomendación Clara!!!

Reply
xesca 17 Enero, 2017

Muy buen articulo, yo también dejo de sentirme rara despues de leerlo, a mi me sucede con la meditación y andando. tienes razón las ideas aparecen cuando no piensas en nada y estas concentrado solo en lo que haces en ese momento. felicidades

Reply
    Clara Tiscar 18 Enero, 2017

    ¿A que es genial descubrir el mecanismo? Cuando sabes cómo usarlo, puedes hacerlo siempre que quieras. Gracias a ti, Xesca!

    Reply
Noelia 14 Enero, 2017

No sé si lo que me pasa a mí es lo mismo pero creo que te entiendo. En mi caso, sin embargo, necesito tener un segundo plano para que las ideas se desarrollen en el primero. Me explico: cuando voy en autobús, preferiblemente sola, con los auriculares y un poco aislada, pongo una música cualquiera que sirva como fondo de la función y las escenas salen en mi cabeza como si estuviese jugando con muñecas. Creo que en mi mente se forma una especie de burbuja que me permite concentrarme y “dejar que fluya” como tú bien dices.

Ahora estoy sacándome el carnet de conducir y temo perder esos momentos… jajaja. Espero que eso no me pase.

Reply
    Clara Tiscar 17 Enero, 2017

    Qué buena descripción, Noelia.
    Pues me temo que, sobre todo al principio, no podrás hacerlo. Recuerdo cuando era incapaz de cambiar de marcha y girar el volante a la vez ;D
    Pero después se automatiza y en ciertos recorridos sí puedes dejar volar un poco la imaginación. Hay quien escucha la radio mientras conduce y hay quien planifica una novela, sin dejar de prestar atención, claro.

    Reply
Lorena 26 Octubre, 2016

Hola Clara. Te acabo de descubrir!! y me gusta mucho lo que explicás de una manera muy comprensible, parecen mis propios pensamientos. Estoy totalmente de acuerdo con esto de dejar fluir. Te felicito por tu pagina y seguramente te estaré leyendo con frecuencia. Un saludo!

Reply
    Clara Tiscar 28 Octubre, 2016

    ¡Gracias Lorena! Por fin me siento comprendida… en mi entorno inmediato cuando hablaba de estas cosas (ya no lo hago) me miran raro. 😀

    Reply

[…] Permite que tu mente trabaje en segundo plano […]

Reply

[…] agua, los elementos fluidos ayudan mucho a la creatividad. Juanjo lo cambia por caminar, a mí también me funciona muy bien, […]

Reply

[…] el deporte es bueno por un montón de razones… Relacionadas con la escritura, pues para dar paso a la creatividad, por […]

Reply
Add Your Reply

Leave a Comment: