4 pasos para aprender cualquier cosa

La ley del perfeccionamiento

Leer y escribir son de las primeras cosas que aprendemos. Pero escribir (bien) es muy difícil. A pesar de eso hay escritores que publican su primera novela sin haber escrito absolutamente nada antes. ¿Saldrías a correr una maratón sin haber entrenado para ello?

Este artículo va dirigido a los escritores temerarios que creen que no tienen nada que aprender. No es para los que temen al folio en blanco o se sienten demasiado exigentes. Es para los que no conocen el perfeccionamiento o creen que ellos ya son perfectos de serie. Es para todos aquellos que han escrito, o pretenden escribir, su primera novela y autopublicarla directamente. Para vosotros, escritores kamikazes.

Una primera novela se escribe para aprender, no para publicar.

He leído muy buenas novelas escritas por autores que no habían publicado nada antes. Es difícil juzgar, en este sentido, la primera obra publicada de un autor novel, porque no sabes cuánto ha escrito, y desechado, antes. Pero todas las primeras novelas (reales) que he leído tenían muchas cosas a mejorar. Algunas (pocas) estaban muy bien y con algunos ajustes hubieran brillado mucho más. Otras eran imposibles. Hay casos en los que creo que no es la novela lo que hay que arreglar, o corregir, sino al autor.

Antes de escribir debes aprender a redactar

Escribir es poner una letra detrás de otra para formar palabras. Redactar es organizar esas palabras para dar forma a un relato o comunicar algo. Escribir sin faltas de ortografía, cumplir unas mínimas normas gramaticales (a todos los escritores se nos escapan cosas, no somos filólogos). Pero ante todo debes ser capaces de estructurar un texto y de comunicar sus ideas. Si el autor no sabe comunicar en un texto corto, no puede liarse con uno largo.

Escribir una novela debería ser el resultado de un trabajo previo

No es que tirarte a la piscina y empezar con una novela sea una mala forma de aprender a escribir. El problema es creer, que si la terminas, ya lo has aprendido todo, que lo más difícil ya está hecho. Y sí, no todos los que quieren escribir son capaces de empezar y terminar una novela, pero lo más difícil es aceptar que te queda mucho por aprender, y aprenderlo. Y cuidado, porque la gente que te quiere a veces te dirá que está muy bien, que valoran tu esfuerzo, que ellos no serían capaces de hacerlo. Pero eso no convierte tu obra en algo bueno. Lo siento, pero no.

(Casi) todos (en el primer mundo) sabemos escribir y leer, pero eso no nos convierte, ni nos convertirá jamás en escritores. Todos sabemos de números, muchos son capaces de gestionar con éxito presupuestos limitadísimos, lo hacen mes a mes en su casa, y no por ello se sienten capacitados a buscar trabajo como contable, o economista.

Escribir es un aprendizaje

Escribir es un aprendizaje y, como en todo aprendizaje, lo primero es saber cómo se hace, después practicar, corregir y mejorar con cada nuevo intento. Si solo se practica sin buscar la corrección el resultado no será el mismo, nunca será tan bueno.

Los bailarines entrenan frente a un espejo. Aunque no haya un profesor corrigiéndoles ellos son capaces de ver sus defectos reflejados. Y repiten, repiten, repiten, hasta que creen que les sale bien.

practicar para pereccionar

Y volviendo a las novelas los hay que redactan muy bien y que tienen una idea bien trabajada, pero se nota que se ha escrito del tirón, tal como aparecían las ideas. Son buenas primeras novelas, pero al autor le falta picardía e intención (recursos narrativos y estructura). Como a los niños. Y si no son capaces de leer su obra con sentido crítico, y nadie les avisa, la siguiente será igual. No digo mala, pero no será mejor. Siempre tenemos que tener como objetivo mejorar. Perfeccionar.

Escribir una novela no empieza, ni termina, con la escritura de sus páginas o capítulos.

¿Y el talento?

El talento parece una excusa perfecta para no atrevernos con unas cosas y creer que ya lo sabemos todo en otras.

Podríamos decir que mi talento no es dibujar. Descubres de niña si tienes o no talento para dibujar. Y a mí me pilló liada con otras cosas: nadando, leyendo o escribiendo. Simplemente nunca dibujé. Cuando a lo largo de la vida he tenido que enfrentarme a hacer dibujos, lo hacía sabiendo que no iba a quedar bien, salía del paso, y me decía a mí misma que el dibujo artístico no es lo mío. Tuve que dibujar storyboards cuando estudiaba audiovisuales y fue una tortura. Terrible.

No obstante, siempre he pensado que el talento no lo es todo. El talento es un buen punto de partida y te puede dar cierta ventaja. Si fuera una carrera el que tiene talento empezaría más cerca de la meta que el resto.

Pero eso no garantiza ganar la carrera. Seguro que de pequeño te contaron la fábula de la liebre y la tortuga. Pues eso.

Como decía antes creo que todo en esta vida requiere un aprendizaje y que se trata de:

Ley del perfeccionamiento

1

Teoría

Saber cómo hacerlo (si no lo descubres solo, alguien tiene que enseñarte)

2

Práctica

Probar, ensayar, practicar, entrenar… Llámale X.

3

Corrección

Corregir, revisar, pulir…

Siempre hay errores. Siempre.

4

Perfeccionamiento

Seguir ensayando con las correcciones aplicadas hasta la perfección y en bucle permanente, es decir: buscando nuevos errores que perfeccionar.

Así que he decidido que voy a aprender a dibujar. Da igual si tengo o no tengo talento. Le pienso meter horas, dedicación y ojo crítico para ser capaz de dibujar lo que quiera. ¿Cuándo lo conseguiré? Ni idea. Pero cada vez lo haré mejor y, si me esfuerzo, sé que aprenderé. Siempre habrá gente con más talento que yo y que no solo me llevarán ventaja por eso, sino porque habrán practicado muchas más hora que yo. Pero igual que sé que se puede escribir dignamente sin talento y mucha práctica, podré dibujar si descubro, o me cuentan, cómo se hace, Si practico, corrijo y prefecciono. No hay más.

Hace unos días dibujé un ojo. Busqué un vídeo en Youtube y este es el resultado:

Alguien me dijo “Uala, ¡qué realista! Te ha quedado súper bien. Yo soy incapaz de hacer eso”.

Pero no está bien. Para empezar, ¿qué ojo tiene esa forma? Es como un triángulo. Si lo miras rápido quizá da el pego, pero los ojos no tienen esta forma. Y tiene demasiadas pestañas, justo ahí en el vértice del triángulo. ¿Y la pupila? Está muy arriba. No, no está muy bien. Ni siquiera está bien. Es un ojo delta barrigón.

Sí, es la primera vez que dibujo un ojo, y si hace dos semanas me enseñan ese dibujo te hubiera dicho que yo era incapaz de hacerlo. Pero lo hice. Y eso no me convierte en dibujante, ni en artista, ni siquiera convierte a ese ojo en un ojo bien dibujado. Por mucho que el resultado sea mejor que lo que yo misma esperaba (lo copié paso a paso y aún y así no quedó bien) y mucho mejor que lo que la persona que lo vio cree que es capaz de hacer.

Si no corrijo ese ojo y no lo dibujo bien, no habré aprendido nada. Bueno, algo sí: por primera vez en mi vida he intentado sombrear, borrar, difuminar…

Pues con la escritura pasa exactamente lo mismo.

El trabajo es lo que te hará llegar lejos

Pero sin la crítica y el perfeccionamiento, te quedarás a medio camino.

¿Has visto a algún bailarín que no ensaye? O a un pianista que no vuelva locos a sus vecinos practicando todo el día la misma melodía… O un futbolista que no le haya dado miles de toques al balón cada día durante toda su vida…

El talento hay que demostrarlo, no basta con creérselo. Talento sin trabajo no sirve de nada.

Para hacer algo bien tienes que practicar mucho. Yo no sé si 10.000 horas, pero tienes que practicar. Me parece muy aventurado creer que por haber escrito una novela ya no tienes que aprender nada.

El talento tiene que cultivarse.

¿Y los que temen no tener talento?

El miedo no sirve de nada, conviértelo en respeto y trata de hacer lo que haces de la mejor forma posible, sé exigente contigo mismo y busca siempre la forma de mejorar lo que haces. No hay que creer que nunca podrás hacerlo bien, ni tampoco que por haberlo hecho ( y que otros te digan uala muy bien yo no soy capaz de hacerlo) no tienes nada que mejorar.

¿Eres de los que tienen (mucho) talento y con eso tienen suficiente?

Sí, sabes (crees) crees que eres la bomba, pues imagínate si fueras capaz de aprender de tus errores y no volverlos a cometer… Sé que por dentro piensas que tú no, pero sí. Todos, y más con una primera novela, que es de lo que estamos hablando, podemos hacerlo mejor. Para los cristianos creen que la soberbia es uno de los pecados capitales, mi religión es la la ley del perfeccionamiento, y ese pecado también lo comparto también del escritor.

Hay quien dice que no deberías publicar una novela sin haber vivido lo suficiente, no estoy de acuerdo en eso, aunque está claro que la experiencia vital aporta muchas cosas… Lo que nunca deberías es publicar una novela sin haber escrito antes lo suficiente.

Autopublicar hoy en día es muy fácil. Yo lo recomiendo, es una experiencia fantástica, pero no sin haber escrito mucho antes, y, por supuesto, sin olvidar la ley de perfeccionamiento.

Click Here to Leave a Comment Below

Autopublicar no es un fracaso, es una opción | Novelas y guiones - 19 enero, 2017

[…] Pero, en general, aunque muchas primeras obras autopublicadas tengan mucho por mejorar, si el autor tiene ganas, podrá hacerlo gracias a las críticas que recibirá de su novela, algunas muy duras. Las críticas, precisamente las duras, serán lo que llevarán al siguiente nivel. […]

Reply
Elisa - 12 diciembre, 2016

Me encantan tus artículos, yo soy de las que tienen muchos miedos.

Reply
    Clara Tiscar - 22 diciembre, 2016

    ¡Pues a por ellos, Elisa! Uno a uno. Analízalos y a ver de dónde vienen. Mi experiencia me dice que un miedo suele disfrazarse, y hablar en realidad de otra cosa, así que hay que encontrar el origen y trabajarlo. De todos modos creo cierta inseguridad o miedo es sano, llámale respeto si quieres, pero no podemos ser kamikazes.

    Reply
Marina - 11 diciembre, 2016

¡Excelente, Clara! Me sentí muy identificada. Ese fue el proceso que yo fui haciendo, aunque en mi caso fue por fuerza mayor: no sólo era costoso publicar, sino que además era muy pequeña cuando terminé de escribir mi primera novela. Pasé por esa euforia de creer que era increíble y me alentaban los comentarios de mis allegados, que opinaban un poco por cariño, otro poco por la impresión (yo tenía doce años).
Finalmente, sí publiqué esa primera novela, pero veinte años después de haberla escrito, tras tres correcciones (una, con la ayuda de una experimentada novelista) y otras cuantas novelas que escribí entre tanto. En definitiva, es la misma historia, pero contada de otra manera, con personajes mejor trabajados, más maduros, y mucho mejor intrincada.
¡Te mando un gran saludo y muchas gracias por tus consejos!

Reply
    Clara Tiscar - 22 diciembre, 2016

    ¡Wow Marina! Una novela acabada a los doce años. Yo casi no tengo nada de aquella época… No teníamos ordenadores y todo lo escribía a mano o a máquina y se ha perdido gran parte de ello. De todos modos no creo que hubiera nada aprovechable. Yo publiqué mi primera novela casi 10 años después de escribirla. La respeté bastante pero hoy lo cambiaría casi todo.

    Reply
Francesc Vergés - 10 diciembre, 2016

Te recomiendo el ensayo titulado obra abierta de Umberto Eco y también

el lenguaje y el entendimiento de Noam Chomsky

Hay otros ensayos, no obste, te recomiendo estos y estoy de acuerdo con lo que dices

Reply
    Clara Tiscar - 10 diciembre, 2016

    Gràcies Francesc!
    La verdad es que Chomsky es uno de mis referentes (en ideología diría que mi GRAN referente) desde que lo descubrí hace 20 añis cuando yo estudiaba filología… El de Umberto Eco no lo conozco, pero lo buscaré y lo leeré. ¡Gracias!

    Reply
Norma - 10 diciembre, 2016

Me encantan tus consejos. Voy a escribir… Quiero mi novela, no sé por donde empezar. Se que llegará mi momento.

Reply
    Clara Tiscar - 10 diciembre, 2016

    Poco a poco. Antes de correr empezamos a andar. Creo que es mejor ir paso a paso y dominar la técnica antes de ir demasiado rápido y no aprender nada…Claro que puedes escribir una novela,pero las primeras novelas son como las crepes, la primera casi siempre se desecha.

    Reply
Leave a Reply: