La diferencia entre estilo directo y estilo indirecto

By Clara Tiscar | Técnicas para escribir

¿Quieres escribir novelas y no sabes cómo empezar?


Suscríbete y accede ahora  a las 7 lecciones en vídeo del curso "7 claves antes de empezar a escribir tu novela".


 

Oct 05
estilo directo e indirecto

En este artículo voy a contarte cómo diferenciar entre estilo directo e indirecto, que son dos de las formas que tiene el narrador de contar una historia y que es imprescindible que domines antes de lanzarte a publicar.

Quién va a ser el narrador es algo que debes decidir antes de empezar a escribir una novela. Durante todo el libro deberás mantenerte fiel en su punto de vista, distancia narrativa y estilo de narración.

Me temo que es un error más frecuente de lo que imaginamos. La diferencia entre estilo directo e indirecto es de las primeras cosas que tienes que aprender antes de empezar a escribir.

quién es el narrador

¿Quién es el narrador?

El narrador es quien te cuenta la historia. En las novelas podemos encontrar distintos tipos de narradores y los podemos clasificar según narran en primera persona, en tercera o, en casos excepcionales, en segunda persona.

Además, podemos clasificar al narrador por la distancia que tiene, o que mantiene, en la historia que nos cuenta.

NARRADOR DENTRO DE LA HISTORIA

NARRADOR DIEGÉTICO

​Narrador protagonista

Narrador testi​go

NARRADOR FUERA DE LA HISTORIA

NARRADOR EXTRADIEGÉTICO

Narrador omnisciente

Narrador objetivo

Narrador subjetivo

Los tienes todos explicados en el artículo “Tipos de narrador”

¿Cómo nos cuenta la historia el narrador?

El narrador transmite lo que conoce de la historia a través de sus palabras y de las del personaje.

Un  escritor debe diferenciar entre narrador y personaje.

Un escritor novel no sabe diferenciar lo que dice y piensa el narrador de lo que dice y piensa el personaje.

Un mal escritor confunde el estilo directo y el estilo indirecto.

Click to Tweet

El narrador describe ambientes, espacios, personajes, acciones, y seguro que muchas otras cosas, con sus propias palabras. Incluso cuando el narrador es el protagonista de la historia, al referirse a otros personajes, nos los describe con sus palabras y su punto de vista.

Mantener el narrador fiel a un estilo es algo que resulta complicado a muchos escritores noveles: mezclan puntos de vista, cambian la distancia narrativa, emplean palabras que son del personaje en boca del narrador… Uno de los errores de principiante más habituales es no saber la diferencia entre el estilo directo e indirecto.

los pensamientos no son diálogos

Vale, por fin, voy directa al grano:

¿Qué es el estilo directo?

Es la reproducción literal de las palabras del personaje:

Usemos un ejemplo de "El poli que...", en el que puedes observar el estilo literal en el diálogo:

Vaya, no me lo esperaba. Ahora que lo dice, sí que tiene pinta de poli, pero ni se me había pasado por la cabeza. No sé nada de él y cuánto menos sepa mejor, la verdad. Hemos llegado a la caja, hay un tipo trajeado esperando a que le cobren. El chino sale de la trastienda, deja una pastilla de jabón junto a la que he dejado yo antes.
—Voy con un poli —digo yo —, qué responsabilidad, tendré que portarme muy bien —Me apoyo en el mostrador y tiro las dos pastillas de jabón.

En este fragmento de mi novela puedes ver como el narrador, Sara, describe la escena. La voz del narrador, que es la misma persona que después habla en voz alta, describe pensamientos y escena. Pero cuando transcribe literalmente lo que dice en voz alta usa el diálogo.

También puedes usar las comillas para reproducir el diálogo literal.

En mi caso quedaría así:

(…)Hemos llegado a la caja, hay un tipo trajeado esperando a que le cobren. El chino sale de la trastienda, deja una pastilla de jabón junto a la que he dejado yo antes. Va y le suelto: “Voy con un poli, qué responsabilidad, tendré que portarme bien”, con tan mala pata que me apoyo en el mostrador y tiro las dos pastillas de jabón.

Estas son dos formas de usar el estilo directo para reproducir un diálogo literal.

Cuándo y cómo utilizar comillas:

Las comillas van después de los dos puntos y empiezan con una mayúscula.

En el caso de la novela de ejemplo podría haber usado este recurso ya que esta línea de diálogo queda sin respuesta, pero en caso de que el diálogo continuara es realmente molesto leer los diálogos así, de modo que mejor usarlo para momentos puntuales.

La segunda consideración que creo que debes tener en cuenta es que debe ser un recurso habitual, pero no un abuso. Es decir, no lo uses solo una vez en tu novela. Úsalo siempre que te encuentres con la circunstancia de poder repetir una línea de diálogo suelta.

Por abuso me refiero no a usarlo demasiado sino a usarlo cuando no haría falta. No siempre es necesario reproducir de forma literal una línea de diálogo (ni tampoco un diálogo entero ¡por favor!).

Lo recomendable es que te plantees si lo puedes decir usando el estilo indirecto o, mejor, si es algo que se puede obviar. Si lo borras y no se pierde información, cárgatelo.

¡ATENCIÓN! Los pensamientos no se dicen en voz alta, por tanto no puedes usar una linea de diálogo para algo que se dice un personaje a sí mismo. Ni tampoco para sus pensamientos. Para eso podrías usar las comillas en según qué casos o echar mano del estilo indirecto.

Qué es el estilo indirecto

Sencillo, es cuando el narrador hace referencia a las palabras de un personaje sin citarlas textualmente. Para que te quede bien claro uso el ejemplo del apartado anterior.

Vaya, no me lo esperaba. Ahora que lo dice, sí que tiene pinta de poli, pero ni se me había pasado por la cabeza. No sé nada de él y cuánto menos sepa mejor, la verdad. Hemos llegado a la caja, hay un tipo trajeado esperando a que le cobren. El chino sale de la trastienda, deja una pastilla de jabón junto a la que he dejado yo antes.
—Voy con un poli —digo yo —, qué responsabilidad, tendré que portarme muy bien —Me apoyo en el mostrador y tiro las dos pastillas de jabón.

Y lo convierto a estilo indirecto:

Hemos llegado a la caja, hay un tipo trajeado esperando a que le cobren. El chino sale de la trastienda, deja una pastilla de jabón junto a la que he dejado yo antes. Bromeo sobre la responsabilidad que me supone ir con un poli y me apoyo en el mostrador con tan mala pata que tiro las dos pastillas de jabón.

El estilo indirecto cuenta lo que ha dicho el personaje pero sin citarle textualmente.

Cómo usar el estilo indirecto

Tomemos como ejemplo este diálogo, que podría ser parte de una escena en la que vemos una primera cita:

​—Qué vas a pedir? -Pregunta ella leyendo la carta
— Pues no lo sé —responde él, sin dejar de leer —. Soy vegetariano y no veo casi nada que pueda pedir
—¡En serio! ¡No lo sabía! —Se sorprende ella —Yo tampoco lo tengo fácil, soy alérgica al pescado y al marisco.
—Parece que no hemos venido al lugar adecuado — se ríe él
—Ya te digo —responde ella — ¿Quieres que vayamos a otro sitio?

Diálogo resumido:

Pedir les resulta complicado, él es alérgico al pescado y ella vegetariana. Se ríen y comentan la mala elección del restaurante.

Ahora es ella la que le cuenta a una amiga cómo ha ido la cita. También usará el estilo indirecto.

Me dijo que es alérgico al pescado y me reí cuando le dije que yo soy vegetariana. Luego bromeamos sobre la mala elección del restaurante y …

Elipsis:

La cita no ha ido mal, han empezado riéndose por la mala elección del restaurante: él alérgico al pescado y ella vegetariana, las bromas y las risas han continuado hasta que él se ha ofrecido a acompañarla a casa.

estilo indirecto en los diálogos

El diálogo resumido lo puedes usar para saltar a otra parte de la escena más interesante. Resúmelo solo si en el diálogo hay algo que merece la pena resaltar, si te lo puedes cargar directamente, hazlo.

No tiene ningún interés ver cómo piden en un restaurante a no ser que con eso desvelemos su personalidad: súper amable con el camarero, toma decisiones por ella, no bebe alcohol… O un dato importante como una alergia al pescado que puede matarle más tarde.

La elipsis la puedes usar para resumir lo que ha pasado mientras “no hemos visto” a los personajes, puedes usar el estilo indirecto para ofrecer información, es una manera de agilizar la lectura y de ahorrar al lector escenas intrascendentes.

En resumen:

El estilo directo es para reproducir de forma directa o literal lo que dice, o piensa, un personaje.

El estilo indirecto es para resumir o reproducir en palabras del narrador lo que dicen o piensan los personajes.

Hablaré sobre la diferencia entre voz y pensamiento en otro artículo. ¿Te quedan dudas? ¡Déjame un comentario!

About the Author

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.

Leave a Comment:

(10) comments

Susana 17 Noviembre, 2016

Bien, en la educación básica nos ejercitan en la redacción estilo indirecto aunque sin teoría literaria. Se practica mucho la descripción de objetos y la narración de hechos, asi que me parece que me falta habilidad en la redacción en estilo directo.

Reply
Memo Valera 9 Octubre, 2016

Hola.

Recuerdo que el estilo directo e indirecto en al Universidad, pero nunca está demás que nos lo recuerden, en especial cuando se hace de forma tan didáctica.

Lo único que podría agregar es que los estilos no solo se resumen a las palabras de los personajes: los acontecimientos de la historia y las acciones de los personajes también se pueden resumir o explicar hasta los últimos detalles.

Estoy leyendo a Tolstoí y ese hombre analiza hasta el último detalle en sus escritos, mientras que un autor como Gabo o hasta George RR Martín, resumen más sus contenidos.

Por lo demás, excelente post.

Un abrazo.

Reply
    Clara Tiscar 9 Octubre, 2016

    Gracias Memo, ¿sabes qué pasa? Que tenía pensado hablar sobre cómo expresa el narrador los pensamientos del personaje en otro artículo… Pero tienes toda la razón, el narrador puede ser literal o resumido en todos los aspectos. ;D

    Reply
susana 6 Octubre, 2016

Muy instructivo, Clara. Gracias por estas perlitas de sabiduría!
Un beso

Reply
    Clara Tiscar 6 Octubre, 2016

    ¡Son los años, Susana, que para esto de la sabiduría sí que no pasan en balde! Un abrazo.

    Reply
Tomás 5 Octubre, 2016

Excelente el diseño y ni que hablar del contenido. Didáctico, claro y conciso. Un placer leerte. Saludos

Reply
Charo Bernal 5 Octubre, 2016

Fantástico. Muy bien explicado. Te lo has currado mucho y el resultado es inmejorable. Te sigo, Clara. Gracias por tu generosidad.

Reply
    Clara Tiscar 5 Octubre, 2016

    ¿Te gusta el nuevo aspecto? Gracias a ti por leer y comentar, si no nada de esto tendría sentido.

    Reply
Add Your Reply

Leave a Comment: