Infodumping: ¿cuánto necesita saber el lector?

By Clara Tiscar | Técnicas narrativas

¿Quieres escribir novelas y no sabes cómo empezar?


Suscríbete y accede ahora  a las 7 lecciones en vídeo del curso "7 claves antes de empezar a escribir tu novela".


 

Jun 22

Qué es el infodumping

Infodumping, que viene de infodump, que podríamos traducir como vertedero de información, a.k.a infovertedero no es otra cosa que el exceso de información en una novela.
Es información que el autor, que no el narrador, siente que tiene que proporcionar al lector y que vierte de cualquier manera.

He observado varios tipos de infodumping:
• En el setting: descripciones eternas del mundo o el escenario donde se desarrolla la acción, sin que la acción se esté desarrollando. Solo nos cuenta dónde pasan las cosas y por qué.
• Background de los personajes: explicaciones sobre el pasado del personaje que sobran o que no están insertadas de forma inteligente y razonable. No hace falta saberlo todo sobre un personaje y en caso de que sea necesario no hace falta saberlo todo de golpe.
Información técnica: datos sin los que el autor cree que no seremos capaces de entender la obra. Está claro que algunos de ellos son necesarios, pero de nuevo nos los ofrece de forma masiva y, habitualmente, sin dismular.

Cómo reconocer el infodumping

  • Personajes que cuentan cosas que ya deberían saber el resto de personajes. Es súper típico el “como ya sabes” o “como ya deberías saber” “mi madre murió cuando yo era pequeño” le dice un hijo a su padre. O: “te recuerdo que me quedé sin madre a los cinco años”
  • Notas al pie: algunas son necesarias para no romper el flujo de la narración, es más fácil poner una nota a pie que dar ciertas explicaciones, cuando leemos notas al pie estamos leyendo al autor o al traductor, no al narrador. No todas las notas al pie son infodumping, pero cuando abusas de ellas considero que sí lo es.
  • Descripciones eternas o flashbacks interminables.
  • Cambios de tiempo verbal: he observado en algunos libros que están narrados en pasado y cuando hacen infodumping narran en presente. Es en estos momentos que sientes que estás leyendo al autor, y no al narrador. En pasado narra la historia, pero en presente nos cuenta los detalles que (cree) necesitamos saber para entenderla. Por ejemplo: el perro giró sobre sí mismo varias veces antes de dejarse caer en su manta. Es habitual que los perros hagan esto, es un movimiento atávico que viene de cuando eran salvajes y tenían que hacerse un hueco entre la maleza para dormir.

Qué consecuencias tiene el infodumping

•El lector desconecta de la trama, sale de la historia y se aburre.

• No permite avanzar la trama

• Pone de manifiesto la torpeza del escritor y su falta de ganas de encontrar un modo mejor de transmitir esta información.

• No cumple la ley del cucurucho: contar poco y mostrar mucho.

¿Cuánto necesita saber el lector?

Como autor necesitas que el lector sepa ciertas cosas para que pueda entender la trama, pero debes plantearte si es necesaria toda esa información que le estás vomitando cada dos por tres.
Si el lector sabe poco puede sentirse confundido, perdido o frustrado. Si sabe demasiado también se sentirá frustrado porque lo que le cuentas es repetitivo o ya lo sabe, se sentirá impaciente por ver cómo continúa la trama o se aburrirá y perderá el interés.

Cómo evitar el infodumping

Recuerda que siempre es mejor mostrar que contar.

Antes de empezar a escribir, cuando planifiques, plantéate cuál es el mejor punto de vista que será aquel que no necesite al autor haciendo incisos donde el narrador no llega.
Si ya tienes escrito un manuscrito y temes haber cometido este pecado, imprímelo y marca todas aquellas partes que sean meramente informativas. Escribe a qué pregunta responden. Después comprueba cuántas veces has respondido la misma pregunta. Elimina las que sobren.

Si son respuestas necesarias, busca el modo de que el personaje transmita esa información sin caer en el “ya deberías saber que…”. Recuerda que los personajes se conocen y no necesitan recordarse sus historias unos a otros. Busca maneras en las que quede natural hacerlo: echar bronca, burlarse, poner en duda a otro personaje…
Muchas novelas no empiezan con el detonante sino que antes de arrancar sitúan al lector para que conozca al personaje y su entorno. Está bien hacerlo así, pero también está bien analizar qué porcentaje de libro has dedicado a hacer esto. No puede ser que la trama arranque más allá del 15% de la historia.

El infodumping es algo muy habitual ya que como escritores no queremos que queden lagunas, a menudo nos documentamos y aprendemos cosas que son necesarias para la historia pero que no hace falta que las conozca el lector. Si un veneno mata, nos vale, no creo que el lector tenga que saber por qué es tan letal este veneno, si siente curiosidad lo buscará en cuanto tenga un momento. Contarle el origen del veneno, cómo se descubrió y cómo de letal es no hace ninguna falta. ¿No te parece?


Also published on Medium.

About the Author

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.

Leave a Comment:

(10) comments

[…] Los cambios más básicos consisten en una nueva corrección ortotipográfica y de estilo. Además, he añadido algún que otro pequeño detalle a la trama en pos de una mayor verosimilitud y coherencia interna, y he quitado algún pasaje poco relevante en el que he pecado de infodumping. […]

Reply

[…] muy bien explica Clara Tiscar en este artículo, el término infodumping puede traducirse como vertedero de información. Es un mal bastante […]

Reply

[…] Si quieres saber más sobre el abuso de información o intoxicar a tu lector con datos que no le importan lee el artículo sobre infodumping. […]

Reply

[…] muy bien explica Clara Tiscar en este artículo, el término infodumping puede traducirse como vertedero de información. Es un mal bastante […]

Reply
Ana y Amelia 24 junio, 2016

Buenas. A mí me pasa con muchos libros, sobre todo con uno, Voto de Silencio de Lucía Sabater. La autora no hacía más que describir los arcos apuntados de la Lonja de Valencia, que si el estilo arquitectónico de tal o cual… Buf, no encontraba el momento en el que la novela continuara. Supongo que muchos autores, como pasan tiempo documentándose, NECESITAN dejar claro el esfuerzo que eso les ha conllevado.

Reply
    Clara Tiscar 24 junio, 2016

    No conozco el libro, pero es cierto que a veces cuando uno sabe tanto parece que necesita demostrarlo en cada página.

    Reply
Rafa de la Rosa 22 junio, 2016

Un error demasiado repetido en muchos textos. Creo que el dios del infodumping es Dan Brown. Madre mía qué parrafadas se calza sobre historia, arquitectura, pintura,… A veces hasta uno se olvida de la historia y cree estar leyendo un manual.

Discrepo contigo en un detalle. Cuando hablas de los cambios de tiempo verbal al presente. Es cierto que si se hacen aclaraciones como las que tú pones de ejemplo queda horrible, rompe el ritmo y es innecesario. Sin embargo, lo he visto para contar flashbacks. Me explico: Stephen King, en su novela La Historia de Lissey, usa el pasado para contar cómo la protagonista afronta la muerte de su marido e intercala flashbacks de su vida juntos (imprescindibles para la historia) que están contados en presente.

Su recurso me pareció brillante y para nada se hace raro saltar de una cosa a la otra.

Muy buen artículo (como siempre).

¡Un abrazo!

Reply
    Clara Tiscar 22 junio, 2016

    ¡Hola Rafa! Gracias por tu comentario. Con lo del cambio de tiempo verbal no me refería a que no se pueda usar (faltaría más) sino que es una buena forma de detectar este tipo de exceso de información. También se puede dar en pasado, imagina que el protagonista encuentra una pieza romana y el autor se pone a explicar para qué la usaban los romanos. La encuentra en presente y las explicaciones van en pasado puesto que se refiere a un tiempo pretérito (ole qué bonito me ha quedado).

    Supongo que habrá más trucos para detectar el infodumping, pero este siempre me choca. No siempre que hay un cambio de tiempo verbal estamos hablando de esto ni pretendía decir que es un recurso mal utilizado, pero me sirve de pista.

    Iba a decir que el cambio verbal debe ser consciente y buscado, con una finalidad concreta. Pero cuando nos pasamos de dar información también lo hacemos de forma consciente y buscada, el autor cree que es útil y necesaria. Creo que para eso son muy útiles los lectores cero, que te pueden avisar cuando te pones pesadete con los datos. 😀

    Reply
Marian Ruiz 22 junio, 2016

A veces me ha acompañado un zumbido molesto en el transcurso de una lectura y no le había puesto nombre; ahora sé lo que es. Desconozco ese empeño en describir a cada paso coordenadas precisas de por dónde se desarrolla la acción o informaciones minuciosas que, de ser necesarias, podrían ir en un glosario aparte o a pie de página, pero no interceptando la narración.

Di que, es fácil ver la viga en el ojo ajeno…

¡Gracias por tus aportaciones, Clara! ;D

Reply
    Clara Tiscar 22 junio, 2016

    Pues sí, Marian, a veces es un zumbido extraño y otras es un bombardeo insoportable ;D

    Reply
Add Your Reply

Leave a Comment: