El proceso creativo de “El poli que duerme en el coche”

By Clara Tiscar | Técnicas para escribir

¿Quieres escribir novelas y no sabes cómo empezar?


Suscríbete y accede ahora  a las 7 lecciones en vídeo del curso "7 claves antes de empezar a escribir una novela".


 

Nov 19

Mañana sale a la venta mi segunda novela El poli que duerme en el coche, la periodista en paro y las cajas que pesan demasiado. Es un libro en el que llevo trabajando 3 o 4 años, no recuerdo bien. Sí que recuerdo cómo surgió la idea de la novela: ¿Te imaginas que te encuentras 5 millones de euros? Así que en artículo de hoy os voy a contar un poco cómo ha sido el proceso creativo o cómo le di forma a la historia.

El-poli-que-duerme-en-el-coche-la-periodista-en-paro-y-las-cajas-que-pesan-demasiado

Una pregunta

Te imaginas que…

Qué pasaría si…

Qué harías tú en caso de…

En mi caso la idea surgió de una conversación como la que seguro que has tenido un millón de veces: en la tele contaban que alguien había ganado un premio de lotería de varios millones de euros. De ahí a la primera pregunta ¿Te imaginas que te tocaran 5 millones? Pues no, la verdad. Es imposible que eso me pase. No compro lotería. Así que tendría que encontrarme un billete premiado o mejor, directamente el dinero. Hey. Aquí hay algo. Este es el punto en el que suelo abandonar la conversación, mi cuerpo sigue presente y puede que incluso conteste (suelo decir que sí a todo) pero mi cabeza ya estaba pensando ¿Qué haría yo si me encontrara 5 millones de euros?

Pero para que haya historia tiene que haber algo más…

Una complicación

Una complicación que en este caso también es la excusa para poder quedarme con el dinero, no me lo quedaría si tuviera propietario a no ser que… ¡Dinero procedente de un robo a alguien muy chungo!

Por un lado te puedes quedar el dinero con menos, o ningún, remordimiento y por el otro añade una complicación que ayuda a arrancar la historia. ¿Qué pasa si el tipo chungo descubre que tú tienes el dinero?

Normalmente dejo que las ideas se paseen por mi cabeza, las llamo de vez en cuando y les doy dos vueltas pero si no tengo algo que siento como “importante” no presiono. Esta idea era buena pero le faltaba camino por recorrer, así que ahí se quedó.

Una casualidad

Soy un poco friki, en muchos sentidos, y me gusta hacer bricolaje y algunas manualidades. Un día me dio por hacer jabón casero. Otra idea arraigó en mí, ¿no sería un buen negocio exportar jabón de aceite de oliva? ¿Nadie lo estaba haciendo? Eso me hizo investigar y ver cómo de complejo es montar una fábrica de jabón. Algo que haces de forma muy artesanal en casa requiere contratar a un químico profesional, montar un laboratorio especializado… en fin, una pasta, que hace entender que no tengan salida los jabones artesanos. Otra pregunta ¿Y si mi hombre peligroso escondía el dinero en jabones?

Como decía yo hago jabones, meto la pasta en un molde de madera, forrado con plástico para que el jabón no se pegue y luego cuando el jabón está duro lo corto en pastillas… Mi cerebro hizo clic un día durante el proceso. Ahí estaba mi historia, que no os voy a contar por si no habéis leído mi novela, que por cierto aprovecho para recomendaros ;D

Los protagonistas

Quien encuentra el dinero es una mujer, pero no podía ser yo, así que la hice periodista (yo no soy periodista, que soy de Audiovisuales;D). Tenía la capacidad y el espíritu de investigar y esas cosas. Le busqué una complicación en forma de ayudante y pensé: ¿con quién podría estar la periodista cuando encontrara el dinero? Pues con un poli, cuyos intereses fueran contrarios a los de ella. Al principio se llevaban mal, muy mal, pero sin tensión sexual. Aunque ya se sabe “los que se pelean se desean” decíamos de niñas… supongo que ignorar eso no estaba bien.

La estructura

Cuando conoces a los protagonistas y sabes la historia que quieres contar llega la estructura. Y aquí empezaron mis problemas. Me había planteado una novela negra, con sangre, peligro, detectives, policías, persecuciones, misterios… esas cosas. Pero había algo que no me encajaba y que no me permitía seguir. Diseñaba peligros, obstáculos, objetivos y no me convencían. Así que fue pasando el tiempo. Después he visto que quisiera o no esos protagonistas me pedían a gritos la dichosa tensión sexual.

El cambio de aires

Así hasta hace poco más de un año. A pesar de que me había propuesto terminar el verano con la novela escrita, había llegado octubre y no tenía ni siquiera la estructura cerrada. Había escrito algunas escenas para probar el tono y no me sentía cómoda así que siempre lo dejaba. Algo fallaba. Como decía, estábamos en octubre y yo empezaba un Postgrado de Guión, con especialidad en Humor y Entretenimiento.

Empecé a mamar humor por todos costados, mucho más del que ya es habitual en mi vida ordinaria (lecturas, series, teoría) todo eso se multiplicó por 5 por lo menos, vi más pelis, volví a ver a grandes clásicos, estudié el inicio de las comedias, su evolución, los shows americanos… Fui a programas de televisión, a monólogos cómicos… Mi vida era pura comedia. ¡Y era tan feliz!

Entonces un día me dio por volver a centrarme en la novela. Pensé que los personajes no estaban bien trabajados y decidí escribir un diario para ellos, que me hablara de su pasado, escritura automática. Empecé con ella. Y me di cuenta de que, aunque me estaba inventando su historia, Sara hablaba como yo. Escribí un montón de páginas sobre ella, siendo yo pero con una vida inventada, y me pareció que funcionaba mucho mejor que antes. Escribe sobre lo que conoces.

Al releerlo al cabo de unos días me di cuenta de otra cosa: lo que había escrito para Sara era mucho más ligero que lo que había trabajado hasta el momento. Y más humorístico, sin llegar a serlo. Y entonces vi claro que estaba trabajando con un tono equivocado. La historia tenía que ser la misma, pero los personajes tenían que ser mucho más cercanos, como yo o cualquiera de mi entorno.

Así que todos los personajes pasaron de ser “grandes” a ser “sencillos” y por tanto, la historia se simplificó mucho. El misterio era el mismo, pero de “andar por casa”.

Hice que Álex fuera policía, pero uno normalito, con muchos problemas domésticos.

Sara siguió siendo periodista, pero con 10 años de barbecho. Una ama de casa aburrida que quiere vivir aventuras.

Son personajes antagónicos ya que él es estricto y lo tiene todo bajo control y ella es desordenada e impetuosa (eso lo compartimos). Les compliqué un poco más las cosas haciendo que se sintieran atraídos el uno por el otro y ya casi estuvo todo hecho.

La estructura salió sola, con el tono en mi cabeza lo visualicé como si fuera una película (es una versión previa al montaje). Después sólo tuve que dividirlo en escenas como hago habitualmente y colocarlas en el orden correcto, cambiar, añadir, quitar… hasta que todo encaja y vuelvo a visualizar la película completa, esta vez bien montada y con música y todos los extras.

Sigue siendo una novela negra, con sangre, peligro, detectives, policías, persecuciones, misterios… esas cosas, pero en un tono muy diferente al que imaginé en primer lugar. No me atrevería a poner la novela en la sección humor, pero tiene sus puntitos.

Escribir

Una vez están todas las escenas diseñadas y sabes qué pasa en cada una de ellas, cuál es el objetivo, qué obstáculo hay, qué información das y todo eso… toca escribir. Y es gratificante y mucho más sencillo que sentarte ante la pantalla en blanco y pensar: ¿por dónde empiezo? Sabes perfectamente qué tienes que escribir y tu tarea en ese momento es contarlo lo mejor posible. Elegir palabras y crear un ritmo. Y te aseguro que cuando has visto la peli de tu libro acabada y tienes un mapa para todas las escenas, escribir es lo más fácil y divertido del mundo.

El resultado aquí:

Suscríbete

Si quieres recibir más información apúntate a mi lista de correo para recibir una newsletter cada quince días y contenido exclusivo para suscriptores.

¿Quieres escribir sin bloqueos?

Suscríbete a mi lista de correo y descarga ahora GRATIS el PDF "Cómo superar el bloqueo".

About the Author

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.

Leave a Comment:

(3) comments

María M 3 Diciembre, 2015

Hola! Justo hoy acabo de empezar a leer tu novela y al buscarte por Internet, he encontrado tus blogs. Yo también escribo así que me ha sorprendido gratamente descubrir tu blog Tecleandoando y este post en concreto. Muy interesante conocer el proceso creativo que hubo tras una novela que estás leyendo! Muchas gracias por compartirlo!
Saludos!

Reply
    Clara Tiscar 4 Diciembre, 2015

    Gracias a ti, María.
    Me apetecía compartirlo ya que estuve estancada bastante tiempo con el libro y al final resultó que no había dado con el tono adecuado… Me gusta compartir la experiencia ya que disfruto leyendo la de otros… ¿Tú tienes un blog? ¡Creo que tienes mucho más que contar que yo!

    Reply

[…] entrada El proceso creativo de “El poli que duerme en el coche” aparece primero en […]

Reply
Add Your Reply

Leave a Comment: