El conflicto, el segundo paso antes de ponerte a escribir tu guión

conflictos

Os contaba en el primer post de esta serie que es básico saber de qué vamos a hablar, localizar el tema. El segundo punto básico para escribir un guión es tener un conflicto. Así que hoy os voy a contar lo que he aprendido sobre los conflictos.

Definir un conflicto a partir del tema elegido

Si el tema es algo que define de qué va a ir nuestra película, el conflicto es lo que aporta la acción. En el primero de esta serie de artículos sobre “Cómo escribir un guión” decíamos que el tema se tenía que poder explicar en una sola frase: “Va de…”

En el tema ya tiene que estar incorporado el conflicto. Es decir el problema que tendrá que resolver el protagonista de nuestro guión. Veremos al protagonista en un próximo artículo. Por ahora nos centramos en encontrar un tema, un “de qué va y un conflicto”.

Vamos a verlo con un ejemplo, si el tema es el amor, debemos poder exponer de qué va nuestro guión en una sola frase, dependiendo de cómo formulemos la frase estaremos acotando más o menos el tema:

  • Encontrar el amor, perder el amor, decidir entre dos amores…

Todavía podemos ser mucho más precisos:

  • Encontrar el amor cuando tienes más de 40 años y llevas toda la vida solo

  • Rehacer tu vida después de que tu marido te deje por una mucho más joven

  • Enamorada del vecino de arriba, ¡y mi marido sin enterarse!

Como veis en esta segunda fase ya podemos ver con mucha más claridad de qué va nuestro guión y cuál es el conflicto que tendrá que resolver el o la protagonista. Si lo piensáis bien, con esta primera frase ya puedes entrever el género y el tono de la película. Pero no os preocupéis, ya llegaremos a eso.

Ahora lo que tenéis que tener claro es poder explicar cuál es el tema y cuál es el conflicto del guión sin andarse por las ramas, sin perderse en explicaciones. Si necesitáis demasiadas explicaciones probablemente no tenéis el tema claro. Podéis tener un argumento en la cabeza pero seguramente no hay un tema. Se contará una historia sobre unos personajes  pero sin un tema concreto no va a ningún lugar. Si no está el tema claro, puede haber conflicto, pero aún y así el espectador puede tener la duda sobre qué quería contar realmente la película.

Si os fijáis en los ejemplos de temas y conflictos de arriba, un mismo conflicto puede afectar de forma distinta, “enamorada del vecino de arriba” puede querer hablar de amores imposibles, de infidelidades, de aburrimiento en la pareja… El tema es básico, una vez más, para poder abordar el conflicto.

Espero haber convencido y que no avancéis hasta tener claro tema y conflicto.

conflictos

Qué es un conflicto y para qué sirve en un guión

Un conflicto es básico puesto que sin conflicto no hay historia. Es una historia en la que no pasa nada, vamos.

Otra manera de definir el conflicto es hablar de la acción, el conflicto lleva a la acción.

Dijo Dwight Swain que el conflicto es la lucha de dos fuerzas que pelean por objetivos incompatibles.

Según Syd Field el conflicto es la base de todo drama y responde a las necesidades del personaje.

Tipos de conflicto

Podemos hablar de dos tipos de conflicto, siempre teniendo como referencia al personaje.

  • Conflictos internos: la lucha contra uno mismo y sus creencias, aptitudes, carácter…
  • Conflictos externos: en este caso también los hay de dos tipos
    • Naturales: conflictos con el entorno o la naturaleza: tormentas, dios, una guerra…
    • Humanos: problemas con otra persona, enemigos, amantes, amigos…

Los conflictos, además, son triangulares. Si un triángulo tiene tres vértices en uno de ellos situamos al protagonista, en el otro al antagonista y en el tercer vértice, el objetivo. El triángulo es el conflicto que surge cuando los dos personajes van a por un mismo objetivo. O cuando quieren cosas totalmente distintas. El objetivo se interpone entre ellos, les separa y hace que tengan que luchar uno contra otro para ser el que lo consigue.

Cómo tiene que ser un conflicto

El conflicto tiene que sostener toda la historia, repito que sin conflicto no hay historia, pero además tiene que ser suficientemente fuerte o importante como para mantenerse en alto durante todo el guión.

El conflicto mantiene el interés del público. Puede haber conflictos principales y secundarios, pero el principal debe mantenerse durante toda la historia.

Una historia se puede estructurar entorno a sus conflictos, ya que un conflicto genera otro conflicto.

Por supuesto que el conflicto principal debe afectar al personaje principal o a nuestro héroe. Si el personaje principal no es el que lleva el peso de la acción ni el peor conflicto, la película de nuevo hace aguas. Es un sí, pero no.

Esto es algo que se tiene claro desde que empezó a analizarse el arte narrativo, la retórica. Aristóteles ya dijo en su tiempo que el conflicto es básico para que haya un drama. Entendemos drama como historia. En este caso algo dramático es la dramatización del argumento, aquí no es un sinónimo de lacrimógeno.

Los conflictos secundarios pueden afectar también al personaje principal o únicamente a los secundarios, lo que tiene que sentir el espectador es una constante necesidad de saber “qué va a pasar ahora”. Y eso se consigue generando conflictos. Y por supuesto superando los obstáculos.

Si está claro el tema y el conflicto se puede desarrollar una primera estructura basada en los obstáculos que tendrá que salvar el protagonista hasta que llegue a su objetivo, si es que llega. Es un buen modo, no definitivo, de ver si el conflicto y el tema dan juego suficiente como para aguantar la peli entera.

En próximos artículos llegaremos a la estructura y veremos cómo mantener el ritmo y la acción gracias a los conflictos. El resto será cuestión de “rellenar” para pensar cómo llega el personaje del punto A al punto B. Pero para empezar a andar debemos tener claros los puntos por los que tiene que pasar nuestro protagonista.

Os dejo pensando en esto mientras preparo las siguientes entradas que hablarán de personajes, storyline y logline.

Seguramente me he dejado muchos temas por tocar así que si echáis algo de menos podéis dejarme un comentario y generamos un poco de debate sobre el tema y el conflicto.

¡Gracias por haber llegado hasta el final! Si os resulta interesante lo podéis compartir.

Click Here to Leave a Comment Below

Los tres pilares de la comedia | Novelas y guiones - 28 Julio, 2016

[…] conflicto es básico, sea cual sea el tipo de historia que vas a contar, da igual si escribes un guión o una […]

Reply
Diferencia: Story Line y Logline | Novelas y guiones - 11 Julio, 2016

[…] ponerte a escribir un guión tienes que tener claros una serie de puntos. Por ejemplo de qué va, o cuál va a ser el conflicto de la historia, y es que sin conflicto no hay historia.  Así que si no has leído los pasos previos hazlo ahora […]

Reply
Tipos de bloqueo | Novelas y guiones - 11 Mayo, 2016

[…] tu diseño tenga problemas y no sepas o quieras reconocerlos. Lo ideal es que repases personajes, conflictos, objetivos y motivaciones. ¿Has tenido en cuenta las leyes de la […]

Reply
La tesis del guionista | Novelas y guiones - 21 Abril, 2016

[…] tenemos que tener una serie de conceptos claros, de los que ya he hablado en este blog: el concepto el conflicto story line y logline el […]

Reply
Leave a Reply: