Escribir más y mejor: cómo te ayuda el efecto Zeigarnik | Clara Tiscar

Escribir más y mejor: cómo te ayuda el efecto Zeigarnik

By Clara Tiscar | Técnicas narrativas

Ago 02

Saber aprovecharte del efecto Zeigarnik te ayudará a escribir más y mejor.

Qué es el efecto Zeigarnik y qué tiene que ver con escribir más

El efecto Zeigarnik es una función que tiene nuestro cerebro para recordar tareas inacabadas. También podríamos verlo como lo contrario: la facilidad que tiene nuestro cerebro de olvidar lo que ya ha terminado. De esta forma ocupa el espacio y la preocupación en lo que está a medias. Lo que nos interesa es lo que ocurre cuando dejamos algo a medias y es que no podemos quitárnoslo de la cabeza.

El efecto Zeigarnik se llama así porque es el apellido de la psicóloga que lo descubrió. Cuentan que apreció que los camareros recordaban sin problema los pedidos no servidos pero no podían recordar aquellos que ya estaban en la mesa. Hizo sus pruebas y confirmó que esto existe. Nuestro cerebro está programado para no permitir que nos olvidemos de lo que no hemos terminado.

Esta función cerebral la tenemos todos por lo que puedes echar mano de ella para crear hábitos o ser más productiva. Y usarlo para escribir mejor, porque el efecto Zeigarnik también es el responsable de una lectura enganche .

Cómo te ayuda el efecto Zeigarnik en la productividad

Dejar algo a medias implica que vas a querer terminarlo.

Hemingway ya lo sabía, aunque no le llamara efecto Zeigarnik. Él recomendaba dejar la escritura a mitad de una escena. Al día siguiente era imposible no querer seguir escribiendo.

Y además, permitía que su cabeza estuviera todo el rato pensando en aquel final que no había escrito y lo que venía después.

Yo sí suelo terminar las escenas que empiezo a escribir, pero como sé lo que tengo que escribir al día siguiente el efecto funciona igual de bien, porque acabar una escena no es sinónimo de no querer seguir escribiendo, al contrario.

Úsalo para crear (y mantener) una rutina de escritura

Para escribir lo ideal es tener un hábito. Crear una rutina y convertirla en hábito es mucho más fácil si usas el efecto Zeigarnik. Haz como Hemingway y déjalo todo a medias cuando termines tu tiempo de escritura.

Dejarlo a medias te facilitará la tarea de volver a sentarte al día siguiente.

Si cada día consigues sentarte a escribir y disfrutas de la escritura al cabo de unas semanas habrás instaurado un nuevo hábito.

Aunque tengas un hábito, seguirás necesitando el efecto Zeigarnik para seguir escribiendo motivada y ser mucho más productiva:

Combínalo con el método Pomodoro

Uno de los beneficios del método pomodoro es que te obliga a dejar la tarea a medias cuando termina el tiempo, por lo que es fácil querer seguir escribiendo una vez ha pasado tu rato de descanso.

Yo escribo mucho mejor si me planteo escribir tres intervalos de 30 minutos que si me planteo escribir uno de 90. Hay mucha diferencia. Pruébalo.

Cómo te ayuda el efecto Zeigarnik a escribir más y mejores historias

¿Has oído hablar de los ganchos o clifthangers? Es un recurso narrativo por el que dejas en suspense la resolución. Dicho de otra forma, quién lee se hace una pregunta que no tiene una respuesta inmediata.

A parte de haberlo “padecido” al leer, seguro que también lo has observado en la tele, básicamente al final de cada episodio. (Cuando la publicidad no se inserta de forma arbitraria sino en momentos estudiados del capítulo, también se usa).

La clave es que queda una pregunta sin responder, lo suficientemente interesante como para no cambiar de canal durante la publicidad y ver el desenlace. O como para no perderte el siguiente capítulo. O esperar un año para ver la siguiente temporada.

Escribir pensando en este efecto te ayuda a generar mucha más tensión narrativa y a enganchar a tus lectoras, que no pueden dejar de pasar páginas para saber qué pasa.

Mi novela, El poli que duerme en el coche, la periodista en paro y las cajas que pesan demasiado, está diseñada por entero para causar ese efecto en las lectora. Resultado: muchas de las reseñas destacan lo difícil que es no leerlo del tirón. Echa un vistazo a las opiniones de las lectoras. La lectura ágil, que es la cosa más comentada en las reseñas, es debida a alguna otra técnica, pero sin duda también al efecto zeigarnik.

Te animo a usarlo desde ya, para crear un hábito de escritura. Limita tu tiempo y deja tu escritura a medias para querer seguir al día siguiente.

About the Author

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.

Leave a Comment:

Leave a Comment: