Cómo aprovechar tu media hora de escritura

aprovechar tiempo de escritura

La semana pasada te contaba cómo escribir cuando no tienes tiempo para nada, así que hoy toca explicar qué hacer en tu tiempo de escritura y cómo aprovechar esa media hora al día que has conseguido arañar al resto de obligaciones.

Como ya te conté en el artículo de la semana pasada, lo ideal es separar procesos. Cuando te sientas a escribir tienes que saber qué vas a escribir. Hablé un poco de ello en el artículo Cómo escribir 1000 palabras por hora, una de las claves para conseguirlo es, precisamente, saber qué vas a escribir. Aunque sentarse ante la pantalla en blanco, sin un objetivo, puede ser apasionante en ciertos momentos, a la mayoría nos da pánico. Es más, si no sabemos qué vamos a escribir, ya no nos sentamos a hacerlo. ¿Verdad?

Gabriella Campbell, también habló sobre esto en su último artículo: Cómo escribir usando los tres cubos.

Lo primero que necesitas es invertir tiempo en planificar, pensar, descubrir, llámale x. Me da igual si eres de mapa o de brújula o eres un escritor antena. Necesitas trabajar tu historia y tener claro un objetivo en cada sesión de escritura. Y con objetivo no me refiero al número de palabras que tienes que escribir, de eso hablo luego. Con tener un objetivo en tu tiempo de escritura me refiero a que sepas qué es lo que tienes que contar. Qué toca escribir hoy.

Cómo asegurarte tener siempre algo que escribir

Tienes muchos métodos para hacerlo, hay quien lo hace escribiendo y descubre lo que va a pasar después: ya tienes tema para mañana.

Hay quien lo hace planificando y potenciando la creatividad con técnicas, como yo, y lo tiene todo planificado antes de escribir.

O hay quien espera a que la inspiración llegue y entonces sí, si se acuerda cuando llega el momento, escribe. Esta me parece la peor forma de hacerlo, pero si te funciona y te da para escribir cada día, adelante. Digo que me parece la peor porque no depende de ti directamente, sino de tu inspiración. Para mí, lo básico es saber llamar a la inspiración, invocar a las musas, como se dice habitualmente. Y es básico escribir y ser constante, si tu trabajo no depende de ti directamente, no podrás ser constante. ¿Cómo planificas un tiempo de escritura si no sabes cuándo te vas a inspirar?

Si quieres que escribir sea un oficio, no puedes depender de la inspiración.

Por tanto, en una primera fase tienes que haber desarrollado, por lo menos, lo que vas a escribir hoy. Cuando te sientes frente a la pantalla ya debes conocer la parte de la historia que vas a contar, a mí me funciona muy bien la visualización.

Es como dirigir una obra de teatro:  ambientas la escena, preparas los elementos, les dices a los personajes cuál es su estado de ánimo y cuál es su objetivo y dejas que ellos resuelvan la situación. Con eso es con lo que escribo.

Ahora sí:

Cómo sacar partido a tu tiempo de escritura

Sé constante

Para aprovechar la media hora de escritura al día el primer punto imprescindible es no saltársela.

Básico, no solo para aprovecharla, sino para crear la rutina.

Un hábito se adquiere cuando llevas suficiente tiempo practicándolo. Lo conseguirás antes si la experiencia es gratificante. Si no disfrutas escribiendo es difícil encontrar el momento para incluirlo en tu rutina.

Para adquirir un hábito, o mejor, para substituir a otro, tienes que tener una recompensa. Que compense dejar de hacer lo que hacías por hacer lo nuevo.

Aquí entra en juego tu psicología. ¿Eres capaz de analizar cómo te sientes después de escribir? Potencia ese bienestar, la satisfacción que sientes, la emoción, el alivio… Siente las sensaciones de forma consciente, es una forma de conseguir engancharte. Si la recompensa es positiva, querrás más.

cómo escribir

Otra forma de recompensarte es alcanzando objetivos y, por supuesto, felicitándote y celebrándolos. Aunque sea una autopalmadita en la espalda, un aplauso silencioso. Cuando alcanzas objetivos debes gratificarte, psicológicamente, claro. No lo celebres comiendo o bebiendo o vas a adquirir nuevos y malos hábitos ;D

Define objetivos

Objetivos a corto plazo. Pequeños objetivos.

¿Te gustan las motos? A mí sí. Haz que tu rato de escritura sea como el Mundial de Motos. Suma puntos en cada carrera. No es necesario ganarlas todas. Emilio Alzamora ganó un mundial sin haber ganado una sola carrera. Fue el más constante. Sigue su ejemplo y no te pidas lo máximo cada día. Simplemente hazlo lo mejor posible y guarda fuerzas para seguir al día siguiente.

Es mejor escribir 250 palabras al día, cada día, que 1000 palabras una vez a la semana. No solo porque escribirás casi el doble sino porque lo harás siempre fresco y de forma constante. En las mejores condiciones. Y si lo haces cada día, pronto no supondrá un esfuerzo, así que de vez en cuando podrás hacer un sprint o dedicar más rato.

Usa la técnica pomodoro

A mí me encanta. Te comprometes a concentrarte en una sola tarea durante veinticinco minutos. No es nada. Lo aceptas porque no es ni media hora. Y sin darte cuenta te concentras tanto que da rabia que se termine, se te hace muy corto el rato.

Eso sí, desconecta redes sociales, teléfono, todo lo que necesites desconectar si la fuerza de voluntad, o las circunstancias, no te acompañan.

Escribe

Cuando escribas, simplemente escribe. No corrijas, no te detengas si no encuentras la palabra adecuada (para eso tienes un cerebro estupendo que trabaja en segundo y tercer plano mientras tú haces otras cosas. Sigue adelante y llegará o la buscarás cuando corrijas.

Es mucho más fácil corregir cuando ya lo tienes todo escrito. Perder tiempo buscando la forma de decir una frase es eso: perder tiempo. Te frena. Cuando lo tengas todo escrito ya verás qué es lo que tienes que mejorar o cambiar y quizás en lugar de la frase que querías cambiar en su momento puedes cambiar otra para que el resultado sea mejor sin romperte tanto la cabeza. Tener una visión panorámica te ayudará a corregir. Además tu cerebro estará en función editor y dará lo mejor de sí en ese sentido. Cuando escribes estás en función creativa. No las mezcles.

Termina lo que empiezas

Aunque te hayas desmotivado, analiza qué le pasa a la historia, quizás hay razones estructurales que te impiden continuar. El bloqueo forma parte de muchos procesos y es fácil superarlo si sabes cómo.

Además, terminar lo que empiezas, aunque ya sepas que no te va a gustar, te enseña muchas cosas. Por un lado lo terminas, y deberías hacerlo intentando que quede lo mejor posible (y eso merece una gran recompensa).

Por otro lado, aprendes del proceso, de todo, de cómo te emocionas con una idea y de cómo pierdes la emoción por no haberla trabajado o desarrollado lo suficiente.

Aprendes de los problemas que surgen en las tramas y las escenas, obtienes recursos para superarlos y, por supuesto, ganas agilidad escribiendo, redactando.

Una vez terminado es el momento de juzgar. En forma de edición: reorganizar, si no has planificado antes, de cortar, añadir, modificar. Cuando el manuscrito ya tiene la forma que debe tener llega el momento de corregir.

tiempo de escritura

Corrige

Tu tiempo de escritura debe incluir la edición y la corrección. Si no dispones de más de esta media hora, cuando acabes la escritura empezarás con la edición y después corregirás ortografía, gramática, estilo…

No pierdas el tiempo

Hay gente a quien le gusta leer lo que escribió en su última sesión antes de empezar a escribir, yo lo hago. Pero no pierdo el tiempo editando o corrigiendo, a no ser que san faltas muy gordas y me duelan a la vista. Si tengo que cambiar varias cosas lo marco pero no lo cambio.

A mí me ayuda a centrarme en la historia, a entrar en el estado de ánimo que necesito. Lo hago mientras escucho la canción asociada a mi proyecto. Y después lo apago todo y me pongo a escribir. Intenta aprovechar al máximo estos minutos de escritura. Escribe tanto como puedas y piensa en tu historia en otros momentos del día. No hay más secreto que ese. Escribir, saber qué tienes que escribir y ser capaz de leer con sentido crítico tu trabajo para mejorarlo.

¡Te toca a ti! ¿Consigues cumplir con tu tiempo de escritura? ¿Qué es lo que más te cuesta? ¿Tienes un truco? ¡Compártelo en los comentarios! ​

Click Here to Leave a Comment Below

Martha - 20 Marzo, 2017

Hola Clara, estoy encantada con tu articulo, gracias.

Reply
Enrique Eloy de Nicolás - 23 Febrero, 2017

Hola, Clara. Acabo de conocer tu página y tu trabajo y me encanta, me parece muy interesante, y muy productivo. He realizado ya algún taller literario y he aprendido bastantes cosas, pero tus post me parecen muy útiles.

Es casi seguro que comenzaré con el curso de planificación de novela, que me parece muy completo… Además, creo que es muy importante que des clases en vídeo, pues siempre la presencia del profesor (en este caso en pantalla) es estimulante y didáctica para el alumno.

¡Enhorabuena, y muchas gracias por estar ahí, ayudando a los que amamos la literatura y el arte de escribir!

Un saludo muy afectuoso.

Reply
    Clara Tiscar - 23 Febrero, 2017

    Hola Enrique, gracias por tus comentarios! Eso anima a seguir trabajando. Respecto al curso de planificación, sí, todas las lecciones están en vídeo, porque creo que explicado con mis palabras se llega a un nivel de comprensión y de interiorización importante. Además, están por escrito,porque para un escritor también es imprescindible saber leer ;D

    Reply
sasa - 16 Enero, 2017

Hola Clara. Me gusta tu post porque no quieres sentar cátedra, sino compartir lo que a ti te funciona.

Reply
    Clara Tiscar - 24 Enero, 2017

    Hola Sasa, sí, no creo que lo mismo valga para todo el mundo, pero sí creo que leer lo que funciona a otros puede ayudarte, por lo menos a mí me ayuda. Suelo probar métodos y acabo llevándolos a mi terreno o personalizándolos. Y siempre estoy dispuesta a probar cosas nuevas para ser más productiva, así que si tienes ideas, aquí las leo encantada. ¡Gracias por tu comentario!

    Reply
Leave a Reply: