Brainstorming o tormenta de ideas

Esta tarde empiezo el Postgrado de guión Televisivo de Humor (aunque creo que cuando publique el post ya hará días que habrá empezado) así que imagino que voy a tener que hacer más de una tormenta de ideas, ya sea en solitario o en grupo.

La tormenta de ideas, o brainstorming, es algo que usa la mayoría de la gente pero que pocos hacen bien. Así que hoy os voy a contar cómo se tiene que llevar a cabo una tormenta de ideas, de la forma más purista. Luego que cada uno haga lo que quiera.

La tormenta de ideas tiene sus reglas, y hay que respetarlas

Para mí, el secreto de una buena tormenta de ideas es respetar sus fases. Si se hace en grupo es vital que todos estéis de acuerdo en llevarla a cabo de la misma forma y que respetéis las reglas establecidas. No está de más recordarlas antes de iniciar el proceso. Como cualquier juego, la tormenta de ideas tiene sus reglas, y los participantes deben conocerlas, y aceptarlas, para que el juego sea divertido y no tengamos la sensación de que nos hacen trampa. En este caso la trampa se verá en forma de freno a la creatividad y eso es algo que no queremos.

tormenta de ideas
Las tormentas de ideas tienen dos fases

Da igual si haces la tormenta de ideas tú sólo o como parte de un grupo. Todas las tormentas de ideas tienen mínimo dos fases y tienes que diferenciarlas y respetarlas.

Fase 1 de la tormenta de ideas: el nacimiento de las ideas

En primer lugar se lanzan ideas. Esta fase puede tener un tiempo limitado o bien alargarla hasta que el tema no de más de sí.

Todos los participantes lanzarán ideas a medida que se les vayan ocurriendo. Alguien las anotará, si es un brainstorming grupal será bueno anotarlas en una pizarra o un soporte visible para todos. A partir de las ideas lanzadas surgirán nuevas propuestas.

En esta fase sólo lanzamos ideas. No hacemos nada más. No pensamos si nos parecen bien o nos parecen mal. Tampoco nos fijamos demasiado en cómo las desarrollaríamos, aunque si te resultan sugerentes puedes pensar a partir de ellas  y seguro que salen ideas nuevas.

En esta fase está totalmente prohibido juzgar: no diremos si nos gusta o si no nos gusta, si es viable o no es viable, si encaja con lo que se busca o no encaja…  pero jugaremos con las ideas para obtener nuevas ideas a partir de su mezcla, de su evolución, de algo totalmente contrario a lo que se ha dicho…

Fase 2 de la tormenta de ideas: evaluación de las ideas

Lo ideal es dejar pasar un buen rato, o días,  entre la fase 1 y la fase 2. A mi me gusta especialmente trabajar en varios grupos y mezclar los resultados. Cada grupo evalúa y desarrolla las ideas de otro grupo.

Si no hay posibilidad de evaluar los resultados de forma cruzada, el mismo grupo, o la misma persona, que ha llevado a cabo la primera fase de la tormenta de ideas realizará la segunda fase.

Este es el momento de seleccionar las ideas que más nos gustan, las que más se ajustan a las necesidades que tenemos, y trabajarlas un poco para ver qué puede dar de sí cada una de ellas.

Cuando el grupo tiene ya unas cuantas ideas trabajadas y definidas está bien analizarlas todas en función de los pros y los contras. Si disponemos de tiempo suficiente podemos crear una ficha para cada una de las ideas seleccionadas y trabajadas, de forma esquemática expondremos sus particularidades y sus ventajas e inconvenientes.

Lo ideal es que la selección final tenga lugar en una tercera fase o por una persona responsable, distinta al equipo que ha realizado la tormenta de ideas.

En resumen, para llevar a cabo una buena tormenta de ideas hay que separar la fase de creación de ideas de la fase de análisis y desarrollo. La meta es conseguir una lista muy larga de ideas, cuanto más larga más probabilidades hay de encontrar algo bueno.

Piensa que las primeras ideas son más o menos comunes en todo el mundo. Seguro que alguna vez habéis hecho un ejercicio en clase en varios grupos y han surgido ideas muy similares. Profundizar y alargar la lista, obtener nuevas ideas de las que ya están en la lista hace que seamos algo más originales en nuestras propuestas, así que nunca os quedéis con lo primero, ni lo segundo, ni lo tercero que os viene a la cabeza. Lanzad ideas como posesos ya se analizarán en un momento posterior. Yo suelo guardar las tormentas de ideas… nunca se sabe cuándo puedes echar mano de esa buena idea que en un momento dado no te encajó. ¿verdad?

¿Y vosotros, cómo hacéis las tormentas de ideas?

Click Here to Leave a Comment Below

Leonardo - 20 diciembre, 2016

Interesante, el tema de las lluvia de ideas, yo lo aplico en clases.

Reply
    Clara Tiscar - 22 diciembre, 2016

    Hola Leonardo, imprescindible separar claramente las dos fases. Nunca limites ni juzgues las ideas mientras surgen. Simplemente deja que conecten unas con otras. En la segunda fase y se filtran y analizan.

    Reply
Guadalupe - 19 diciembre, 2016

Hola, había escuchado sobre realizar listas de ideas pero no sobre “La Tormenta de ideas” me parece que es un gran herramienta creativa. 😉

Reply
    Clara Tiscar - 22 diciembre, 2016

    Hola Guadalupe,
    Igual habías oído hablar de cosecha de ideas?
    En cualquier caso es una técnica imprescindible. Úsala mucho.

    Reply
fabio leonardo serrano - 17 diciembre, 2016

ES DIBUJAR LOS PERSONAJES. ARMAR UNOS DIALOGOS. ACTUARLOS SOLO. LEERLOS EN VOZ ALTA

Reply
    Clara Tiscar - 22 diciembre, 2016

    Hola Fabio, puedes usar el brainstormin o cosecha de ideas, para lo que quieras. Desde no tener ideas y pensar sobre qué podrías escribir a desarrollar una parte concreta de una idea o de una historia, en el caso de los escritores. ¡Gracias!

    Reply
Loles - 9 diciembre, 2016

Me parece muy interesante lo de la tormenta de ideas. Hace demasiado tiempo que estoy bloqueada.

Reply
    Clara Tiscar - 10 diciembre, 2016

    ¿Has intentado ir hacia atrás? Si estás bloqueada en un punto de una novela, quizás es porque de donde vienes solo puedes llegar aquí. Tienes que volver hacia atrás y coger otro camino que no te lleve a un callejón sin salida.

    Reply
Elio Martín Castillo Seminario - 24 noviembre, 2016

Es muy interesante tu propuesta de la libretita. Por favor, no dejes de publicar. Bendiciones.

Reply
Susana - 17 noviembre, 2016

El uso de una libreta de bolsillo para anotar aquellas ideas que me pueden llegar en cualquier momento o que detonan a partir de algo que observo en mi entorno cotidiano, es mi práctica desde hace mucho tiempo, pero no necesariamente haciendo una lista de ideas.

Reply
    Clara Tiscar - 19 noviembre, 2016

    Haces bien. Las ideas llegan solas y se anotan. Las listas de ideas las usarás cuando busques algo en concreto. Por ejemplo, tienes un obstáculo en una trama que no sabes cómo resolver o que quieres resolver de forma más original, ese es el momento de hacer un brainstorming centrándote en ese obstáculo y pensando soluciones varias. Después podrás elegir.

    Reply
Mari Romera - 15 noviembre, 2016

Tengo que reconocer, que es la primera vez que escucho esta forma de buscar ideas. Parece interesante a la vez que divertida.

Reply
    Clara Tiscar - 15 noviembre, 2016

    Es una técnica más, que se mejora a medida que la practicas. Aunque las ideas surgen de forma natural, puedes potenciarlas. 😀

    Reply
Sidney Jacobs - 15 noviembre, 2016

Soy un novato como escritor pero hay suficiente entusiasmo y motivación para realizar este proyecto. Agradezco mucho a Clara por este excelente material.

Reply
Sal de la rutina y procrastina | Novelas y guiones - 17 abril, 2016

[…] momento para buscar ideas, si no te apetece meterte en el guión en el que estás puedes hacer un brainstorming para buscar algo nuevo que escribir, que no escribirás hasta que termines el que has abandonado […]

Reply
Las grandes decisiones las tomo mojada – Clara Tiscar: Novelas y guiones - 20 marzo, 2016

[…] de forma natural. Tienes que pensar varias opciones y no te dices a ti mismo: voy a hacer una tormenta de ideas, no. Simplemente la haces, surge de forma […]

Reply
cemona - 13 octubre, 2014

Hola, yo reconozco que sólo en una ocasión he realizado una tormenta de ideas con otra persona, y fue divertido, pero poco frutífero.
Y en mi día a día, no se me ocurre hacer una tormenta de ideas, ya que cada vez que se me ocurre una posible historia (por ejemplo) lo que hago es (si me acuerdo o puedo) apuntar la idea, y pasado un tiempo o la recupero y la trabajo, o una vez analizada la elimino sin más. 🙂

Reply
Leave a Reply: