Autopublicar no es un fracaso, es una opción

By Clara Tiscar | Publicar

¿Quieres escribir novelas y no sabes cómo empezar?


Suscríbete y accede ahora  a las 7 lecciones en vídeo del curso "7 claves antes de empezar a escribir tu novela".


 

Ene 18

Publicar ya no es lo que era. Muchas cosas han cambiado en los últimos años, algo importante es que las editoriales ya no siempre son sinónimo de calidad.

Deja que me explique: hace unos años, no muchos, la única forma de publicar era enviar tu manuscrito a una editorial. Alguien le daba el visto bueno y decidían apostar por ti. Sí, supongo que siempre han existido los famosos por otras cosas a quienes las editoriales les proponen escribir un libro y aprovechar su tirón mediático. Descubrir oportunidades de negocio no debería estar prohibido, así que no seré yo quien critique esa práctica.

Para los autores desconocidos, para aquellos que soñaban con ver publicada su obra, la única opción era enviar un manuscrito, esperar meses y cruzar los dedos para que gustara al editor.

Conseguir que te publicaran era difícil, conseguir rechazos casi imposible

Que no te publicaran no era sinónimo de tener una mala obra, o no necesariamente. Cada editorial tiene su estilo, su planificación anual, sus objetivos.  No podían aceptar todas las obras “buenas” que les proponían.

Pero, desde luego, rechazaban aquellas que no eran buenas (siempre y cuando no fueran amigos, famosos, les debieran un favor… lo típico).

¿Pero lo leían todo?

No. Clara y rotundamente: NO. Siempre se ha dicho que las editoriales no podían leerlo todo. Publicar era una suma de varios factores: tener suerte, o contactos, para que te leyeran; tener un buen producto y encajar en las necesidades de una editorial.

En resumen: quien no publicaba era por mala suerte o por mala práctica y quién publicaba era porque lo merecía.

Es muy simplista, reduccionista, lo sé. Pero creo que ese era el sentimiento general. Hoy en día mucha gente lo arrastra cuando hablamos de autopublicación.

Puedes ver la autopublicación como un fracaso

Muchos autores no se deciden a autopublicar porque tienen miedo de que lo que publican no sea lo suficientemente bueno. Necesitan una editorial que haya apostado por su talento y que certifique que es un buen libro que merece ser publicado y llegar a los lectores.

Autopublicar es una opción

Hoy en día autopublicar es mucho más que una opción cuando ya te has hartado de recibir rechazos, o esperar durante años respuestas que no llegan.

Un gran número de escritores opta por la autopublicación sin haber intentado publicar con una editorial tradicional: de esas que se hacen cargo de los gastos de publicación, llevan tu libro a todas las librerías y te hacen una campaña de marketing.

Por qué la autopublicación es una opción válida y valiente

Aprendes y te enfrentas a las críticas

La autopublicación, permite aprender después de publicar una primera novela mala. Algo que con una editorial, en principio, no sería factible (porque ya no la publicarían). Autopubicarte te permite llegar a los lectores y dejar que sean ellos los que decidan si van a seguir leyéndote o no.

Publicar te permite recibir críticas, por malas que sean, para seguir aprendiendo y mejorando en cada libro.

Tienes el control

La autopublicación te permite tener todo el control, tanto en la publicación y diseño como en el marketing, las ventas y los beneficios.

Es verdad que la autopublicación es el camino que eligen muchos autores que han sido rechazados por editoriales o que no han sido nunca tenidos en cuenta. Yo, sin ir más lejos, me autopubliqué después de esperar respuestas de las editoriales durante más de siete años. No encontraron el momento para contestarme. Así que nunca supe si me leyeron y les horrorizó, si no estaba mal pero hacía falta pulirlo, si les gustó pero no encajaba con lo que buscaban. Quizás es que no me leyeron.

Decidí autopublicarme cuando ya tenía mi segunda novela casi acabada. Publiqué la primera, escrita 10 años antes, y pocos meses después publiqué la segunda, con la que no me planteé ni por un momento, recibir el visto bueno de una editorial.

Porque al fin y al cabo es lo primero que buscamos. El visto bueno de una editorial, algo que nos ayude a reafirmarnos y a tener cierta seguridad. Publicar sin el respaldo de una editorial es como saltar sin red. Puedes caer bien o puedes pegarte el hostiazo padre.

Ya está al alcance de cualquiera

Porque no siempre queremos llegar a millones de lectores, si tu público es muy limitado, la autopublicación es una buena opción y no necesariamente vas a perder dinero.

Autopublicar puede salir muy muy barato, o gratis. Con una pequeña inversión, hay editoriales que te publican el libro en papel, lo editan y lo corrigen. Es una inversión. Sí. Hay quien se compra un iPhone nuevo cada año o hay quien invierte 500 – 1000€ en una tirada de doscientos o trescientos ejemplares de su novela.

Además, publicar un eBook cuesta mucho menos. Si te lo haces todo tú, es gratis.

Quien se autopublica no es un fracasado.

Es un valiente (o un inconsciente que no tiene a nadie que sepa leer y le quiera lo suficiente para avisarle de lo que quiere publicar es una mierda).

Pero, en general, aunque muchas primeras obras autopublicadas tengan mucho por mejorar, si el autor tiene ganas, podrá hacerlo gracias a las críticas que recibirá de su novela, algunas muy duras. Las críticas, precisamente las duras, serán lo que llevarán al siguiente nivel.

Escribir no es algo que se aprende de una vez y se mantiene igual para siempre. Escribir es algo que se aprende y se mejora durante toda la vida. Ningún escritor está a salvo de no poder mejorar lo que escribe. Creo que un buen escritor, sin obsesionarse, tiene que buscar su evolución y mejora en todo lo que escribe, y la autopublicación te ayuda, y mucho, a conseguirlo.

Cómo decidir si mi libro está listo para autopublicarlo

Si dudas sobre si autopublicarte o no, lánzate a la piscina. Pide a gente, con buenas aptitudes para la lectura, que te lea y te diga si pagaría por leer eso o pediría que le devolvieran el dinero.

Pide un informe de lectura, busca la forma de mejorar tu obra estudiando técnicas narrativas, reescribiendo lo que haga falta. Revisa, o haz que lo haga un profesional, la ortografía y el estilo y lánzate.

Nadie va a venirte a decir lo bueno que eres a no ser que te autopubliques. No solo llegarás al público, sino también a las editoriales, que hoy en día se nutren a menudo de los escritores que se han autopublicado con éxito.

No veas la autopublicación como un fracaso sino como un acto de valentía y una decisión personal. Ser autor indie mola. A veces, hasta te puedes permitir el lujo de rechazar propuestas editoriales, como he hecho varias veces. Y a veces, aunque a mí todavía no me ha pasado, llegan ofertas que no puedes rechazar.

¿Y tú qué opinas de todo esto?

About the Author

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.

Leave a Comment:

(24) comments

[…] libro y reventar las estadísticas de ventas. ¿Puede haber algo mejor? Yo creo que no. Para mí, autopublicar es la opción preferida. Podría llegar a publicar con alguna editorial, por supuesto. […]

Reply
Iris 1 febrero, 2017

¡Genial! Un post brillante, de verdad estoy muy de acuerdo contigo, y creo que cada vez son más las personas que apuestan por una autopublicación de calidad, creo que ahora está en manos del autor decidir la manera de intentarlo. He leído muy buenas obras autopublicadas y gracias a esto mi visión cambió por completo. Un abrazo

Reply
    Clara Tiscar 1 febrero, 2017

    Lo mismo digo, he leído libros maravillosos y otros todo lo contrario. Creo que el sentido común del autor tiene mucho que ver… 😀

    Reply
Joseph Nez 21 enero, 2017

Hola Clara, muchas gracias por tu dedicación para ayudar a otros que como yo estámos pensando en lanzar una primera obra. La verdad que en ningún momento he pensado mandarlo a ninguna editorial, pues el deseo de lanzar mi primer libro fue por capricho propio, por darme el gusto de tener una obra propia materializada, y pensando que si gustaba a alguien y le ayudaba (es un libro de autoayuda), pues mira genial.

Al leer tu artículo me he sentido identificado con el tema de la autopublicación, y como tú, animo a todo el mundo que quiera lanzar su primera obra a través de la autogestión, sin sentirse fracasado o insuficiente, pues en mi opinión todos somos creadores, y no creamos para recibir un visto bueno, sino para sentirnos realizados desde el corazón.

Besos y abrazos

Reply
    Clara Tiscar 23 enero, 2017

    Hola Joseph,
    Es un punto de vista genial, la realización de cada uno no debería depender de la aprobación de otros. ¡Gracias!

    Reply
Luka Henao 21 enero, 2017

Estoy de acuerdo en que autopublicar no es un fracaso, porque no hay nada en ello que pueda justificar ese atribución. El problema es que en el mundo de la autopublicación falta un medio de promoción de autores, porque cuando uno se autopublica suele caer en un océano de libros en grandes plataformas. Y si quiere hacer una campaña publicitaria debe tener la capacidad no solo de llegar a miles, sino de convencerles de que compren el libro. Solo lo veo factible a través de un blog de un número elevadísimo de visitas o de un canal de YouTube. ¿Se te ocurren otras formas? Porque si el principal escollo en la edición tradicional está en el proceso de selección, en la autopublicación está en la promoción.

Un saludo!

Reply
    Clara Tiscar 23 enero, 2017

    Hola Luka,
    Tienes razón, la promoción es imprescindible para vender libros. Pero no te creas que las editoriales tradicionales son una garantía de promoción. ¿Cuántos anuncios ves de libros? Yo muy pocos, tampoco en los medios veo promocionarse a autores. La mayoría confían en la autopromoción del autor y en que llevando el libro a las librerías se venderá. Pero cuando llega una remesa nueva de libros y retiran los que no se han vendido, ¿dónde van a parar los tuyos? Aunque te promociones, ¿cómo los venderás si ya no están en las librerías? Piensa que en formato electrónico, los libros de editoriales cuestan casi tanto como un libro en papel, eso no ayuda ni a los autores ni a los lectores. Para mí el handicap de una editorial tradicional es ese, que una vez retiran el libro de la librería tienes prácticamente nula oportunidad de ser visible. Mientras que si te autopublicas la posibilidad de arrancar siempre está ahí y tus libros siguen presentes en las librerías electrónicas al precio que tú elijas, que es un factor decisivo a la hora de comprar un libro. Así que da igual, desde mi punto de vista, cómo te publiques. Siempre vas a necesitar ser un crack de la promoción para salir adelante. Por eso siempre recomiendo empezar a promocionarte incluso antes de publicar. Sobre todo si quieres llegar a una editorial tradicional, eso lo miran mucho. Si no tienes un buen respaldo en redes es muy difícil que te publiquen.

    Reply
Cristina 19 enero, 2017

Hola.

Yo estoy revisando mi novela. Tengo un montón de seguidores que están deseando leerla pero me da pánico meter la pata. Aunque me muero de nervios por que puedan leerla al fin. Estoy pendiente de Letreame porque lo de las editoriales me da que es un mundo un poco imposible a no ser como bien dices, amigo de, hijo de…
La cultura está en general demasiado poco valorada y las oportunidades son mínimas.

Reply
    Clara Tiscar 19 enero, 2017

    Hola Cristina, pues ya me contarás qué tal la experiencia con ellos. Yo también lo estoy valorando de cara a mis libros en papel que distribuyo en librerías (como librUp, recomendada para todos los indies) y para los libros que vendo a través de la web. Amazon para POD está bien, pero para hacer pedidos como autor los portes te crujen y ellos lo sirven gratis y el libro sale más barato. Lo dicho, ya contarás qué tal te va 🙂

    Reply

Pues mira, estoy de acuerdo con todo lo que dices.

Reply
Alejandro Moreno 19 enero, 2017

Sabias palabras, Clara.
Aunque yo todavía no he terminado mi primera novela, llevo mucho tiempo informándome sobre todo el proceso de publicación y estoy decidido a autipublicarla. Buscaré algún corrector y diseñador por mi cuenta y el resto me lo tomaré como un proceso de aprendizaje. Estoy seguro que dentro de años agradeceré haber hecho esto.
Por otro lado siempre te sube el ego que una editorial se interese por tu obra, luego ya depende de ti si estás dispuesto a repartir el pastel,o las migajas.
No sólo en la literatura se está poniendo cada vez más de moda la autopublicacion, en la música conozco muchos grupos que ya lo hacen así y viven de los conciertos. Quien diga que es un fracaso es que no sabe de qué va el tema.
Lo bueno de todo esto es que eres el dueño de todo y nunca será tiempo perdido pues siempre puedes aprender algo de todo el proceso.
Un placer seguir leyéndote.
Un abrazo.

Reply
    Clara Tiscar 19 enero, 2017

    Hola Alejandro,
    Buena comparación, yo siempre he pensado que los músicos vivían de sus conciertos, con lo que les daba la discográfica no debían tener ni para pipas, a no ser que fueran un súper grupo, claro. Igual que con los libros. Lástima que los escritores no podamos hacer bolos. Pero sí, la autopublicación es una buena opción en muchos campos. ¡Gracias por tu comentario!

    Reply
Adella Brac 19 enero, 2017

No puedo estar más de acuerdo contigo, Clara.
Para mí, tener el respaldo de una editorial dejó de ser importante el día que comprendí que para muchas la calidad literaria es lo de menos. Son empresas y lo prioritario es la rentabilidad económica, lo entiendo.
Yo decidí saltarme ese paso intermedio y ofrecer mis novelas directamente a mis lectores mediante la autopublicación.
¿Valiente? ¿Inconsciente? No lo sé.
Lo que sí sé es que pienso seguir haciéndolo 🙂
¡Un saludo!

Reply
Silvina 18 enero, 2017

¡Cuánta razón tenés en lo del miedo a que la obra no les guste a los demás o a que nadie te lea! Eso me pasa a mí. Tengo una novela escrita hace un tiempo y nunca me animé a publicarla o a llevarla a una editorial por miedo al “NO”. Después de leer tu artículo estoy decidida a autopublicarla. Ahora tengo que averiguar cómo hacerlo, pienso empezar con en e-book por un tema de costos. ¡Gracias por tus palabras, me diste el empujón que me faltaba! 🙂

Reply
    Clara Tiscar 18 enero, 2017

    Hola Silvina,
    El No, no tiene por qué ser malo. Peor es el silencio 😀
    Si estás decidida a autopublicar y a aceptar las críticas, busca lectores de confianza que te ayuden a ver tu obra desde fuera, para saber si funciona. Relee, edita, corrige y… ¡lánzate!

    Reply
Pablo Guillén Tudela 18 enero, 2017

Hola buenas tardes mezcladas con la noche que llega tan pronto como cada fin de año.
La verdad es que estoy bastante perdido en este tema. Supongo que el objetivo final es publicar y que lo que ha salido de tu coleto lo lean por ahí y todo eso. Supongo también que siempre hay detrás una inversión y puede que una editorial tenga más posibilidades de colocar tu obra en distintos escaparates. No lo sé, y a fecha de hoy estoy valorando ambas posibilidades, si lo hago por mi cuenta los escaparates se reducen, la inversión es la misma y lo que cambia también es que las ganancias se quedan en casa. En el caso de la editorial puede que consigas un X por ciento. En fin, creo que tengo síntomas serios de tener el mono de publicar y eso de las prisas puede que lo cambie todo.

Reply
    Clara Tiscar 18 enero, 2017

    Es totalmente normal lo que te planteas. Lo difícil es asegurar que tomas la decisión correcta. A priori, tu opción de llegar a más puntos de venta de mano de una editorial me parece lo más normal y legítimo. El problema es cuando no obtenemos lo que esperamos. No todas las editoriales te llevarán a todos los puntos de venta, aunque no seas tú el que pague la edición y no todas las editoriales tienen la capacidad para conseguir darte a conocer. Así que a veces es un riesgo querer publicar con una editorial esperando que nos abran puertas que no nos pueden abrir. Muchas editoriales, la mayoría, cuentan con que el autor va a hacer sus propias acciones de marketing para vender su obra. Para mí el problema de hacer un marketing del que no controlas el proceso de venta es que vas a ciegas, entre otras cosas porque no puedes analizar los resultados, no de forma inmediata. Así que en general, si tengo que hacer mi marketing y pierdo el control de la analítica, yo prefiero la autopublicación. Pero eso no significa que sea la mejor opción para todo el mundo. Es una opción, simplemente ten en cuenta sus pros y sus contras y lee bien la letra pequeña de los contratos editoriales y mira qué tal les va a sus autores.

    Reply
Óscar 18 enero, 2017

Que razón tienes, yo estuve casi un año esperando respuestas. Yo decidí autopublicar pero no tenia dinero, así que me fui a pedir colaboración a algunos comerciantes de mi pueblo y al ayuntamiento, hubieron 7 que me dieron dinero en mano, al igual que el ayuntamiento que también me apoyó, confiaron en mi incluso sin haber leído la novela, y gracias a ellos pude autopublicar… Clara sigue así, ayudando a la gente a creer en ellos, gracias y un abrazo.

Reply
    Clara Tiscar 18 enero, 2017

    ¡Wow! Eso es echarle morro. No lo digo como algo negativo, al contrario. A muchos lo que nos falta es este morro y espíritu comercial. Conozco a alguien que vende sus libros en el tren. SU trabajo es ir cada día a vender libros a los pasajeros. ¡Admirable!

    Reply
Jesús Carnerero 18 enero, 2017

Siete años esperando a que te respondiesen de alguna editorial… Si llego a leer este artículo antes, ¡antes me autopublico!
Porque leí muchos relatos sobre las experiencias de autores rechazados, muchos de los cuales luego triunfaban -para muchos el hecho de poder ver su obra publicada ya es un triunfo-, sabía que en general es bastante probable que no te lean -sé de un autor que llegó a enviar un manuscrito falso cargado de insultos y barbaridades para demostrar que la respuesta de la editorial era estándar-, y conocía la calma con la que se toman el tiempo que tardan en contestarte.
Pero ¡¿siete años?!
¡Enhorabuena por el artículo, y gracias por la aportación!

Reply
Charo Bernal 18 enero, 2017

Estoy de acuerdo en todo. Hay que ser lo suficientemente valiente para tirarse a la piscina y lo bastante humilde para aceptar las criticas y saber construir con ellas. Y seguir libando y aprendiendo de todos los recursos que alcancemos, porque los que amamos escribir no nos rendimos. Yo cada día estoy más contenta de haberme autopublicado, aunque sé que tengo todavía mucho que crecer. ¡Y en eso estamos!

Reply
    Clara Tiscar 18 enero, 2017

    Un poco kamikace, sí somos… y el que no se atreva, siempre puede publicar con pseudónimo y luego si funciona, pues ya dice “eh que soy yo” ;D
    Ahí andamos todos intentando mejorar, con las ganas que le echas, ya tienes tres cuartas partes hechas!
    Un beso, Charo.

    Reply
Add Your Reply

Leave a Comment: