7 claves para escribir motivada

By Clara Tiscar | Superar el bloqueo

¿Quieres escribir novelas y no sabes cómo empezar?


Suscríbete y accede ahora  a las 7 lecciones en vídeo del curso "7 claves antes de empezar a escribir tu novela".


 

Abr 06
rutina para escribir

¿Quieres escribir motivada? ¿Eres de las que empieza con muchas ganas y poco a poco, o de repente, pierde las ganas y no encuentra el momento para sentarse a escribir?

Mis 7 claves para escribir motivada

Seguramente no serán las únicas, pero son las que a mí me funcionan.

rutina para escribir

1. Es un proceso lento

Escribir es un proceso lento, cuanto antes lo asumas, mejor.

Conlleva hacer otras muchas cosas, que no siempre son agradables pero que son necesarias: documentarse, planificar si eres de los de mapa, tener un esquema simple si eres de los de brújula, corregir, editar, corregir, corregir, corregir… Dejar leer, escuchar las primeras críticas, corregir…
Que hayas tenido una idea no significa que tengas una novela completa, tienes que trabajar el argumento y la estructura, conocer bien a tus personajes y asegurarte de que son interesantes. Escribir es mucho más que teclear. No puedes pretender tocar el piano sin antes haber estudiado solfeo unos cuantos años y practicado  escalas y partituras sencillas.

Si no has escrito nunca nada es muy complicado que escribas una novela, lo primero que tienes que hacer es planificar y asegurarte de que cuando escribas tienes todo lo necesario.

2. Busca algo que te motive

Si escribes por placer, si no trabajas por encargo de nadie, y no estás cómoda con el proyecto actual busca otra cosa que te motive. Esto no significa que abandones para siempre lo que estás haciendo ahora.

Escribiendo algo que te interese más puedes conseguir una rutina, incorporar el hábito y dejar reposar el proyecto para retomarlo en un tiempo y verlo desde otra perspectiva.

Si has estado escribiendo habrás aprendido algo, que puedes aplicar para mejorar lo que habías hecho y la perspectiva te puede ayudar a localizar errores que antes no veías. Si lo dejas por un tiempo puedes conseguir impulso para retomarlo de nuevo con más ganas.

3. Sigue un horario

Para escribir no hace falta estar motivado. Te sientas y escribes. Si ya sabes lo que tienes que escribir, empezar será mucho más fácil.

Intenta seguir un horario y cumplirlo por poco que puedas. Empieza poco a poco y ya irás aumentando a medida que ganes motivación y compromiso.

No dejes que sea algo que haces si puedes y si no, no. Para que forme parte de tu rutina tienes que incluirlo en tu rutina. Escribir es un trabajo, o puede llegar a serlo. Tómatelo así.

4. Objetivos asumibles

Poco a poco y con buena letra. Si tus objetivos son asumibles y los alcanzas, estarás más motivado para seguir y para ir un poco más lejos. Empieza con un cuarto de hora al día, no hace falta que escribas una novela, lleva un diario humorístico sobre cómo ha sido tu día o sobre los planes que tienes para las próximas horas. Se trata de adquirir el hábito poco a poco.

5. Comprométete

No tener un compromiso es lo que te separa muchas veces de encontrar tiempo para escribir. Es algo que puedes hacer mañana así que, como hoy estás muy cansado, lo dejas para otro momento.

Si lo piensas, es como el sexo, que cae en picado con la convivencia. ¿Por qué? Por la noche estás cansado, piensas que mañana por la mañana lo pillarás con más ganas, pero por la mañana te quedas dormido, llegas tarde al curro y tienes un día terrible, por la noche estás agotado, así que… lo dejas de nuevo para mañana, porque sabes que estará ahí, que tienes muchas oportunidades de hacerlo y no pasa nada si pierdes una.

Cuando tienes un objetivo y un compromiso por cumplir es mucho más difícil poner excusas. Conozco a un montón de personas que hasta que no ven demasiado cerca la fecha de entrega no son capaces de ponerse a escribir.

Busca tu forma de comprometerte con la escritura:

Con otros

En un grupo de escritores y lectores beta, en un grupo de escritura creativa, algún tipo de concurso

Fechas de entrega

Márcate fechas de entrega, planifica (dejando margen para imprevistos) todo lo que puedas de tu novela. Marca objetivos asumibles y trata de cumplirlos. Si tienes público puedes comprometerte con ellos en una fecha aproximada.

Cuando cumplas objetivos felicítate, ponte contenta. Sí, sé que parece una chorrada, pero funciona.

Tampoco te montes una fiesta cada vez que consigues un objetivo. Una palmadita en el hombro y a por el siguiente. Te será mucho más fácil enfrentarte a él después de conseguir el previo. ¿Por qué? Porque estarás motivada.

Con tus lectores

Un buen modo de obtener soltura y hábito con la escritura es llevar un blog. Para que un blog funcione necesitarás constancia y paciencia, algo necesario para escribir en general. Así que pacta contigo los días que vas a publicar y dedica cada día un rato a preparar tus publicaciones y programarlas para que siempre estén en la fecha.
Poco a poco puedes ir aumentando el rato que dedicas a escribir y empezar otros proyectos además del blog, como una novela o un guión.

6. Planifica

Diviértete y, como si fuera un juego, da forma a la historia sin escribirla. Usa notas, esquemas, pequeños resúmenes. Si optas por las fichas puedes organizarlas y cambiar unas por otras hasta que tu novela tenga la estructura perfecta.

Deja espacio para los huecos y rellénalos a medida que se te ocurran las escenas que faltan, si eres de los que descubre o ayúdate de tormentas de ideas, mapas mentales u otras técnicas para generar ideas.

Sobre planificar doy talleres y cursos personalizados, no hace mucho compartí con mis seguidores un PDF con los apuntes de uno de los talleres. Apúntate a mi lista de correo y descárgalo:

7. Practica deporte

Sal de casa. Socializa. Mantén cuerpo y mente saludables.

El deporte libera tu mente y aporta energía. Si no tienes trabajo y quieres aprovechar la oportunidad que te brinda la vida para dedicarte unos meses a escribir tendrás que pasar muchas horas tecleando, sal de ve en cuando a hacer algo de deporte.

Si lo que te pasa es que te encierras en una oficina y no ves la luz del día, intenta por poco que puedas incluir alguna rutina deportiva en tu día a día. No hace falta que acudas al gimnasio o que salgas a correr si no te gusta. Puedes hacerlo en casa media hora cada día.

Está demostrado que la actividad física, además de ser buena para la salud, libera endorfinas que hacen que te sientas bien. El deporte te carga las pilas  (si no soportas el deporte siempre puedes optar por el sexo y matas dos pájaros de un tiro).

¿Y tú? ¿Qué consejos le daría a alguien a quien le da pereza ponerse a escribir? Déjame un comentario, ¡gracias!

About the Author

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.

Leave a Comment:

(2) comments

escuelaateneoliterario 10 Abril, 2016

Todas son excelentes ideas, pero de entre todas me quedo con la última: hacer deporte y salir con los amigos. Es algo de lo que el escritor que se empeña en sacar adelante su carrera siempre se olvida: que tiene un cuerpo y debe cuidar de él, y que tiene una vida que va más allá del teclado del ordenador.

Gran artículo, Clara. Lo compartimos 🙂

Reply
    Clara Tiscar 13 Abril, 2016

    ¡Gracias por comentar! Es verdad, a la gente le preocupa el futuro, como si fuera el destino de un viaje, y se olvidan de cuidar cuerpo y mente, que es lo que nos lleva ;D

    Reply
Add Your Reply

Leave a Comment: