5 buenas razones para escribir relatos

By Clara Tiscar | Superar el bloqueo

¿Quieres escribir novelas y no sabes cómo empezar?


Suscríbete y accede ahora  a las 7 lecciones en vídeo del curso "7 claves antes de empezar a escribir tu novela".


 

Sep 27

Escribir relatos forma parte de la hoja de ruta para convertirte en escritor.

Con frecuencia me preguntan qué se tiene que hacer para aprender a escribir y siempre respondo que escribir mucho y leer más.

Deberías empezar escribiendo relatos y cuentos de una extensión razonable. Por razonable me refiero a que lo puedas escribir de una sentada.

Lo ideal es escribir cada día, solo así tendrás agilidad y práctica suficiente. Para convertirte algún día en escritor es necesario escribir de forma habitual. A muchos les da pereza empezar. Se ponen excusas para no escribir, pero la realidad es que si no escriben no van a ser escritores.

Razones para empezar escribiendo relatos o cuentos cortos

Te permiten experimentar

Para aprender a hacer cualquier cosa hay que practicar.

Por ejemplo, para usar los distintos narradores tienes que practicar con ellos. A mí me parece una práctica excelente escribir el mismo relato usando distintos narradores y fijándote en los cambios que son necesarios en las escenas para poder adaptar el narrador; o el punto de vista.

También te permite experimentar con las descripciones, el ritmo, tu estilo…

Por supuesto, escribir relatos cortos te permite experimentar con distintos géneros.

Escribir relatos es un banco de pruebas ideal para aprender muchas de las habilidades que necesitarás para escribir una novela.

Son fáciles de terminar

Acabar algo es un gran motivador. Te sirve para tener mejor energía y más fuerza, para sentir que lo has conseguido y continuar con más ganas.

Una novela cuesta mucho más de terminar así que imagina cuantos relatos podrías haber escrito en el tiempo que escribes una novela. Si estás al principio de tu camino en la escritura, necesitas alimentar esta motivación. Alcanzar objetivos es mucho más fácil con relatos que con una novela. Cada uno es una victoria.

Escribir relatos cortos te permite adquirir el hábito de la escritura. Psicológicamente no da el mismo respeto enfrentarse a escribir 3000 palabras que a 80.000.

Un relato al día es un objetivo asumible

Ponerse el reto de escribir un relato al día es más fácil de cumplir que escribir una novela. Porque cada día empiezas y terminas.

Mientras que para escribir una novela ves 200 horas de trabajo, para escribir un relato ves una hora. Es más fácil vencer a la pereza o los miedos “si solo es una hora” (porque además terminarás ese mismo día y tendrás recompensa), que enfrentarte al abismo de “vamos a escribir durante un año cada día a ver si acabo la novela”.

Una vez consigues escribir a diario, y ya tienes el hábito adquirido, es mucho más fácil enfrentarse al trabajo por un año, porque ya sabes que es posible.

Si lo que te ocurre es que tienes miedo de no tener temas para escribir relatos haz una lluvia de ideas y ten una lista siempre preparada.

Poco a poco, puedes saltar de los cuentos cortos a los relatos más largos o a las noveletas o novelas cortas (que solo tienen una trama).

Te permite aprender (antes) de tus errores

Si cada día escribes un relato, puedes aprender algo cada día. Y aplicarlo al día siguiente.

Aunque mientras escribes una novela aprendes mucho del proceso, hay errores que no los detectas hasta que la terminas, que es cuando tienes una vista completa, panorámica. El relato, también te permitirá la vista panorámica, comparar estilos y aprender de tus errores en cada sesión de escritura.

La cantidad que produzcas será mucho más grande, por lo que tendrás más oportunidades de practicar lo que no se te da bien o lo que tienes que mejorar.

Te obliga a ser selectivo

El relato es corto. Y si te propones escribir relatos con una extensión determinada, deberás ser muy selectivo y elegir los aspectos más representativos de la historia. Elegirás las escenas más interesantes, pulirás los diálogos para que no sean demasiado largos. Seleccionarás bien las palabras que usas porque buscarás la más precisa…

Técnicas que el relato te permite practicar

Está claro que el relato no es una novela y que, por ejemplo, no podrás desarrollar tanto los personajes o mezclar tramas, pero es un buen punto de partida para practicar:

Descripciones

En un relato, ya lo he comentado antes, tienes que ser capaz de seleccionar. No solo lo que cuentas sino cómo lo cuentas. Buscarás la forma más eficaz de realizar descripciones, porque en los relatos tendemos a la economía de palabras. Y es un buen ejercicio que te impongas un límite de extensión para obligarte a ser selectivo para hacer las descripciones.

Diálogos

Deberás proporcionar la extensión del diálogo en el relato. Tendrás que seleccionar qué diálogos muestras y cuáles no, cómo se expresan los personajes para hacerlo breve y efectivo y qué parte del diálogo no vas a usar porque no aporta nada al relato.

En resumen, los diálogos tienen que estar absolutamente bien medidos en los relatos.

Causa efecto

En un relato, un argumento, un cuento, una novela… en cualquier historia que explicas tiene que haber una relación de causa efecto para que los eventos se encadenen y conduzcan hasta el final.

Todo ocurre por alguna razón (causa).

Todo lo que pasa tiene consecuencias (efecto).

Al no haber tramas mezcladas, ni conflictos secundarios, el relato permite trabajar la relación causa efecto de una forma más sencilla y directa.

Estructura

Aunque las novelas son mucho más complejas estructuralmente y te permiten usar muchas más herramientas narrativas, con los relatos puedes practicar técnicas narrativas y estructura.

Empezar en pequeño te prepara para después dar el salto a algo más grande.

Es habitual que los relatos sean cronológicos y se expliquen por la relación causa efecto que comentaba en el punto anterior.

El relato es ideal para que aprendas a introducir la historia, a desarrollarla y, por último a cerrarla.

Cuando sepas hacer esto de forma cronológica, puedes empezar a jugar con la estructura y cambiar el orden en el que explicas los acontecimientos para jugar con la tensión y la emoción del lector.

El ritmo, tono y estilo

En una novela el tono y el estilo deben ser uniformes. El ritmo puede variar incluso dentro de una misma escena.

Los relatos son un banco de pruebas ideal para que descubras con qué tono te sientes más cómodo y cuál es tu estilo porque solo tendrás que mantenerlos lo que dura el relato.

Además, en cada relato tendrás varias oportunidades para jugar con el ritmo de la narración. Los cambios de ritmo se consiguen con el tipo de frases que escribes, con la cantidad de verbos, con la longitud de las palabras…

El conflicto

Siempre tiene que haber un conflicto, todos tus relatos deberán incluir uno. Para que tu personaje supere el conflicto (o no), deberá dar una serie de pasos (acción-reacción) y podrás trabajar la construcción del conflicto en cada uno de tus relatos.

Si no controlas los conflictos que pueden explicarse en dos páginas no podrás después poder escribir conflictos que sostengan una novela.

Detonante

El detonante en un relato es súper importante. Tendrás que ser hábil para describir la situación inicial del personaje y la aparición del conflicto. Lo ideal es que la introducción no ocupe más del 25% del relato.

El segundo acto

Muchas de las novelas y guiones que he leído como analista, presentan problemas en el segundo acto. Suelen tener largas presentaciones para acabar desembocando en el desenlace demasiado pronto. Apenas hay segundo acto. Es en el segundo acto en el que se desarrolla la acción del relato o de la novela. Y tiene que estar movido, cómo no, por la relación causa-efecto.

La escena

Aunque en un relato no puedes escribir tantas escenas como en una novela ni trabajarlas igual, sí que contarás con una secuencia de escenas y tendrás que aprender a jugar con la estructura de estas escenas y elegir (de nuevo seleccionar) lo que cuentas y lo que no.

El desenlace

El final en un relato es muy importante. Solemos esperar que nos sorprendan (puntos de giro final) o que sean acordes al tema (en el caso de cuentos infantiles, los finales tienen moraleja).

Para mejorar tu forma de escribir desenlaces, o de encontrar desenlaces, puedes jugar con un mismo relato y distintos finales. O explicarlo de forma diferente para ver qué tiene más efecto.

De nuevo, el relato es un banco de pruebas para que cambies elementos y lo escribas de nuevo buscando efectos diferentes.

Puntos de giro

Es cierto que el relato al ser corto no permite demasiados, pero siempre debes usar alguno, ni que sea en el desenlace.

Con los relatos puedes aprender cómo sorprender a tu lector y llevar la historia a un escenario que el lector no había previsto.

Una prueba que puedes hacer con un relato es cambiar un punto de giro y , por lo tanto, la historia a partir de ese momento. Puede que cambie hasta el final.

Hacer este tipo de pruebas te ayudará para entender cómo funcionan e influyen todos estos elementos.

No hay nada mejor que la práctica para manejar cualquier herramienta. Escribir no es una herramienta peligrosa, así que puedes practicar en casa sin miedo a hacerte daño.

Cuidado, porque llega un momento en el que por ti mismo es muy difícil seguir mejorando, necesitarás personas que te lean, que sean capaces de explicarte en qué te equivocas o cómo mejorar. Y estudiar. Dar cursos de escritura te ayudará a poder obtener más rendimiento de las herramientas que usas. Todos sabemos usar una hoja de cálculo, pero ¿obtenemos el máximo provecho? Un buen día en el trabajo te obligan a hacer un curso de excel y te das cuenta de que no, que todavía te quedaba mucho por aprender, que había una parte que no la estabas aprovechando. Pues en la escritura es lo mismo, aunque ya escribas y lo hagas bien, no dejes de formarte, siempre descubres algo nuevo que puede suponer una mejora en tu forma de escribir.

Si tu problema es que no consigues crear el hábito de la escritura, si quieres escribir pero no das el paso para hacerlo este curso puede interesarte.

Te dejo también el vídeo de esta semana en Youtube, sobre cuál es la hoja de ruta para convertirte en escritor.

About the Author

Soy Clara Tiscar, escritora y mentora de autores. Trabajo con autores perseverantes que creen en su talento y quieren mejorar su técnica.

Leave a Comment:

(1) comment

Gonzalo 28 septiembre, 2017

Hola Clara, muchas gracias por este post; Ya que me dá para refrescar y re-experimentar con ello.
Pd:me gustaría que me dieras tu opinión profesional/personal de los relatos de mi blog
http://www.literaturazer0.blogspot.com

Reply
Add Your Reply

Leave a Comment: